*

Glamorama
Sabrina Sosa en una imagen compartida en junio de 2019 en su instagram @sosa_sabri

Sabrina Sosa recuerda su paso por Yingo: “El programa iba tres horas en vivo y que tus compañeras te odien, porque no era solo para la cámara, te odiaban de verdad…”

Autor: C. Z. / 23 junio, 2020

“Hoy me río, pero en su momento lo pasaba mal porque el programa iba tres horas al aire en vivo y que tus compañeras te odien, porque no era solo para la cámara, te odiaban de verdad”, cuenta Sabrina Sosa sobre su paso por Yingo, en 2009.

La figura televisiva fue una de las invitadas a La Divina Comida junto a Paula Bolatti, Hotuiti Teao y Juan José Gurruchaga.

Sosa estuvo algunos meses en Yingo en 2009, cuando el espacio era co conducido por Teao y este fue el recuerdo que hizo ahora, en el programa de cocina de Chilevisión:

“Llego a Yingo. A los 18 dejé de bailar porque comencé a hacer desfiles. Y se acerca un productor que era chileno y me dice que estaba buscando chicas y chicos para un programa juvenil en Chile y me dejó la tarjeta.

“La única mujer que queda fui yo y ya éramos estrellas antes de entrar al programa. Yingo staba en un momento muy arriba.

“Esto fue un viernes. El sábado volví a mi casa, armé la valija el domingo y el lunes me vine porque entraba al programa”

Hotuiti Teao: “Imagínate a Sabrina en una caja de regalo, con unas pistas de ‘mide tanto y pesa tanto, hizo esto’, aquí, allá”

Sosa: “Todas las descripciones las estaba escuchando mientras estaba envuelta en un papel de regalo parada en el estudio. Pero claro, cuando se abre y ves las caras con que te están mirando tus compañeras dices ‘trágame tierra’.

“Hoy me río. Pero en su momento lo pasaba mal, porque el programa iba tres horas al aire en vivo y que tus compañeras te odien, porque no era solo para la cámara, te odiaban de verdad. Y quería tener una partner, una amiga, y no”

Paula Bolatti: “¿Y lo enfrentaste en algún momento?”

Sosa: “Yéndome. Vine por un mes, máximo dos meses, que era lo que hablamos con Alex. Pero las cosas se empezaron a poner más pesadas, ya no quería ir al programa, me sentía mal, y había ido a Morandé. ¿Pero qué pasa? No tenía tetas, tenía el pelo castaño. Me quise ir a Argentina, pero a mí me trajo un productor a Chile, era como mi manager acá. Yo vivía con él y otras personas más. Eso fue la otra parte compleja, porque es también un cambio muy grande.

“Y un día, llorando mal, le dije ‘me quiero ir a Argentina, ya no quiero estar acá’. Y en ese caso, le doy gracias a él, porque me dijo ‘no te vayas, yo sé que te va a ir bien’. Me emociona, porque él creyó más en mí de lo que yo creía en mí. Y me quedé, hice los cambios, me puse rubia, me operé la nariz, todo lo que pude para encajar en el sistema.

“Y me fue bien. Pero claro, uno tiene que pelearla, que bancártela y hacer muchas cosas. Estuve metida en tanto programa que pude gracias a él. Hoy no está. Murió. Pero las tuve que pasar. Me metió en un drama de drogas, en dramas con él. En un momento dije ‘yo no quiero vivir más acá’. Me hizo la vida imposible. Que me iba a sacar del canal, que me iba a bajar de eventos.

“Yo tenía 20 años. Ni siquiera era mayor. Salí con un papel de mi país, de mis papás, y estaba de repente sola en un departamento. Me tapaba con un abrigo y esa parte fue difícil. Pero es la parte fuerte de uno para que se arme de paciencia, fuerza y de mentalizarse”

Hotuiti: “Dijiste que estuviste en un problema de drogas”

Sosa: “No sé si supuesto, pero había otro chico argentino que era amigo de este productor y siempre iba a este departamento donde yo también vivía. Y me decían que él llevaba electrónica a Argentina. Un día se fue un domingo, estaban todos preocupados, era algo raro, llamando. Y ahí empecé a ver que algo pasaba.

“Hasta que me terminan contando que él no llevaba electrónica, sino que llevaba droga a Mendoza y lo agarraron. Y yo ni siquiera sabía lo que hacía. Lo supe cuando todo explotó y yo ya estaba metida en un problema porque, claro, tuvimos que ir a hablar con Alex porque la chica juvenil, que acababa de llegar hace un mes, estaba metida en un tema de drogas que ni siquiera tenía nada que ver. Y lo que más me dolió siempre es que nunca me blanqueó las cosas.

“Pero estuve poco tiempo. Llegué en mayo y en octubre me fui a vivir sola. Tuve la oportunidad de irme y resultó”.