*

Glamorama
Luis Jara en una foto que compartió en su instagram @luisjaraoficial a fines de agosto.

Lucho Jara: “Si el canal me quiere mandar a hacer un móvil, yo soy un empleado de Mega, lo cumplo y no me creo el cuento…”

Autor: Equipo Glamorama / 27 septiembre, 2020

“A mí me encantaría sentarme en un sillón con una persona y que te cuente una buena historia. Punto. Y con una persona que con una guitarra me cante una buena canción. Si eso se da, yo soy feliz. De lo otro, yo ya lo tuve”.

Esta es parte de la reflexión de Luis Jara en un 2020 en que salió de la pantalla de Mega, donde coanimaba Mucho Gusto, y ha vivido la cuarentena por el covid.

El cantante y conductor de 54 años se contactó, hace más de un mes, con el espacio Siempre Mamá, que María Luisa Godoy emite en vivo a través del instagram @marigodoyibanez.

El rostro televisivo habló de su salida del matinal y la relación con sus padres, ambos ya fallecidos. También se refirió en detalle a la emergencia médica que vivió durante el verano pasado y por la cual debió ser operado de urgencia. “El doctor me dice ‘¿qué música quieres escuchar (durante la operación)?’. ‘La mía, obvio…’”, fue parte de su relato.

En tanto, esta fue su reflexión con respecto a su situación actual en televisión:

“Yo conversaba con una periodista, me preguntaba y me ponía la palabra ‘estelar’. Me sonó tan rimbombante. Yo debo reconocer que mi carrera como animador ha sido preciosa, he tenido hasta un estelar con mi nombre, que es una cuestión impensable.

“El otro día me mandó un amigo un DVD, yo cantando a dúo con Ricky Martin, bailando con Chayanne, una cuestión que si yo lo hubiera soñado no lo hubiera creído. Bueno, ya pasó, todos estos grandes estelares llenos de luces.

“Pero si tú me preguntas hoy día, yo creo que eso ya no va a volver y encuentro que está bien que no vuelva porque tenemos que volver a lo simple. Yo ahora estoy en el living de mi casa, atrás tengo un piano, no sé si lo ves, y yo quiero un programa en el living de mi casa. Dos sillones, una cámara, una conversación como esta. Porque no hay nada que se compare o no hay nada mejor que una buena historia, y está lleno de buenas historias.

“Incluso hay historias que no son conocidas y no tienen necesidad de ir a buscar un artista. Que, ojo, siempre escuchar una linda canción cantada desde el alma se reconoce como un buen momento. Pero hoy día si tú me pones dos sillones y una cámara yo soy feliz. Mira, yo soy empleado del canal, el canal me paga un sueldo, yo soy feliz si me hacen trabajar, porque a mí me gusta trabajar.

“El canal sabe que estoy a disposición, si el canal me quiere mandar a hacer un móvil, yo soy un empleado de Mega, lo cumplo y no me creo el cuento. Mucha gente cree que sí, pero no me creo el cuento, yo voy a todas.

“Pero genero valor en las cosas que hago bien y a mí me gusta conversar. Me gustaría hacerlo en el horario que quieran, el domingo, en la mañana, en la tarde, me da lo mismo.

“Yo hacía un programa muy bonito en Chilevisión el año 96 y lo que cubre atrás, el forro, tenía unos sacos de harina. Teníamos un programa de conversación que tenía unos sacos de forro, porque no había presupuesto. Y gracias a ese espacio de conversación con esos sacos de harina yo estoy hoy día, 25 años después, siendo un comunicador con 25 años de experiencia, habiendo pasado por una extraordinaria gama de programas de televisión.

“Entonces hoy día en un Chile distinto, pero en un país que quiere cambios estructurales, en una juventud exigente, demandante. A mí me encantaría sentarme en un sillón con una persona y que te cuente una buena historia. Punto. Y con una persona que con una guitarra me cante una buena canción. Si eso se da, yo soy feliz. De lo otro, yo ya lo tuve”.