*

Glamorama
Julia Vial y su hija en una imagen compartida en su Instagram @juliavialc

Julia Vial sobre la terapia de su hija: “Lamentablemente la terapia ocupacional y todo lo que te he nombrado en Chile es carísimo”

Autor: Fran Varela / 30 junio, 2020

“Es mi hija, es lo que me ha hecho más orgullosa como ser humano en la vida. Entonces, ¿cómo no voy a estar orgullosa de ella? Si la pendeja es atómica, lo mismo que mi hijo, los dos son alucinantes. ¿Por qué no te voy a contar abiertamente? Si no tengo nada que esconder”

Fue parte de lo que dijo Julia Vial en el espacio de entrevistas de Jordi Castell, El Aperitivo, que se emite a través del Instagram del Velvet.

La animadora de 43 años se refirió a su trabajo en el matinal con la pandemia, cómo ha sido la cuarentena de sus dos hijos y sobre su hija Juli, quien tiene 10 años y es síndrome de Down. Y lo caro que son los tratamientos para los niños con esta condición.

Julia Vial: “Yo me acuerdo que había dado una entrevista a la revista Caras, que iba a ser portada, hablando de la maternidad, puras weas.

“Y llegué a la casa de mis papás, mi papá estaba todavía vivo y me dice ‘¿hablaste de la Juli?’, ‘sí’, ‘¿y de la condición de la Juli?’, yo le digo ‘no’. Me dice ‘¿por qué?’, ‘porque no se dio’, y me dice ‘tienes que hablarlo, porque puedes ayudar a muchos papás que pueden estar pasándolo mal’.

“Llamé a la editora de la revista, ‘¿te acuerdas de la entrevista que te di? Bórrala entera, vuelve, te voy a dar otra entrevista y te voy a contar mi verdad’. Porque en verdad fue de pelotuda, no sé por qué no se lo conté.

“Dije ‘que lesa no haberlo dicho tan abiertamente’, porque no tengo nada que esconder, al contrario, me siento más orgullosa que la miercale de mi hija. Todas las noches le doy un besito y le digo ‘gorda estoy orgullosa’, ella me dice ‘¿por qué?’, ‘porque eres linda, inteligente, porque eres buena hermana, amiga…’.

“Y le empiezo a enumerar todas las cosas. Porque es perseverante, porque se saca la mugre, porque es matea, porque quiere seguir más adelante y no quedarse con lo que le dan.

“Entonces es como… Como dice nuestro marido, es nuestra diosa”

Jordi Castell: “Yo tengo un amigo que tiene un hijo Down, ahora tiene 29, y mi amigo siempre me dice ‘weón, este es el único que hijo que nunca me ha dado un problema”

Vial: “No, ojo, que estos también, aquí no va la discriminación positiva. Si el día de mañana la Juli se quiere fumar un pito, ¿le voy a decir que ‘no’? No sé, tendré que aperrar y ver cómo hacerlo”

Castell: “Son divertidos los Down”

Vial: “Es que no son, es como decir ‘son divertidos los gays’, todos son distintos. Yo fui donde la traumatóloga porque la Juli tenía un dedo chueco, yo jurando que era de la condición Down y le hable a la traumatóloga como tres horas.

“De repente me dice ‘a ver, muestra tu mano. Mirate el dedo. Lo tienes chueco. ¿Tú crees que todo es Down? Tienes el dedo chueco tú wéon’. O sea, sí, hay un cromosoma Sown, pero el resto es heredado de la mamá y el papá poh weón.

“Entonces son todos súper distintos, son todos súper diferentes. La Juli es completamente distinta a su hermano, yo arreglándole el dedo y yo igual lo tengo chueco. Al final somos todos distintos, pero todos importantes.

“Hay que hablarlo con la sinceridad de entender que no son todos iguales, que tienen una condición, no es una enfermedad, y que cada uno es distinto, como nosotros.

“Hoy día sí se sabe que la estimulación temprana es fundamental. Si tú a un niño lo estimulas temprano, con cosas sensoriales, terapia ocupacional, fonoaudiología, le aseguras un futuro mucho mejor.

“Lamentablemente la terapia ocupacional y todo lo que te he nombrado en Chile es carísimo. Que hoy día lo da la Teletón a los niños con síndrome de Down. Pero particular es súper complejo, no te lo pagan las Isapres, solo algunas sesiones.

“Entonces es un camino que es largo, costoso, pero es bacán. Si tú me dices ‘tienes que repetir tu vida, ¿qué cambiarías?’, no cambio nada. Nada”