*

Glamorama
Fernando Godoy en una imagen tomada de la pantalla de Sigamos de Largo, en Canal 13, en diciembre de 2019.

“Yo tengo un lado toplero súper bueno. Está ahí…”: Fernando Godoy cuenta que revivió al vedeto El Zorro, que interpretó en Isla Paraíso, en despedida de soltera de una familiar

Autor: Fran Varela / 28 julio, 2020

“Yo tengo un lado toplero súper bueno, no lo descarto tampoco, es una carrera que no he botado todavía. Está ahí y es una posibilidad siempre”, dice Fernando Godoy.

El actor de las teleseries de Mega se contactó con Pijama Party, el espacio de Diana Bolocco y Martín Cárcamo emiten en vivo a través de instagram.

Uno de los temas tratados fue la intimidad sexual en medio de la cuarentena y cómo mantener el interés a pesar de la rutina y el estrés.

Diana Bolocco contó que se ha disfrazado de enfermera y “de Miss Universo… Ese disfraz es bacán, no lo tiene nadie…”

Luego la animadora le consultó a Godoy: “¿Y tú Fernando? Porque si hay algo que tú haces increíble, es bailar. ¿Te acuerdas que fuiste a Vértigo y me bailaste para mi despedida de soltera?”.

Entonces el intérprete habló de lo que llamó su “lado toplero”:

“Una vez, hacer un par de años, cuando yo estaba haciendo la teleserie Isla Paraíso (en Mega, entre 2018 y 2019, donde interpretó a Juan Luis Farías, que tenía como alter ego a un vedeto), que era medio iluso y todo, pero de repente le aparece una pega y el weón se convierte en toplero. Y se llamaba El Zorro en la teleserie.

“Yo leo los guiones, me sorprendo y todo, porque tengo una historia de toplero. Tengo historias de toplero de pendejo, de tiempos en que me regalaron mi primer colaless, porque era toplero de chico. Tengo una cantidad de fotos a poto pelado…

“Mis amigos siempre cachaban que yo me pegaba el topless, me regalaron un colaless.

“Entonces a mi me castigaban. Me recuerdo una vez que me castigaron y había un tecito con tíos. Los tíos estaban sentados en la mesa, yo puse la radio y me mando un topless. Estaba en segundo medio, me mando un toples y quedo a poto pelado, con la pirula pasando por arriba de la hallulla (risas).

“Mis tíos cagados de la risa, otras tías impactadas. Mi papá cagado de la risa, mi mamá enojada. La gracia era que yo buscaba que me dijeran ‘ándate, ándate’, y lo lograba.

“Pasa un tiempo y viene la despedida de soltera de la prima hermana de mi mujer, de la Ornella (Dalbosco, con quien es padre de una niña de dos años). No voy a decir el nombre de ella para no comprometerla, porque la Francesca es muy comprometida… (ríe).

“Llega la Ornella, porque son medias cagadas las primas, hicieron la vaca y nos les alcanzó para el toplero, ‘y no tenemos a nadie que nos baile’. Yo le dije ‘pucha, que mala suerte, da lo mismo’. Yo ni siquiera estaba invitado a la despedida del novio.

“Y me dice ‘es que te quería pedir un favor, ¿tú podrías bailar con El Zorro?’. Yo le digo ‘¿cómo?, ¿tú quieres que le baile a poto pelado frente a todas tus primas?’. ‘Sí, no tengo ningún problema, si son solo mis primas y mi cuñada’.

“Yo le digo ‘ya. Tú sabes que no tengo rollo con el cuerpo, tengo humor, no tengo ningún problema. Démosle’. Corta.

“Llego a la casa, esto en La Serena, escuchaba los gritos de fondo, me pasan una cerveza.

“Llegué como toplero. Me abrieron la puerta, me pasan una cerveza, entré, me pegué la emperifollada, me puse un aceite. También pedí cosas en el canal. Yo tenía el colaless negro, pero pedí las botas, el antifaz, la capa, todo.

“De repente me pongo en la puertita, atrás, estaban todas las primas, unas ocho, quizás un poco más, y le dicen ‘no te conseguimos toplero, pero esto te tenemos de regalo’. Le ponen un video de la escena de la teleserie, eso se funde y aparezco yo y todas gritando. Miro a la Ornella y le hago con mi cuchillo (ríe).

“Y me convertí, weón. Empiezo a mover la raja con todo, me creo el personaje y empiezo a pasar una por una ¡y pah, pah!

“Imagínate cuando agarré a la Ornella, la subí, la bajé, la di vuelta, la tire para arriba, para abajo… (Bolocco y Cárcamo ríen a carcajadas). Bailé de arriba para abajo, a la novia también, le pasé los cachetes por la cara. Además eran las primas poh, yo no estaba trabajando, no me estaban pagando”

Bolocco: “¿No te pagaron el radiotaxi, ni una cuestión?”

Godoy: “Me pagaron el Uber. Termina el baile y me despido entre cagadas de la risa y con cara impactada, porque había sido un poco potente. Todas dijeron ‘ah, que divertido’, pero El Zorro venía cargado, papá.

“Termino y sale la Ornella: ‘Mi amor, lo hiciste la raja, te amo’. Una weá muy rara, ‘te amo’ y yo a poto pelado, tiritando. ‘¿En serio?’. Con la adrenalina, como soy yo. ‘Sí mi amor, ¿quieres pasar a despedirte?’. ‘¡¿Cómo se te ocurre que voy a pasar a despedirme ahora a poto pelado? Chao, muchas gracias. Chao, que te vaya bien prima. Pídeme el Uber y me voy’ (muchas risas).

“Me subí, me limpié con baby wipes, porque más encima me eché un aceite que me quedó como una semana en el cuerpo. Los cachetes del poto toda una semana así rozando raro.

“Y me fui y el Uber me dice ‘hola, un gusto conocerte. Oye, muy buena la weá del Zorro’. Y yo le cuento que lo acabo de hacer. Hasta el día de hoy soy amigo de ese taxista, porque nos fuimos conversando. Le dije ‘date unas vueltas más’, porque yo estaba hiperventilado, le había pasado el poto por la cara a todas mis primas”.