*

Glamorama
Las protagonistas de Adrenalina en una foto promocional de 1996.

“Fue asqueroso. Fue una censura, un corte y una ordinariez lo que se hizo…”: el autor de Adrenalina, Pablo Illanes, recuerda escena que fue sacada de la clásica teleserie

Autor: C. Z. / 8 agosto, 2020

Pablo Illanes escribió Adrenalina cuando tenía 23 años. La teleserie que se estrenó en 1996 en Canal 13 se convirtió en un clásico del género en Chile y en su momento generó una fuerte polémica debido a la censura que sufrió la historia.

“Fue asqueroso. Fue una censura, un corte y una ordinariez lo que se hizo”, recuerda hoy Illanes, convertido en uno de los escritores de televisión y cine más destacados.

El periodista de 47 años hizo un recorrido de su trayectoria en una entrevista emitida a través del podcast Impacto en el Rostro. Estas fueron parte de sus palabras sobre Adrenalina:

Pablo Illanes: “(La censura) Fue una de las cuestiones más desagradables que me tocó. Pero también, mirándola con la distancia, porque en ese momento no me percaté de lo que estaba ocurriendo, las implicancias que iba a tener y las cabezas que iban a correr después de lo que había ocurrido.

“Ni siquiera tenía conciencia de estar escribiendo una teleserie en ese momento. Era todo muy intuitivo. No había tomado ningún curso de guion, por lo que tenía esta inseguridad sobre si iba a terminar la teleserie. No tenía la certeza, era todo ensayo y error, todo el tiempo.

“Y de pronto se empezó a complejizar el trabajo de escritura porque todo era prohibido. Había una especie de muralla frente a lo que yo escribía, no solamente por lo sexual, que era lo más lógico, porque era una teleserie de las 20 horas, hoy día existirían los mismos problemas, sino que era inevitable, y parte de la teleserie, que era la relación entre padres e hijos, particularmente la insolencia que tenían algunos personajes jóvenes con sus padres. Ese fue el germen.

“De a poco ese germen comenzó a contaminar toda la teleserie. Todos los momentos de la teleserie eran o violentos o agresivos, o daban cuenta de una juventud que no queríamos ver. Esto estaba ocurriendo muy cerca de un concepto muy asqueroso de esa época, que era la ‘crisis moral’. A un cura se le ocurrió decir que la juventud vivía una ‘crisis moral’. Esto (la telenovela) fue unos tres años después, algo así. Estaban lo resabios todavía de este concepto. Existían todavía Los Legionarios de Cristo, que eran los principales protagonistas de las protestas en contra de la teleserie. Fue muy desagradable.

“Era tanto que yo iba a almorzar a un restaurant con gente del equipo y de repente una madre me empezaba a agarrar a chuchadas porque su hija le había respondido el día anterior, o insolencia, algo así. Ese tipo de malos ratos.

“Y particularmente tenía que ver con una crítica generalizada de cómo Canal 13 puede poner en pantalla una teleserie con este nivel, ni siquiera de sexo, sino de una actitud más que nada, una atmósfera de desparpajo, desfachatez, que tiene mucho que ver con la teleserie que quería hacer en ese minuto. Era una teleserie de esas características, inspirada en el cine de John Waters, como desfachatada, colorida. En ese sentido Ricardo Vicuña (director de Adrenalina) también agarró eso y lo extrapoló.

“Entonces la teleserie quedó muy, muy al chancho, para bien digo yo, no para mal. Y claro, pasó lo que pasó. Y como lo enfrenté fue de la peor manera posible. No fue una forma muy correcta de hacerlo, porque en un momento me pillaron volando bajo un periodista y salí pelando al Canal 13 directamente. He visto con el tiempo que podía haber hecho lo mismo de una manera un poco más respetuosa, porque lo que estaba pasando era súper serio. La forma de enfrentarlo que tuve yo no fue la más seria que encontré.

“Pero claro, tenía 23 años y literalmente me pilló un periodista volando bajo. Se me hizo la amiga, porque era una niña, y me dijo ‘hola, ¿cómo estai?’. Y además yo era periodista, entonces conocía a harta gente del espectáculo. Bueno, fue eso. Pero en general fue una instancia muy desagradable.

“La secretaria de la dirección ejecutiva, ni siquiera la directora ejecutiva, la secretaria me retó. Me dijo ‘el único que queda mal con esto eres tú’. Yo me sentí pésimo, pedí disculpas, nunca más volví a hablar del tema, porque fue muy desagradable. Pero después, con el tiempo, me sentí mejor.

“Y todo detonó por una escena que a mí me interesaba mucho, que era una pelea entre los dos clanes rivales de Adrenalina, que eran el de ‘Billy’ y el otro de ‘Fabián’, que se enfrentaban en un mirador en La Pirámide. Y era una escena inspirada en Rebelde sin Causa. Tenía toda una paja detrás, un contexto y eso fue lo que cortaron. Pero cortaron cinco minutos y no se entendía nada de lo que pasaba. Y eso fue lo que me molestó.

“Ahí fue que me pilló la periodista volando bajo y lo que pasó después. Pero en general fue asqueroso. Fue una censura, un corte y una ordinariez lo que se hizo. Nadie se responsabilizaba. O sea, aquí no había nadie que se atreviera del canal, de planta, a decir ‘no, esto no puede ser’, o ‘contemos por último…’ Pensé en un momento contar esto de otra manera, para evitar estas cosas, pero ni siquiera ellos mismos sabían a lo que le tenían miedo.

“No me gusta dedicarle mucho tiempo a mirar hacia atrás, no me gusta dedicarle mucho tiempo a la nostalgia, lo encuentro inútil, no me convence mucho. Cuando cumplió 20 años la teleserie hice una obra de teatro, Las Reinas de la Noche, con las cuatro protagonistas, y en algún momento tuve la posibilidad de hacer un remake.

“Pero la verdad es que el ego uno trata de aprender a controlarlo, en la medida de lo posible, tratando de sostenerse con gente que te quiere y que te puede aterrizar y decir ‘oye, bájale un poco’. Porque de repente, sobre todo cuando estas trabajando con ficción todo el tiempo, se te arranca un poco la moto. A mí sobre todo se me arranca de vez en cuando, pero por suerte tengo familias y amigos que se encargan de aterrizarme.

“Adrenalina ha envejecido bien porque fue una teleserie extrema para su época, que no se parecía a otras en ese momento y que, a la larga, se construía sobre su propio molde. Esas son las teleseries que trascienden. He escrito algunas de esas y también de las otras, que no trascienden, y creo que las que trascienden construyen un lenguaje, construyen un universo”.