*

Glamorama
Yazmín Vásquez en una producción fotográfica realizada por el programa MILF en 2019 para celebrar el aniversario del espacio.

Yazmín Vásquez y el mal de Cröhn que sufre: “Yo soy súper histérica. No se nota… Como que llevo mi cruz por dentro”

Autor: Equipo Glamorama / 19 mayo, 2020

A principios de los años 2000 Paulina Nin hizo menos desconocido en Chile el mal de Cröhn, al hacer público que lo sufría.

Se trata de una enfermedad autoinmune causada por un trastorno en los glóbulos blancos que atacan el sistema digestivo, lo que provoca úlceras que pueden ser tan profundas que perforan el intestino.

Yazmín Vásquez también lo sufre y de eso habló con Angélica Castro en el espacio que la conductora transmite en vivo por el instagram de Velvet:

Angélica Castro: “¿Cómo has estado del Cröhn?”

Yazmín Vásquez: “Súper bien. Es que es heavy. Desde que empecé a hacer yoga se me dio vuelta el tema del Cröhn y nunca más me vino una crisis”

Vásquez: “A los 17… Estaba hasta hace dos o tres años con crisis heavy, a clínicas y todo. Y desde que aprendí a hacer yoga comencé a relajarme y respirar y nunca más”

Castro: “Qué maravilla. Yo creo que todas esas enfermedades, que tienen que ver con el aparato digestivo, no he sufrido de la enfermedad de Cröhn, pero siempre he sufrido desde chica del colon.

“Me daban unas crisis que terminaba en la clínica. Pero dicen que tiene mucha relación, que el colon es como nuestra segunda mente. Estas tenso y angustiado y ¡pah! ¿Puede ser que te haya afectado el sistema nervioso? ¿Te acuerdas de algo a los 17 años?”

Vásquez: “Yo soy súper histérica. No se nota. Me trago el nervio, te lo juro, me lo trago. Pero soy histérica. Como que llevo mi cruz por dentro.

“Me acuerdo de la primera vez que fui a Vértigo. Fue como si me hubiesen invitado a los Oscar, a Hollywood. Estaba en el estacionamiento de Canal 13: ‘Para qué dije que sí… No quiero sentir esto’. Y después dije ‘ya, ¡qué tanto! Son seres humanos igual que uno. Si la cago, la cago’.

“En ese minuto empecé a pensar, a relajarme, respirar. Entré y me costó. La gente cree que uno va y es ‘eh… Hola’, relajado. Yo no estaba acostumbrada, me costó liberarme y superar ese tema nervioso de entrar con el corazón pa, pá, pá.

“Iba al baño, Angélica… Qué vergüenza. Me daba el cólico y partía miéchica. Además, qué vergüenza estar así, en el baño de Diana Bolocco, y prendiendo fósforos”.