*

Glamorama
Myriam Hernández en una imagen tomada de la pantalla de Sigamos de Largo, en Canal 13.

Myriam Hernández: “Viví violencia sicológica en un pololeo que tuve durante cuatro años… Viví cosas muy feas… Me dio miedo de que me pudieran matar”

Autor: Fran Varela / 30 julio, 2020

“Me dio miedo de que me pudieran matar”.

Con esta y otras frases Myriam Hernández describió la violencia sicológica y lo duro que fue para ella un pololeo de tuvo cuando joven, antes de casarse.

La cantante de 55 años relató por primera vez en televisión esta vivencia, durante un contacto que realizó con Sigamos de Largo, en Canal 13. Estas fueron parte de sus palabras:

“Mi hija es súper feminista y me encanta que sea así, porque realmente la veo que va por un muy buen camino, muy empoderada.

“En mi caso, aprendí a valorarme como mujer y a empoderarme a través de los años, porque yo viví violencia sicológica en un pololeo que tuve durante cuatro años, donde yo no me atrevía a hablar ni a contarle a mis padres y viví cosas muy feas.

“Me atrevo ahora a contarlo por primera vez en televisión. Lo he estado contando de forma muy breve en la abertura de mi show Soy Mujer porque me sentía con el poder de enviar ese mensaje, porque yo también lo había vivido en carne propia.

“Tuve mucho miedo, nunca hablé, hasta el día en que me atreví y me atreví a terminar esa relación. Eso yo se lo he contado a mi hija, para que ella también sepa y pueda darse cuenta cuando se pasa el nivel y el límite del respeto. No aceptar malas palabras nunca.

“Esto lo cuento para ayudar a muchas mujeres que me siguen y van a mis conciertos. Muchas mujeres están a lo mejor viviendo una violencia sicológica y física, como en el caso de Antonia, que es tremendo, es una caso horrible que no me deja de estremecer. Y que hay muchas Antonias que probablemente existen y que no queremos que tengan el final de Antonia.

“Para adelante las frases ‘si tocan a una nos tocan a todas’, ‘no es no’, siempre. Y cuento esto que me ocurrió porque de alguna manera puede ayudar a muchas mujeres a terminar relaciones que sean tóxicas o que estén empezando a pasar ese límite”

Maly Jorquiera: “¿Qué es lo que permite a alguien hacerlo y a otro aceptarlo? Como lo que te pasó a ti. ¿Qué es lo que no te dejaba salir de esa relación? Porque cuatro años es un tiempo igual largo”

Hernández: “Los primeros dos años era el príncipe azul, esos dos años fueron normales. Los otros dos años empecé a conocerlo mucho más y empezaron las malas palabras. Afortunadamente no alcancé a recibir algo más, como golpes o algo así, pero estuvo a punto.

“Había muchos celos de parte de él y yo no me valoraba tanto. Tenía miedo y no me valoraba tanto. No tenía tanto amor propio. Tenía miedo de hablar. Creía que estaba enamorada, porque cuando uno se encuentra con estos personajes que son un poco sicópatas uno se enferma también. Entonces te pones una venda.

“Te pueden decir tus amigas que estás mal, que no debes permitir eso, y tú crees que estás enamorada y no lo ves. Ahí es donde está la ayuda que uno puede transmitir con este mismo mensaje que yo estoy dando y atreviéndome a contar por primera vez”

Sergio Lagos: “¿Qué es lo que te genera el click? ¿Este medio ambiente, esta discusión, la cantidad de muertes, las nuevas generaciones? ¿Qué fue lo que te provocó tomar una decisión tan especial y contarnos esto?”

Hernández: “Hace mucho tiempo que se está luchando con el feminismo, en contra del femicidio, unirnos todas las mujeres. Uno se va sintiendo con la libertad de poder contar su propia historia, de manera de que existan muchas mujeres que, si están viviendo lo que uno vivió, se alejen de esas relaciones tóxicas.

“El movimiento que hoy hay en todo el mundo me permitió abrirme y sentirme cómoda. Sentirme con una responsabilidad también, como cantante, como una persona que está en las comunicaciones, a exponer lo que viví y enviar un mensaje a todas esas mujeres que lo están pasando mal.

“Conocer la historia de muchos países donde existen estas historias de violaciones, de femicidios, de maltratos. En Ecuador fui a una fundación donde pude compartir con estas mujeres, hablarles de mi experiencia y también empoderarlas y ayudarlas. Hacer esto para no tener miedo a hablar y a gritar”

Jorquiera: “Además, también tenemos que aceptar que la vergüenza que uno siente la tiene que sentir el otro y no las que hemos sido víctimas. ¿Qué fue lo que te hizo salir de esa relación?”

Hernández: “Me conversaron muchas personas, mucha gente. Me dio miedo que me pudieran matar. Muy fuerte. En un momento sentí que me agarraron del cuello, yo no podía respirar y sentí por primera vez que me podía morir.

“Entonces, con mucha cautela traté de actuar como si anda, como que todo iba a estar bien, porque se arrepentía en ese minuto. Yo le decía que todo iba a estar bien, pero no me dejaba volver a mi casa, yo estaba manejando.

“Y con mucha cautela, tener que pensar como tratar a una persona que en realidad puede hacerte quizás qué cosa. No sé cómo me fui en el auto… Que nos veíamos más tarde y nunca más volví.

“Para mí fue tremendo. Pero siento muy feliz de haber salido de eso, de haber encontrado a un hombre maravilloso, con el cual ya tengo 28 años de matrimonio, más dos de pololeo, son 30 años.

“Se puede salir de esto, decirles a las mujeres que se puede salir de una relación tóxica, se puede seguir adelante, se puede amarse a una misma, se puede empoderar una mujer y se puede valorar.

“Todo este movimiento, que es tan fuerte en el mundo y en Chile, es lo que me ayudó también a poder abrirme y poder ayudar a otras mujeres. Solamente movida por el amor que siento por mi género, por la responsabilidad que tiene una como mujer de ayudarnos”

Jorquiera: “Necesito saber, ¿qué pasó con esa persona? Porque es un peligro que esté andando así por la vida”

Hernández: “Afortunadamente no supe nunca más. Siempre hay alguna persona que sabe de algún ex y, bueno, parece que no lo pasaron muy bien otras mujeres también”

Lagos: “¿Nunca pensaste hacer algún tipo de denuncia o en ese momento no era para ti posible?”

Hernández: “No, tenía mucho miedo. No me atreví nunca. Solo a un par de amigas que eran las que me aconsejaban, pero yo estaba enferma, no veía esta situación.

“Eso es lo peligroso, que hay muchas mujeres que se enferman pensando en que ellas tienen la culpa y no él. Yo soy culpable, por lo tanto yo provoco que él se enoje. Eso es lo primero que hay que tratar de despertar y decir ‘no soy la culpable, no me merezco esto, no lo voy a tolerar’”

Lagos: “¿Pudiste hablar con tus papás, pudiste contarles esta experiencia? ¿Cómo te aconsejaron, qué te dijeron?”

Hernández: “Sí. Mi mamá y mi papá lloraban, no lo podían creer. Ellos fueron después a denunciar, porque yo andaba sola en auto y les daba mucho miedo. Entonces hicieron que esta persona no pudiera acercarse de ninguna manera a mí.

“Y yo andaba con un primo que por mucho tiempo anduvo como mi copiloto, o él manejaba, porque hubo ocasiones en que esta persona trató de chocarme el auto. Entonces fue terrible.

“Lo vuelvo a pensar y al contarlo en televisión no crean que no estoy nerviosa, estoy muy nerviosa, porque no es parte de lo que yo siempre hablo. Nunca expongo mi vida. Es fuerte. Pero lo hago con la responsabilidad que me atañe para poder enviar este mensaje a muchas mujeres. Que se salven, que salgan de ahí, que no hayan más Antonias, que no hayan más Marías, Ximenas. Porque es terrible”