*

Glamorama
Jorge Zabaleta y Francisca Allende en una foto en un evento del año 2017, de la agencia Dos Alas.

“Mi amor, ¿tienes todo pasado a mi nombre en caso de que a ti te pase algo…?”, le pregunta la esposa a Jorge Zabaleta durante transmisión en vivo

Autor: C. Z. / 13 agosto, 2020

Esta semana el programa Socios estrenó su tercera temporada. El espacio de Instagram Live conducido por Pancho Saavedra, y que tiene de panelistas estables a Jorge Zabaleta, Stefan Kramer y Pedro Ruminot volvió con nuevas secciones.

Una de ellas es el “detector de mentiras”. Para eso usaron una máquina, que se vende como juego de casa, donde una persona pone su mano y revela si “miente o dice la verdad” sobre algún tema. Si es mentira, le da una pequeña descarga de electroshock.

Este miércoles, Saavedra y Zabaleta jugaron con la máquina. Ambos se hicieron preguntas que iban desde el ámbito profesional al íntimo. Luego comenzaron a cantar el tema Querida, de Juan Gabriel.

En medio de esto, Francisca Allende, esposa de Zabaleta, irrumpió en la transmisión detrás de cámara:

Francisca Allende, fuera de cámara: “¿Por qué me llamas?”

Pancho Saavedra: “¿Pancha?”

Allende: “¿Sí?”

Saavedra: “Un beso… Linda”

Allende: “Escucho ‘Querida’, vengo y se calla… Seré yo, me imagino, ¿cierto? No tendrá otra ‘Querida’”

Jorge Zabaleta: “No. La máquina dijo que no, por lo menos”

Allende: “Más te vale”

Zabaleta: “La máquina dijo que no. Ahí está”

Muestra la máquina.

Zabaleta: “Y si esta máquina, hecha en Japón, por científicos…”

Saavedra: “Pancha, quédate ahí… Pancha, ¿estás ahí?”

Allende: “Sí”

Saavedra: “Ya. Que prenda la máquina. Dile que prenda la máquina y que ponga los dedos”

Allende: “Prende la máquina”

Saavedra: “Ya, pon los dedos”

Zabaleta pone su mano en la máquina.

Saavedra: “Pancha, este es el ‘detector de mentiras’”

Allende: “Ya. ¿Quién pone la máquina, o sea, los dedos?”

Saavedra: “Ya. Entonces, tiene que prender la máquina. ¿La prendiste?”

Allende: “Eso me gustó”

Zabaleta tiene problemas con la máquina.

Zabaleta: “Pucha… Son intrusas las mujeres”

Allende: “Pero si ahí dice ‘hay que prender la máquina’. La prendiste”

Zabaleta: “No, eso es ‘start’. No ‘on, off’. Es ‘start, stop’”

Allende: “Pero si dice ‘on’ ahí”

Saavedra: “Ya. Ahora le vamos a preguntar. Pancha, ¿qué quieres preguntarle tú?”

Allende: “Mi amor, ¿tienes todo pasado a mi nombre en caso de que a ti te pase algo?”

Zabaleta: “Obvio… Todo”

Saavedra: “Aprieta. Veamos. Dale ‘start’”

Zabaleta pone su mano en la máquina y aprieta el botón de inicio. Suena la música de la película Tiburón.

Zabaleta: “¿Por qué suena como Tiburón, weón…? Todo mi amor”

Allende: “Se está demorando…”

La máquina muestra una luz roja y le da un shock eléctrico a Zabaleta.

Zabaleta: “¡Ah, conchemutadre!”

Lanza la máquina.

Allende: “¿Te dio la corriente? ¿Verdad que te dio la corriente?”

Zabaleta y Saavedra ríen.

Zabaleta: “Sí. Pero si te da la corriente…”

Allende: “Mentiste, mentiste… Te dio la corriente porque mentiste”

Saavedra: “Sí, te mintió”

Zabaleta: “Si me dio la corriente es porque es cierto”

Allende: “No”

Zabaleta: “Ya, pon la mano”

Allende: “No. Yo no. Este programa es tuyo. A mí no. Eso tiene otro precio”

Zabaleta: “Pon la mano aquí”

Allende: “Me va a dar la corriente”

Zabaleta: “¡Pon la mano, hombre!”

Saavedra: “Jorge, es tu señora”

Zabaleta: “Pon la mano”

Saavedra: “Pregúntale”

Allende pone la mano en la máquina.

Zabaleta: “Francisca, cuando nos conocimos, ¿me mentiste cuando dijiste que eras virgen?”

Allende: “Sí”

Saavedra y Zabaleta ríen.