*

Glamorama
Jorge Zabaleta en una imagen tomada de la pantalla de Mucho Gusto, Mega, en agosto de 2018.

La experiencia “sobrenatural” de Jorge Zabaleta: “Yo estaba en la camilla y veía el pasillo del hospital. La monjita se va y… No tenía piernas. La veo caminando, pero no tenía pies…”

Autor: C. Z. / 30 julio, 2020

“Es lo más heavy que me ha pasado en temas de experiencia sobrenatural, de niño, que me acuerde, aseguró Jorge Zabaleta sobre su último relato en Socios.

Algunas historias que el actor de 50 años ha contado en Socios, el programa que Pancho Saavedra emite en vivo por instagram y al que Zabaleta se conecta de manera remota, se han viralizado. Entre ellas la del gato, el cuento sobre una polola con la que terminó mal o la que trata sobre su affaire con la señora de otro actor.

Ahora Saavedra le preguntó “¿qué experiencia paranormal has tenido en la vida?”, y el actor que ha declarado que sus historias “son 80% verdad y 20% ficción” compartió la siguiente vivencia:

Jorge Zabaleta: “Lo más evidente fue cuando tenía 10, 11 años. Estoy en mi casa, fui a jugar a la plaza, anduve en bicicleta y llego de vuelta de esta cuestión, a la hora de almuerzo, y me empieza a doler la guata. ‘Mamá, me duele la guata’. ‘¿Qué almorzaste?’. ‘Lo que había de almuerzo’. Y a nadie más le dolía la guata, solamente a mí.

“Mi mamá me dice ‘¿sabí? Me tení chato con tu dolor de guata. Te voy a llevar a la clínica’. Y partimos a una consulta de mi doctor cuando era chico, el doctor Albarracín. Todavía me acuerdo. En ese tiempo habían doctores de cabecera.

“Voy donde el doc y me dice ‘a ver, Jorge, ¿qué es lo que te está pasando?’. Me agarra y me dice ‘¿dónde te duele?’. ‘Aquí, aquí…’ Era el doctor que me había visto toda la vida y me toca. ‘¡Ah!’. Y el doctor le dice a mi mamá ‘este cabro tiene apendicitis y hay que operarlo’. ‘¿Cómo operarlo?’, yo cagao de miedo.

“Y el doctor dice ‘yo me voy inmediatamente’, porque esto era en Providencia y nos cruzábamos al Calvo Mackenna. ‘Yo me voy inmediatamente al Calvo Mackenna a ver si tienen cupo y ahí lo operamos. Usted vaya a comprarle un pijama y nos encontramos en el hospital’. Me dijo ‘si esto se pasa a peritonitis esta cuestión es grave’. Y yo cagao de susto. ‘¿Cómo me van a llevar?’.

“Me llevan al hospital. Mi mamá fue corriendo a Providencia, al lado del Calvo Mackenna, me compró un pijama, me chantó el pijama y a operarse. El doctor me empieza a hablar y me dejan solo ahí con mi pijamita, cagao de susto, y entra una monjita…”

Saavedra: “¿Cómo una monja? Si te ibas a operar. ¿Te iba a dar una bendición?”

Zabaleta: “Una monjita. Yo no cachaba poh, yo estaba como ‘¿qué onda?’. Y de repente como que me pone las manitos aquí (en el pecho) y me dice ‘todo va a salir bien, todo va a salir bien, no te preocupes, no tengas susto’. Yo tenía 10 años pero me acuerdo perfecto. ‘Todo va a salir bien’ y se va.

“Llega el doctor y me dice ‘ya, Jorge, estamos listos, no tengas susto. Lo que vamos a hacer es que te vamos a cortar una tripita que está ahí, porque está mala, o sino se va a transformar en peritonitis. Entonces, antes de que te pase cualquier cosa, nosotros vamos a ir y te vamos a abrir un tajito chiquitito, vamos a meter unas tijeritas y te vamos a cortar la cosita. Es una tripita muy chiquitita, como la de Pancho Saavedra…’ Yo le dije ‘ya, perfecto, ok’.

“Le dije ‘además, no tengo susto porque vino una monjita y me dijo que no me iba a pasar nada’. Y el doctor dijo ‘¿qué monjita?’. ‘Vino una monjita y me dijo que no me iba a pasar nada’. ‘Ah, ya, bueno…’ Como que el doctor no pescó.

“Me operan y sale todo bien. Me extirpan el apéndice, me cierran el tajo, y no había piezas en ese momento en el Calvo Mackenna, porque ahí es donde se operaban todos los niños. Y me toca en un pasillo, me dejaron ahí en una camilla. Despierto de la anestesia, mi mamá se debe acordar de este cuento, y yo vuelto loco con la anestesia. No cachaba nada, manoteaba para todas partes.

“Me acuerdo que estaba tapado con una frazada de esas como con cuadrillé, esas frazadas que son como con cuadritos, como el charlón pal picnic, estaba tapado con eso. Y de repente dije que capaz haya sido efecto de la anestesia…”

Saavedra: “Tú pensaste que estabas medio volado”

Zabaleta: “Es que tengo muy mal despertar de la anestesia cuando me he operado. Y me acuerdo que desperté y estaba mi mamá. Mi mamá llega y me dice ‘salió todo bien’ y me hace cariño, ‘salió todo súper bien, no te asustes, te sacaron la tripita’. Lo que hacen las mamás poh.

“Estoy ahí en uno de los pasillos del Calvo Mackenna, un hospital muy antiguo y siento que viene la monjita y me dice ‘¿ves lo que te dije? Que iba a salir todo bien. ¿Ves lo que te dije?’

Saavedra: “Se te pararon los pelos”

Zabaleta: “Es que puede ser que haya una monjita en los pasillos de un hospital, sobre todo un hospital que atiende a muchos niños oncológicos, mucho niño quemado. Y me dice esto. Incluso me decía ‘puntito’, por eso yo pensé, porque cuando chico me decían ‘punto’, pensé que mi mamá le había dicho a la monjita que me fuera a ver. Además, mi mamá súper religiosa, católica.

“Aquí viene el tema. Me pone la mano aquí (en el pecho) y me dice ‘¿viste que salió todo bien?, Puntito… Yo le dije que iba a salir todo bien. Hay que tener fe’. Y yo estaba como en la camilla y veía el pasillo del hospital. La monjita se va y no tenía piernas…”

Saavedra: “Me cago…”

Zabaleta: “La miro y la veo efectivamente caminando, pero no tenía pies”

Saavedra: “Estaba como levitando”

Zabaleta: “Sí”

Saavedra: “Estaba levitando…”

Zabaleta: “Oye… Y yo quedo así. Pero como estaba medio drogado con la anestesia y todo, después nunca más la vi. Yo pregunté por ella, por la monjita, y nadie la conocía, nadie sabía de ella. Y yo decía ‘pero si me vino a ver’. Y se las describí. Incluso era de tez súper blanca, tenía los ojos claros. Y me decían ‘no, no la conocemos’. Pero igual me decían ‘aquí entra harta gente, anda harta gente en los pasillos’.

“Yo, la verdad, miraba, y te lo juro, te lo juro, vi que estaba flotando”.

Saavedra: “Pero espera. ¿Tú le preguntaste después a tu mamá?”

Zabaleta: “Sí poh, pregunté por ella. ‘Mamá, si era una monjita’. Le conté todo el cuento. Y mi mamá se cagaba de la risa. ‘Ah, tiene que haber sido…’”

Saavedra: “Pensó que era una volada de la anestesia. ‘Mi hijo es muy chiquitito’”

Zabaleta: “Bueno, eso es lo más heavy que me ha pasado en temas de experiencia sobrenatural, de niño, que me acuerde”.