*

Glamorama
Martín Cárcamo y Kika Silva en imágenes tomadas de pantalla del live que realizaron por instagram.

Martín Cárcamo: “¿Eres relajada en términos sexuales?. Kika Silva: “Soy una persona de pocas parejas…”

Autor: Fran Varela / 15 septiembre, 2020

“He tenido pocas parejas quizás como de más intimidad. Entonces me he dado cuenta de que prefiero quizás tener menos parejas”, cuenta Kika Silva.

La figura televisiva de 28 años se contactó la semana pasada con Almorzando con el Rubio, espacio que Martín Carcamo emite en vivo a través de Instagram.

Silva habló sobre cómo ha sido su cuarentena, de su soltería y sobre los prejuicios que vivió en el colegio por dedicarse al modelaje.

Cárcamo también le preguntó por aspectos más personales:

Martín Cárcamo: “¿Cómo eres cuando te enamoras?”

Kika Silva: “Soy una pareja te juro que la raja Martín (ríe). Pero en serio. Porque soy entregada a concho, soy muy confiable, de repente llego a ser medio lesa de lo confiable, no tengo secretos. Soy muy cariñosa, soy entregada, soy muy preocupada por la otra persona. De verdad que yo siento que soy una muy buena pareja”

Cárcamo: “¿Cómo te gustan los hombres físicamente?”

Silva: “Me gustan los deportistas. Pero me he llevado sorpresas últimamente y no tengo un prototipo físico como muy fijo. He tenido distintos gustos, pero siempre voy a preferir a alguien deportista, más tonificado, más fit.

“Pero porque también va ligado con la otra parte. Para mí un hombre que no haga deporte se me fue lo atractivo. Para mi atractivo es un hombre que haga deporte, y no que haga deporte de inflarse, levantar pesas y estar hinchado, sino que haga deporte de verdad. Que tenga un estilo de vida que le gusté el deporte”

Cárcamo: “Y en términos de personalidad, ¿cómo te gustan los hombres?”

Silva: “Hoy día te puedo decir que lo que más me gusta es que tenga confianza en sí mismo. Un hombre seguro yo creo que hoy día es lo que más busco. También me gusta que se preocupen de mí.

“No que esté pegado 24/7, porque yo también hago muchas cosas, entonces no me da para estar todo el día encima. Pero sí que se preocupe, que de repente me invite a comer, que me regalonee, que se preocupe de mí.

“Me gusta que se preocupen, como yo también soy muy preocupada por la otra persona”

Cárcamo: “¿Qué te mata la pasión automáticamente?”

Silva: “Que no haga deporte. Automático. Algo que tampoco me gusta mucho es cuando comen poco. A mí me gusta sentarme a gozar la comida, donde sea, entonces alguien que goce la comida conmigo es mi mejor panorama. Y que le guste el vino también”

Cárcamo: “Y términos sensoriales, sensuales, sexuales, ¿qué te mata las pasiones?”

Silva: “No sé. No tengo tampoco algo fijo. No sé, te mentiría”

Cárcamo: “¿Eres relajada en términos sexuales? ¿Sientes que fluyes tranquilamente o te costó llegar a eso?”

Silva: “No, soy más… No soy conservadora. Para nada. Pero soy igual bastante reservada. Soy como bien relajada en términos de estamos acá conversando, no estoy ni ahí, te abrazo, te puedo hacer un koala. Pero ya en términos de intimidad soy mucho más reservada la verdad. Bastante.

“He tenido pocas parejas quizás como de más intimidad. Entonces me he dado cuenta de que prefiero quizás tener menos parejas. O soy una persona que no sé, hoy día estoy soltera y puede que el día de mañana me enamore perdidamente. Pero he sido una persona de pocas parejas”

Cárcamo: “Pero al mismo tiempo tú eres bien de tacto, eres relajada en ese sentido. O sea, abrazo, beso, de mucho amigo hombre, mujeres, todo. Ni un rollo”

Silva: “Sí, pero cuando quiero. También es divertido, el otro día me pasó, voy a contar una historia con mi vecindad. El otro día estábamos tomándonos unos tragos y me comentaron mis vecinos ‘oye, tú eres igual como fría’.

“Me cuesta igual de repente. Quizás soy media bipolar con respecto a ese tema. Porque no es que sea fría, pero tampoco soy relajada. Es como cuando quiero, parece”

Cárcamo: “De repente un abrazo que le estás dando a una persona que puede ser de amistad, el otro lo puede tomar de otra forma. ¿Te ha pasado?”

Silva: “Sí, ahí yo te diría que me pongo media tiesa, media chúcara. En términos de amistad no tengo ningún problema en ser súper cariñosa. Pero en términos de pareja soy más cuática, más fría”.