*

Glamorama
Paulo Brunetti durante la gala del Sanfic 2018. FOTO: EDUARDO ANGEL / GLAMORAMA

Paulo Brunetti: “En las redes sociales mucha gente me dice ‘tú estás ahí porque eres galán’. Filo. Me entra por acá y me sale por acá…”

Autor: Equipo Glamorama / 27 mayo, 2020

“Todos estos piropos deben tener incómodo a Paulo, porque aunque ustedes no lo crean, Paulo se siente cero galán y no le gusta que le digan que es galán”, dijo Angélica Castro en un momento del contacto que realizó con Paulo Brunetti.

La animadora entrevistó al rostro de teleseries como Lola, Casa de Muñecos o 100 Días Para Enamorarse.

Entre otros temas, el actor argentino de 46 años se refirió a sus roles de galán en las telenovelas:

Paulo Brunetti: “Hay una cuestión que tiene ver con cuando yo empecé a estudiar en el conservatorio. La televisión había entrado en una etapa medio rara, donde los protagonistas de las teleseries, los galanes, eran fibrosos y no había un estudio previo.

“Había un rol físico donde era el primer actor, y te dabas cuenta que había una gran diferencia. Por ejemplo, entraba la villana de la telenovela y era María Rosa Gallo, una actriz con mayúscula, y pobrecito, se lo comían vivo.

“Hubo una contaminación en ese sentido y a mí no me gustaba que me metieran en ese rol. Era chico y decía ‘yo vengo de estudiar de tal lado’.

“Después, cuando uno va creciendo, dice ‘ok, sí, son las reglas del juego, las acepto’. Vino mi maestro y dijo ‘aprovéchalo. Si te dan roles de galán demuestra que puedes hacer otras cosa’.

“Pero hay una cosa, el galán apareció en la escalera blanca, el teléfono blanco, los galanes eran Paul Newman…”

Castro: “¿Crees que se castigaba un poquitito el hecho de ser muy guapo?”

Brunetti: “Se lo sigue castigando”

Castro: “Es como que tienes que demostrar más: ‘Soy guapo, pero te juro que soy buen actor, te juro que estudié teatro’”

Brunetti: “Es que se le sigue. Yo en las redes sociales lo veo. Mucha gente me dice ‘tú estás ahí porque eres galán’. Filo. O sea, me entra por acá y me sale por acá. Y lamentablemente uno a veces entra en la lucha contra eso y tratar de demostrar que no es así.

“Ya llega un punto en que digo ‘no me importa’. Obviamente prefiero los personajes malvados, pero sé el lugar que ocupo en la televisión, el rol que me toca y lo acepto. Porque eso me permite abrirme en las otras cosas, que son el teatro. En el teatro sí hago lo que yo quiero, y si te gusta bien y si no también”

Castro: “Y uno no puede enganchar con todas las energías, porque a veces no es contigo, sino que están enojados con ellos y te la tiran a ti. Entonces, mejor hacerse al ladito y no te haces cargo”

Brunetti: “Aparte que uno no le puede caer bien a todo el mundo…

“Pasa algo con el tema de la televisión: ya que te llamen es maravilloso. Tener pega en la televisión es muy bueno.

“Lamentablemente para el actor hacer televisión es una tranquilidad para vivir, porque del teatro no vive nadie. El cine te pueden llamar para un personaje una vez por año. Entonces, soy un privilegiado en poder tener trabajo en televisión”

Angélica Castro: “Y crees que el mismo hecho de trabajar en televisión te permite la posibilidad de hacer proyectos simplemente porque los amas y quizás sin ningún tipo de remuneración”

Paulo Brunetti: “Es que lo hago así. Lo mío es así. Yo (el montaje) Muchacho de Luna lo hago porque a mí me llena, porque amo hacer teatro y lo hago porque tengo un respaldo con la televisión. Porque te digo, viajar a Buenos Aires todos los fines de semana y volver a grabar es cansador. Pero uno lo hace con mucho placer.

“La televisión es un privilegio y hay que cuidarlo. Yo soy muy agradecido de la televisión y uno tiene que tener muy claro. Hay muchos amigos que hacen solo teatro por decisión, o porque lamentablemente no entran (a la TV), y yo les digo ‘no pongan eso en redes sociales porque los productores lo van a leer y no te van a llamar’.

“La televisión también es un negocio. Si haces televisión sin tener claro que es un negocio, no vas a entrar nunca. Lamentablemente la imagen es un negocio, entonces tú eres un producto en la televisión.

“En televisión tú eres de otro, del director, del canal, del productor, te quieren poner algo muy lindo, a menos que hagas una teleserie muy oscura. Pero se va a ver todo muy bonito. Porque es así.

“En teatro no. En teatro uno es uno, el actor con el público. Entonces, si no tienes claro eso, te equivocaste. Yo tengo muy claro la televisión, a mí me llaman porque soy un producto. Y lo hago bien, artísticamente lo hago, sé cumplir mi rol y por suerte lo disfruto, porque tengo claro de que se trata”.