*

Glamorama
Cristián de la Fuente en una imagen tomada de la pantalla de Sigamos de Largo, en Canal 13, en diciembre de 2019.

Cristián de la Fuente sobre sus inicios en la actuación: “Bajaba (el director Cristián) Mason desesperado y decía ‘¿cómo hago actuar a este cabro?’. No podía y yo como tiritando. Decía ‘es muy malo, pero tiene algo…'”

Autor: Fran Varela / 7 julio, 2020

“Yo quería trabajar en televisión, entonces dije ‘después de ese programa (Luz Verde) me va a agarrar algún productor o director, me va ver y va a confiar en mí’. Y no pasó”.

Este fue parte del relato de Cristián de la Fuente sobre sus comienzos en la actuación, luego de que ganar el concurso “súper mino” en el programa de Canal 13 Luz Verde, animado por Andrea Tessa, en 1992.

El actor y animador de 46 años se contactó con Fran García-Huidobro, con quien pololeó en los años ’90 y que ahora lo tuvo como primer entrevistado en el debut del programa #FRANcamente, que se emite por las redes de Canal 13.

De la Fuente -que ha hecho películas en Hollywood como Driven o Basic; y ha participado en series como Private Practice o Ugly Betty-  se refirió, entre otros temas, a su primera época tratando de hacer carrera televisiva:

Cristian de la Fuente: “Yo quería trabajar en televisión, entonces dije ‘después de ese programa (Luz Verde) me va a agarrar algún productor o director, me va ver y va a confiar en mí’. Y no pasó.

“Entonces después tuve que volver a Canal 13 a tocar la puerta de nuevo. Me junté con Oscar Rodríguez y él había terminado Marrón Glacé, entonces me dijo ‘sorry, yo acabo de terminar’. En esa época había tres directores. Me dice ‘vienen dos teleseries y a mí me tocaría la que viene. Así que espérate un ratito’.

“Y ahí justo pasa Cristián Mason por el pasillo y me ve y me dice ‘¿eres actor?’. ‘No’. Estaba estudiando construcción civil. ‘¿Bueno y qué haces acá?’. ‘Es que quiero actuar’. ‘¿Eres actor o no eres actor?’. ‘Yo no estudié actuación, pero…’ ‘Ya, ven mañana a una audición’.

“Llegué al otro día a la audición, había 80 actores y estaba el hijo de Eduardo Mujica”

Fran García-Huidobro: “Ah, que falleció hace muy poco”

De la Fuente: “Sí. Éramos los únicos que no habíamos estudiado actuación, porque todos los otros eran así ‘soy ameba’ (ríe). ‘Hola compañero, ¿de qué escuela de teatro eres? Soy mimo…’ Y los dos en una esquina, nada que ver. Este weón me acuerdo que había estudiado ingeniería y yo construcción.

“Y me toca hacer una escena con una actriz, pero así actriz… Como las actrices, ellas tienen esa onda de ‘soy actriz’ y vestida de actriz.

“Lo que es la actuación hoy a cuando empezamos nosotros es completamente distinto. Antes un actor estaba prohibido subir de Ñuñoa. Y cine comercial no se podía ver, la película había que no entenderla y si no la entendías era ‘oh, que cool la película’. Había una onda de ‘yo soy actor’, porque era una onda.

“Nosotros no la teníamos. Además esta mina era muy grande, en vez de una audición para cámara la estaba haciendo para teatro a la fila 80. Entonces era muy grande y yo estaba cada vez más chupado, tenía que darle un beso y todo me da miedo.

“De repente escucho desde la oscuridad ‘¡saca la voz!’ y era (Fernando Kliche. Y Kliche acababa de hacer Marrón Glacé, o sea era Dios, y Kliche estaba aquí. No era Dios porque estaba vivo.

“Y ahí bajaba Mason desesperado y decía ‘¿cómo hago actuar a este cabro?’. No podía y yo como tiritando. Decía ‘este weón es muy malo, pero tiene algo’, y trataban de seguir, seguir…

“Estaba el escritor de la teleserie, que quería que yo fuera Tadeo (personaje que De la Fuente hizo en la teleserie Champaña, de 1994). ‘¡El es mi Tadeo!. Y Mason le dice ‘pero él es muy malo’. ‘No importa, hagámoslo actuar, enseñémosle’.

“Ahí me empezaron a sacar trote y gracias a que Mason confió en mí tuve trabajo. Así que a Mason le debo mucho”

El actor también recordó su rol protagónico en la telenovela Eclipse de Luna, de 1997:

“Esa teleserie fue complicada en varias cosas. Una, fue mi primer protagónico. Hubo compañeros de actuación de ese equipo que se portaron bastante mala onda conmigo. Y durante esa teleserie muere mi papá.

“Entonces para mí fueron demasiadas cosas malas en un momento y obviamente eso afecta. Frente a esos problemas tienes dos posibilidades: tirarse a morir y echarse al suelo o levantarse. Y eso fue lo me dio la fuerza a mí para levantarme, seguir avanzando y buscar cosas fuera de Chile”

García-Huidobro: “Pero una vez comentaste que era tanta la mala onda, que cuando hacían malas críticas en la presa algún actor o alguna actriz ponía eso en el diario mural de maquillaje”

De la Fuente: “Era una actriz”

García-Huidobro: “¿Quieres decir tú quién era?”

De la Fuente: “No, ¿para qué?”

García-Huidobro: “Si tú no quieres que lo diga, yo tampoco lo digo”

De la Fuente: “Yo llegaba y veía que ella se encargaba de recortar el diario y de pegarlo en maquillaje, como para poner que había una crítica mala onda en contra de la teleserie. Además, en Chile, cuando la teleserie no tiene el rating que se espera es culpa de los actores, pero cuando tiene el rating los directores son unos genios”

García-Huidobro: “Obvio, como siempre. Bueno, no vamos a decir el nombre de la actriz, pero la gente en su casa si es cahuinera puede ver el afiche de la teleserie (en al afiche aparecen De la Fuente, Aline Kuppenheim y Claudia Conserva). Listo, ahí lo dejamos.

“La cosa es que después de esa teleserie tú te vas de vacaciones y sentado en el avión de vuelta a Chile te pillas con un diario que dice que…”

De la Fuente: “La Tercera, donde el señor Ricardo Vicuña (director televisivo) hace un titular que decía: ‘Voy a cambiar caras bonitas por talento’. Ahí me di cuenta que me había quedado sin pega, por el diario.

“Yo creo que en la vida y hoy que tengo 46 años lo puedo decir, que es parecido al discurso de Steve Jobs. Uno cuando mira atrás en su vida es capaz de entender que las cosas más malas que nos pasaron tenían que pasar. Porque nos tenían que sacar de una zona de confort para poder seguir avanzando.

“Yo no me hubiera ido nunca de Chile si no hubiera perdido el trabajo acá, porque hubiera estado siempre cómodo, hasta el día de hoy. Si mi papá no hubiera muerto tampoco. Entonces hay ciertas cosas en la vida que son terribles, pero que te empujan a seguir adelante”.