*

Glamorama
Daniela Palavecino y Diego Boneta en una imagen tomada de pantalla del referido momento en Viña 2019.

“Es terrible pasar por una funa online…”: Daniela Palavecino recuerda su polémico beso con Diego Boneta en el Festival de Viña 2019

Autor: Fran Varela / 31 julio, 2020

“A mí me tocó murales escritos, ‘Palavecino que se muera’. Mucha violencia. Yo pensé que Wikipedia era más serio, pero me di cuenta que cualquier persona puede editar, y me cambiaron la biografía, mi currículum, la vida personal, me pusieron que era una tal por cual y puras ofensas”.

Este es parte del relato de Daniela Palavecino a un año y medio del episodio en que la actriz le dio un beso a Diego Boneta en una de las notas lúdicas que realizaba para redes sociales auspiciadas por un marca durante el Festival de Viña 2019.

La imagen del beso fue virazliada en Twitter y la actriz sufrió una fuerte ola de críticas e insultos.

Hoy la intérprete vive en Los Angeles, Estados Unidos, desde donde se contactó con el espacio CHVenCasa. Entre otros temas, Palavecino recordó lo ocurido en Viña 2019 y reflexionó sobre el odio en las redes sociales:

“Fue una situación que pasó en el Festival. Me contrataron de notera para una marca, pero también darle un toque actoral a las notas que hacía. Partimos con la Gala, entrevisté a muchas personas, entre ellos a Diego Boneta. Y a Diego, como a otros entrevistados, le propusimos recrear el beso de los animadores. Todo salió súper bien, las notas para todo el mundo, para él incluido.

“Se editó la nota, se posteó, fueron puros halagos y elogios, pero 24 horas después empezaron las polémicas y comentarios de que yo lo había forzado y acosado, que él se veía incómodo.

“De comentarios así, comenzó una masa a decir más estos comentarios, después fue apoyado por la prensa. Hubo gente que opinaba y especulaba, eso me llamaba mucho la atención: ‘No vi el video, pero eres…’ no sé qué.

“Finalmente se terminó aclarando, por suerte, pero después de un largo tiempo. Después de que hice la nota me lo encontré en la Gala y fue súper buena onda, todo bien. Después él volvió a Chile, dio declaraciones. Estamos hablando de un período de un mes y medio antes de que él aclarara completamente ‘no me sentí acosado, esto fue un juego entre dos actores. Lamento mucho que a esta actriz se le haya arruinado la carrera’. Porque se lo preguntaron así.

“Fue una locura, una masa de gente muy violenta opinando. Porque hay una diferencia grande en decir ‘no estoy acuerdo con lo que pasó, no me gustó la dinámica’, que sí, estas cosas nos llevan a reflexionar y ver que hay cosas que podemos corregir. Pero hay otra realidad que es bullying, violencia y expresarse sin medir las consecuencias, sin información.

“Es lo que más me llama la atención, es como ‘te estoy diciendo acosadora, no vi la entrevista, pero igual te digo acosadora’. Si estás diciendo algo tan grave, por favor infórmate. Y multiplícalo por mucha gente.

“Fue un periodo muy difícil, de aprendizaje, pero sí fue durísimo. Después de eso, que partió con este incidente, mucha gente quedó con una mala predisposición hacia mí, hacia lo que yo hacía y hacia mi trabajo.

“En Internet pasa mucho más que la gente te dice cosas, porque es súper fácil, son cuentas falsas y muchas veces no dan la cara, es fácil tirar mierda. En la calle nunca me ha pasado una situación violenta, pero sí ponte tú, hace poco fui a Chile, me subí a un Uber y me dice ‘yo la conozco a usted. Usted es la actriz que acosó al actor mexicano’. Y no lo dijo con mala onda, se le salió, espontáneo.

“Se especuló mucho y se usaron muchos titulares en los medios, que la gente me reconoce ahora, ‘que heavy, porque yo vi la foto tuya dándole el beso, no vi el video completo, vi el titular, ‘Daniela Palavecino acosa a Diego Boneta’, y me quede con eso’.

“Hay contenidos que yo he reconocido que me he equivocado y bordeado temas muy sensibles, sobre todo lo que las mujeres estamos peleando hoy en día y para las causas que se están luchando. Sin querer ir en contra, sino que de repente se pueden malinterpretar y bordear otros temas que yo sí quiero apoyar. Entonces cuando he tirado algunos contenidos, mujeres me han opinado.

“Pero también me ha pasado algo muy bonito, que después de MasterChef la gente tuvo la posibilidad de conocerme más que como actriz, porque me ven siempre actuando. Y me escribieron sobre todo mujeres, como ‘tenía una opinión errada tuya porque conocía tu contenido y te conocía poco a ti. Y me cambió la percepción que tenía contigo. Eres más de lo que he visto actuando o lo que he visto en un contenido’. Entonces ahí tuve la oportunidad de conversar con muchas mujeres.

“Es terrible pasar por una funa o bullying online, es algo que nadie debería vivir. Es parte del trabajo de todos dejar de normalizar el bullying cibernético y el bullying en general. Pero el cibernético pasa mucho más, porque es más fácil hacerlo, es más rápido, y no se lo aconsejo a nadie, porque lo he pasado muy mal.

“He ido aprendiendo y desarrollando técnicas para no dañarme tanto, para tomármelo bien, aprender y seguir adelante. Pero es durísimo y creo que un tema que se debería hablar más.

“El mundo está cambiando. Estamos todos siendo parte de una realidad que queremos cambiar. Entonces mi llamado es a abordarlo con más respeto, con más amor y con más cariño, porque todos estamos viviendo cambios.

“Para mí también ha sido súper importante darme cuenta que en algunos contenidos y en algunas cosas que he dicho me he equivocado y he pedido las disculpas en el minuto, he bajado los contenidos. Como diciendo ‘sí. No me había dado cuenta que este contenido bordeaba el tema que estamos queriendo cambiar. Lo voy a bajar. Perdón’.

“Aprendí mucho de los haters, de donde viene esa rabia, lo que te dicen, empatizar con ellos también y no tomarlo personal. Creo que algunos comentarios tienen que ver más con ellos que conmigo, con lo que soy, con lo que hice o dije, tiene mucho más que ver con ellos.

“Aprendí que uno se puede equivocar. Aprendí que es incontrolable que en internet te saquen de contexto, tú haces algo y pueden usar tu imagen y ponerle las letras que quieren. Saber ver que hay gente opinando en contra, pero que también hay mucha gente bancándome, defendiéndome, tirando buena onda, que me admiran y que soy un referente.

“Empecé a tener más ojo en los contenidos que subía y a tener más miedo, porque aunque le ponía súper ojo, igual eran mal vistos por esta predisposición que quedó después.

“Ver que estamos todos cambiando y construyendo una nueva realidad y que lo normal hace tres años no es normal ahora. Pero alguien que lo haga no es para crucificarlo, o lo que me pasó a mí: ‘Muérete y espero que te vayas de Chile, porque eres una vergüenza’.

“Expresarse con más respeto, cuidado, más amor, porque tú puedes decirle a una persona que no estás de acuerdo con algo o con una dinámica, pero no por eso vas a desearle la muerte, los vas cosificar, vas a subir contenido para funar o para que se muera.

“A mí me tocó murales escritos, ‘Palavecino que se muera’. Mucha violencia. Yo pensé que Wikipedia era más serio, pero me di cuenta que cualquier persona puede editar, y me cambiaron la biografía, mi currículum, la vida personal, me pusieron que era una tal por cual y puras ofensas. E incluso algunos medios que yo consideraba un poco más serios, también notas como con cizaña”.