*

Glamorama
Fernanda Urrejola en una imagen de archivo tomada de la web.

Fernanda Urrejola: “No quiero una etiqueta. Me enamoré de una mujer maravillosa y vamos a ver que pasa. Si el día de mañana terminamos y me vuelvo a enamorar de un hombre me da igual…”

Autor: Fran Varela / 25 junio, 2020

“La lucha no es por uno finalmente, hay tanta gente que está en el clóset pasándolo muy mal. Y sobre lo que a mí me pasa y desde donde yo lo vivo, es que yo no me identifico con mi sexualidad, yo soy mucho más que mi sexualidad”, dice Fernanda Urrejola.

La actriz de 38 años se contactó El Aperitivo, que se transmite en vivo a través del instagram de Velvet.

Por estos días el espacio está dedicado a semana del orgullo y ha contado con personajes como José Antonio Neme o Rosita Parsons, quien se refirió a la relación de su hija la actriz Lorenza Izzo con la escritora estadounidense Sophie Andrea Tabet.

En la conversación Urrejola se explayó sobre su carrera en Estados Unidos, como enfrentan la pandemia en ese país y a su relación con la directora de cine Francisca Alegría, entre otros temas.

Este fue parte del diálogo palabras sobre su pololeo:

Jordi Castell: “Esta semana estamos en el orgullo y la razón por la que me creo la muerte porque estás tú, me da lo mismo que tengas polola, no son tema esas cosas.

“Tienes una actitud como si nunca te hubiera costado esfuerzo o que siempre lo hubieras tenido en forma orgánica y natural. Lo dijiste por ahí, que nunca sentiste que estuviste en el clóset”

Fernanda Urrejola: “Sí. Nunca estuve en ningún clóset, esa es la verdad…

“De partida todos mis cercanos sabían, mi familia, mis mejores amigas, entonces no me estaba escondiendo de nadie. Y cuando iba a Chile la verdad es que tampoco me escondía, si quería darle un beso en la calle se lo daba, andaba de la mano, no era un tema.

“Pero claro, la lucha no es por uno finalmente. Hay tanta gente que está en el clóset pasándolo muy mal. Y sobre lo que a mí me pasa, y desde donde yo lo vivo, es que yo no me identifico con mi sexualidad, yo soy mucho más que mi sexualidad.

“Lamentablemente hoy todavía tenemos que estar defendiendo algo, salir a la calle por defender los derechos humanos, ya sea de las mujeres, de los comunidad LGBT, ahora de los negros, ¿o sea qué es eso?. Como es posible que todavía tengamos que definir quien es ser humano y quienes no, quienes merecen un trato y quienes no. Eso ya se tiene que acabar.

“Desde el lugar donde yo necesité contar mi historia, uno, porque soy súper honesta, una de las cosas que he aprendido en la vida es que no hay nada mejor que la honestidad. Prefiero caerle mal a personas que no ser honesta, porque me hace mal.

“También me he dado cuenta que muchas veces mentimos por tratar de no tener un problema, al final se hace un problema mucho más grande. Entonces, para mí la honestidad es muy importante.

“Empecé a sentir que estaba ocultando una parte de mi vida en las redes sociales, que no tenía ningún sentido. Sobre todo pensando que podía ayudar a personas. Todavía hay gente en Chile, porque es un país muy conservador, peleando por existir.

“Ha sido parte de mis propios procesos y también mi relación con el público. Mi rol como persona pública es una responsabilidad social también. Y mi responsabilidad personal va de la mano con la social. Esa responsabilidad es ser feliz, ser auténtica, vivir la vida y quiero que todas las personas tengan eso”

Castell: “Alguna de las veces que fui a tu casa, tú me contaste y para mí no fue tema”

Urrejola: “Me acuerdo perfecto de esa conversación y me acuerdo de mi rollo. Yo en esa época había experimentado un poquito con una mujer que amaba, pero en mi cabeza jamás existió la posibilidad de ser pareja.

“Ahora hay tantos apellidos que no sé como me podría poner, yo digo que soy pan de amor, ese es mi título.

“Estoy totalmente en contra de eso, quiero ser libre, vivir la vida e ir explorando. Me pasó que cuando lo conté hubo personas que reaccionaron ‘ya, ¿y ahora qué eres?’.

“Fue ‘¿qué es eso de ahora qué soy?’. Sigo siendo la misma persona y no quiero una etiqueta. Esta soy, me enamoré de una mujer maravillosa, estoy contenta y vamos a ver que pasa.

“Si el día de mañana terminamos y me vuelvo a enamorar de un hombre, qué se yo, me da igual. En este momento es esto y estoy feliz”.