*

Glamorama
Fotos de María Eugenia "China" Suárez y Benjamín Vicuña compartidas recientemente en sus respectivos instagram @sangrejaponesa y @benjavicunamori

“Voy a ser papá…”: Benjamín Vicuña relata sus 70 días de cuarentena junto a “China” Suárez embarazada, cinco hijos y doce perros

Autor: C. Zúñiga / 27 mayo, 2020

Apenas se informó de las medidas preventiva frente a la pandemia de coronavorus, en marzo pasado, Benjamín Vicula se apresuró a viajar a Buenos Aire para reunirse con su familia.

Desde entonces el actor de 41 lleva más 70 días de cuarentena junto a su novia, María Eugenia “China” Suárez, quien tiene siete meses de embarazo; la hija de ambos, Magnolia, de dos años; Rufina, la hija de seis años de la actriz; y Bautista, Beltrán y Benicio, los hijos de Vicuña junto a Carolina Ardohaín “Pampita”, con quien se turnan el cuidado de los niños. Además de doce perros.

Así lo contó el intérprete, la semana pasada, en un contacto que realizó con el espacio Siempre Mamá, que María Luisa Godoy emite en vivo todos los miércoles a las 17 horas a través de su instagram y queda disponible en la red social.

Benjamín Vicuña: “Voy a ser papá. Así que estamos felices, viviéndolo en este momento extraño, pero rescatando y quedando con lo positivo, viendo como minuto a minuto crece esa guatita. Y acompañando este embarazo. Y también viendo el crecimiento de mis hijos. Viendo como Magnolia, que ya tienen 2 añitos, está aprendiendo a hablar, aprendiendo a hacer muchas cosas. Nos divertimos mucho.

“En un principio, cuando arrancó este tema, yo estaba en Chile y la verdad es que sentí mucha ansiedad y angustia de que me agarrara lejos de mis hijos y seres queridos. Pero al menos logré llegar acá y pasar esto con mi familia, que es lo más importante, porque si no, no me imagino el nivel de angustia”

María Luisa Godoy: “En Argentina están en confinamientos desde el 19 de marzo, tengo entendido ¿Tú has podido ver a tus hijos? Digo, a los hombres”

Vicuña: “Llevo 66 días acá en Buenos Aires. No se puede pisar la calle. No se puede salir. Lo hemos tomado con mucha responsabilidad. Y en un principio, las primeras dos semanas, este decreto del presidente fue muy estricto, donde supuestamente tenían que estar donde la mamá. Pero la mamá habló conmigo y me dijo ‘mira, estoy superada por esta situación. Entendemos que no se puede tener gente que te ayude, niñeras ni nada’.

“Y nos pasó a padres separados que, independiente de que la gente dijera que tenían que quedarse en la casa la madre y los padres ir a visitarlos media hora, 40 minutos, todos arreglamos, en una cosa de sentido común, y que se transformó en un salvoconducto de estar una semana allá y una semana acá.

“Y eso, que se hizo en un principio como una cosa de sentido común, luego ya se decretó. Así que ha sido la forma en como lo hemos hecho los padres separados. Y me parece correcto porque, digamos las cosas como son, ha sido un proceso maravilloso de poder haber estado este tiempo con mis hijos, donde les pregunto todos los días ‘y, ¿cómo están?, ¿cómo la llevan?’. Están felices. Y me repiten mucho que están felices de estar con sus papás.

“La gran queja de nuestros tiempos es que con nuestros niños prácticamente no nos encontramos. Y los niños tienen una carga educativa tremenda. El mío más grande entra a las 7:40 de la mañana y hay días que sale a la 7 de la tarde. Son 12 horas. Y sale y está agotado. Uno lo ve, lo saludas y no te pescan. Entonces, lo que quiero decir es que ese es el costado lindo, positivo. Pero después hay una demanda, que no es menor, que es estar, acompañar, estar con las tareas, de buen humor”

Godoy: “Igual es una pega”

Vicuña: “Blanca, Bautista, Beltrán, Benicio, Magnolia, Rufi, que es la hija de la China… Es una banda (ríe)”

Godoy: “Es una tremenda banda y de distintas edades. Cuéntame el entretelón. ¿Qué es lo que más te ha costado?”

Vicuña: “Las tareas con los más grandes. Ya se ponen rudas. Matemáticas, Inglés. Y con los más chicos, lo que pasa es que en las tareas tienes que estar tú. No es como que le dejo el computador o el teléfono. Con Benicio (de cinco años) las tareas son con el papá. Y la verdad es que se están cebando, por lo menos acá en Argentina. Una cantidad de tareas y obligaciones. Entonces, hay un training que hay que cumplir.

“Pero es lo que hoy hay que hacer. Hoy, en mi caso, es estar ahí. Sobre todo estar, tratar de dejar la nostalgia y manejar la ansiedad en el futuro. Tratar de estar en el día a día, poder disfrutar a mis hijos, que tanto me quejo por estar viajando entre Chile, Argentina y España. Y luego, cuando mis hijos más grandes están con su mamá, como el caso de hoy, que estoy con Magnolia y Rufi, puedo estar mucho más tranquilo”.

Godoy: “Hay muchas personas que, al quedarnos en la casa, hemos descubierto muchas cosas nuevas. Mi marido se las ha dado de jardinero total. Yo me puse a cocinar. Cocino y hago distintos platos. Yo no cocinaba. ¿Has descubierto algo tú? ¿Cuáles son las labores que no hacías y ahora haces?”

Vicuña: “Mira, les mostraría, pero se hizo de noche acá y en Argentina es una hora más. Pero ando muy leñador. Fuego, (Francis) Mallmann, mucho fuego. Hornito de leña. Vamos a engordar comiendo como si se fuera a acabar el mundo. Ese alfajor de la 1:30 de la madrugada que dices ‘no, no… ¡ya!, ¿qué importa?’”

Godoy: “¿Y te dan antojos como papá?”

Vicuña: “Sí poh. O acompaño con el antojo. Solidarizo. Pero también un poco como Bob, el Constructor. Armamos una casita, una casa como plegable de niño, esas casas que tienen la camita chiquitita, el baño, todo. Estuvimos como tres horas ahí. Pero uno ahora tiene la paciencia que antes no teníamos.

“Y de cosas ricas, reconozco que la China es una chef tremenda. Sí, tuve mucha suerte. Buena para el risotto. Comemos muy rico. Eso se agradece”

Godoy: “¿Y quién hace las camas, esas cosas domésticas? Tú tení que lavar los platos poh”

Vicuña: “Sí, me dio dermatitis, esa cuestión. Tengo todo pelado acá (muestra sus manos) por lavar los platos. Así que me compré unos guantecitos. Me gusta. Es mi momento. Soy medio obsesivo. Pero de ahí viene mi queja: ¿Es necesario ensuciar tanto? Porque puta que sudo.

“Reconozco que no somos muy maniáticos del orden. Tengo muchos perros. Tenemos como doce perros”

Godoy: “¡Doce! Oye, sabía que eras perruno, pero nunca tanto… ¡Doce perros!”

Vicuña: “Nacieron como seis”

Godoy: “Ah, es que estás con cachorros”

Vicuña: “Rico…”

Godoy: “Pero tienes fijo seis perros en tu casa”

Vicuña: “Sí, muchos perros. Así que es una tarea…”

Godoy: “¿Y quién limpia la caca?”

Vicuña se indica con el dedo.

Godoy: “Ah, esa labor es tuya. ¿Y por qué tanto perro? ¿Recogen de la calle? Soy perruna, pero que paciencia tener tantos perros e hijos”

Vicuña: “Es como una vocación perruna. A mi mujer le gustan mucho los perros. Tenía sus perritos, luego adoptamos dos perros más, tres perros más, y así se fue armando esta pequeña gran comunidad. Pero a los cachorros chicos los vamos a dar en adopción. Ahora no se puede. Nos pilló la tormenta”

Godoy: “O sea, doce perros, más los hijos. Ahora, los hijos deben ser felices con eso”

Vicuña: “Felices”

Godoy: “Estoy impresionada con la paciencia de ustedes”

Vicuña: “Así estoy”.