*

Glamorama
Don Francisco y Temmy Muchnick en una foto de archivo en una actividad de la Teletón. FOTO: TELETON

La cuarentena de Don Francisco y Temmy Muchnick, casados durante 58 años: “He visto a la señora Temmy más que en los últimos diez años…”

Autor: C. Z. / 26 junio, 2020

“He visto a la señora Temmy más que en los últimos diez años”, dice Don Francisco.

Mario Kreutzberger se contactó con el espacio Siempre Mamá, que María Luisa Godoy emite en vivo por su instagram @marigodoyibanez.

El animador de 79 años se refirió a diversos temas, entre ellos la cuarentema junto a su esposa Temmy Muchnick. La pareja lleva 58 años casados.

Esta fue parte de la conversación:

María Luisa Godoy: “Vamos a frivolizar un poco. Hay gente que dice ‘no le había visto el pelo así a don Francis’. Para que nos cuente si es un cambio de look o si es producto de la cuarentena y el encierro”

Mario Kreutzberger: “Llevaba como mes y medio y parecía Einstein. Y entonces vino una persona a cortarme el pelo a mí y mi señora y me preguntó ‘¿te vas a teñir?’. Y dije ‘no’.

“Pero esto venía de antes, no tenía que ver con la cuarentena. Yo lo iba a hacer de a poquitito hasta fin de año, pero me adelanté”

Godoy: “O sea la cuarentena ayudó en este caso”

Kreutzberger: “Claro, porque yo a los 80 años voy a empezar una nueva vida, por supuesto”

Godoy: “Ah, es parte del cambio de los 80”

Kreutzberger: “Por supuesto, ahora comienzo una nueva vida con una nueva personalidad. Tengo que adaptarme a estos nuevos años que vienen y a la decadencia que estos años van a producir. Me tengo que ir preparando lo mejor posible.

“Este soy yo de verdad. Algunos me dijeron ‘ah, te prestó la peineta Antonio Vodanovic’. No, esto es de verdad. Y pasó una cosa que tú no vas a notar, pero yo te la voy a explicar. En medio de todo esto me empezó a crecer de nuevo el pelo. Y de repente llegó aquí una máquina de cortar pelo. ‘Ah, mi nieto me la mandó’. Nunca he usado esa máquina. Y la usé aquí, que me falta pelo. Tengo un hoyo. ¿Te fijai?”

Godoy, (ríe): “Sí. Y esa fue la máquina”

Kreutzberger: “Esa fue la máquina”

Godoy: “Y lo más importante, ¿qué dice la patrona? ¿Qué ha dicho la señora Temy de este cambio de look?”

Kreutzberger: “He visto a la señora Temy más que en los últimos diez años. He leído más libros que en los últimos diez años. Tu me preguntaste si hay un cambio. Claro que hay un cambio, la rutina del deporte, después bañarse, después tomar desayuno”

Godoy: “Disculpe, don Francis, que me quedé metida y también la gente escribe, muchos que lo admiran”

Kreutzberger: “Y muchos que no. Si esto es así”

Godoy: “Esos serán los mínimos. He visto pura buena onda que le tiran, Don Francisco”

Kreutzberger: “La verdad que es así. Tiene que ver con un porcentaje. Hay gente muy frustrada en esto y se sienten felices, porque en el anonimato muchos…”

Godoy: “Dicen cosas agresivas, pero aquí dicen ‘fuera los haters’”

Kreutzberger: “Por eso digo, hay gente que pone cosas agresivas y hay gente que pone cosas simpáticas. Además, en esta pandemia es muy bueno conversar e intercambiar ideas, me parece muy bien lo que estás haciendo. Yo voy a hacer una cosa parecida”

Godoy: “Si pues, hay que hacer una cosa parecida. Pero se me quedaron dos cosas. Uno, que había opinado la señora Temmy de su cambio de look y esto que la ha visto más que nunca en su vida”

Kreutzberger: “Porque imagínate que mi vida es una vida que durante muchos años viajé mucho. Al año por lo menos viajaba unos tres o cuatro meses. Por lo tanto, esos meses no estaba en mi casa. Los primeros seis años en que fui a Estados Unidos yo vivía once días en Miami, once días en Santiago y seis noches arriba del avión. Era poco tiempo el que estaba en mi casa.

“Y posteriormente mi señora se quedaba más tiempo aquí, hasta que ella tuvo que irse de aquí en el invierno. No sé si debería estar aquí, porque mi casa está como Suiza, todo nevado aquí”

Godoy: “Qué bonito. Mándenos de ahí una foto. ¿Pero qué ha sido el compartir? ¿Porque cuántos años de matrimonio lleva, Don Francis?”

Kreutzberger: “Poco: 58”

Godoy: “Imagínese. Y la ha visto más que en sus 58 años. ¿Cómo ha sido eso matrimonialmente? ¿Ha sido reencantarse? ¿Ha sido conversar más que nunca?”

Kreutzberger: “Sí, ha sido muy bueno. Pero nosotros tenemos vidas muy distintas. Mi señora tiene todo el día ocupado en lo suyo. No sé si sabes que mi señora es como una museóloga, guarda todas las cosas, tiene informaciones.

“Y yo soy un tipo enamorado de las comunicaciones. Estoy en contacto con los canales de televisión, estoy en contacto con Estados Unidos, con algunos periodistas amigos, escribo. Mi vida está completamente ocupada. En ningún momento me ha ocurrido.

“La he visto más porque tú sales de una pieza a la otra, que es todo el viaje que puedes hacer, porque vivo en un departamento. Por un pasillo, de repente, nos encontramos, y nos encontramos a la hora del desayuno, del almuerzo y de la comida”

Godoy: “Y ahí conversan”

Kreutzberger: “Hoy día soy yo el chef. Hoy tengo que atenderla”

Godoy: “¿Y qué va a cocinar?”

Kreutzberger: “Hoy día tenemos unos zapallitos italianos rellenos y una sopa de verduras”

Godoy: “No sabía que cocinaba tan bien. Lo felicito”.