*

Glamorama
Yazmín Valdés junto a Andrés Gil en una foto de hace 14 años que subió a Instagram.

Yazmín Vásquez contó la historia de su primer embarazo: “Me volví loca. Qué terrible. Me largué a llorar. Debo haber estado llorando 3 horas. Y él (su pareja) me decía ‘pero si yo te amo, voy a aperrar contigo’”

Autor: C. Z. / 24 septiembre, 2020

Yazmín Valdés fue la invitada de esta semana a programa Almorzando con el Rubio, el programa web que conduce Martín Cárcamo y emite por Instagram Live.

La panelista del programa Milf se refirió a aspectos de su vida y su matrimonio con Andrés Gil, con quien tiene dos hijos.

Uno de los momentos destacados fue cuando se refirió a uno de sus embarazos. Yazmín aseguró que fue sorpresivo, porque en ese tiempo no quería tener hijos. Vásquez relató la historia en el programa de Cárcamo:

Yazmín Vásquez: “Cacha, domingo 7. Voy al cumpleaños de Pato Sotomayor, sábado en la noche. Y estoy con la Vero Díaz, una periodista que trabajó en el 13, no sé si la cachai… Y le digo ‘oye, verito, me duelen tantos las pechugas’, ‘ah, no, weona, estai embarazada’. Te juro que quedé craquelada. Le digo ‘estai loca, imposible’.

“Y me quedó dando vueltas. Al otro día le digo a Andrés (su pareja), ‘oye, ¿sabí qué? Capaz que estoy embarazada’, ‘no’, me dijo, ‘imposible’. Y le digo ‘pucha, ¿es que sabí qué? Me duelen demasiado las pechugas. Nunca había sentido ese dolor’. Porque hay gente que, cuando le llega la regla, siente como dolores, pero yo nada, nunca nada.

“Y le digo ‘por qué no te comprai un test y me lo hago’. Y me dice ‘ya’. Me lo dice ahora y fue como un relajo, porque jamás pensé que iba a estar embarazada. Y llega un domingo 7 con el test, pah, me lo pasa y le digo ‘lo voy a dejar en el baño, porque tengo arcadas, tengo miedo de ir a verlo’. ‘Ay, que le poní color. Yo voy’.

“Y no salía más del baño. Y le digo ‘¿estai bien?’, y me dice ‘no, ven’… Y yo veo esto y le digo ‘no, no, esta weá está mala, está mala de verdad’. Le dije ‘no, está malo’. Estaba como desmayándome. Entonces me dice ‘¿tú creí que está malo?’, ‘pero 100%. Anda y cómprate otro’. Va urgido. Vuelve. Lo compra. Lo hacemos. Weeón, lo vemos los dos y me dice ‘estai embarazada…’.

“Le digo ‘no, no, esto no puede ser’, pucha, sorry, pero yo no puedo, no, no, ¡no!’. Weón, me volví loca. Qué terrible. Me largué a llorar. Debo haber estado llorando 3 horas. Y él me decía ‘pero si yo te amo, voy a aperrar contigo’, ‘no, no, no, es que yo no puedo tener un hijo contigo, si llevamos 5 meses pololeando. Nadie sabe lo que va a pasar’. ‘bueno, regálamelo a mí’, me decía. ‘¿Cómo te lo voy a dar? Si lo tengo que tener adentro de la guata’.

“Cuento corto. Me quedé dormida llorando. Yo, cacha la estupidez, tenía miedo de decirle a mis papás que había quedado embarazada sin estar casada…’”

Martín Carcamo: “A los 32 años”

Vásquez: “Además poh, vieja. Despierto al otro día y Andrés, maduro, lindo mi marido, me dice ‘¿sabí qué? Yo voy a ir a hablar con tus papás a Villarrica, porque si a ti te llega a pasar algo, tus papás no me lo vanan perdonar nunca. Entonces el próximo fin de semana nos vamos.

“Yo llamo a mi mamá. Weón, se los había presentado una vez. Lo había traído para año nuevo. La primera vez lo vieron para el Año Nuevo. Y domigno 7 de febrero lo vieron para decirles que íbamos a ser papás.

“Entonces partimos en el auto. Yo ‘ya, ¿cómo les vas a decir?, ¿qué le vai a decir?’. Me dijo ‘bájate, no te soporto, déjame, voy a llegar allá y voy a ver cómo le digo. Llegamos y mis papás durmiendo, porque nos perdimos. Me equivoqué de nervios. Le digo ‘métete por acá’, y nos metimos por la sexta faja. Nada que ver. La cosa es que llegamos a las 3 de la mañana y no los alcanzamos a ver. Y ahora había que esperar hasta el otro día.

“Cuando nos despertamos, mis papás se habían ido a trabajar. Había que esperar hasta la hora de almuerzo. Y le digo a mi hermano que aparece en la casa. ‘Oye, te quiero decir algo, hermano. Me van a matar mis papás. Estoy embarazada’. ‘Te van a matar’, me dice. ‘Pero cómo me dices eso’. Y me dice ‘no, se van a enojar’, ‘weón, no’. Llegan mis papás, estamos en el almuerzo, yo transpirando helado, no podía comer, ¿por qué Andrés no les dice rápido’.

“En un minuto le pego una patada. Y les digo a mis papás ‘nosotros queremos hablar con ustedes’. Y qué tristes. Mis papás tenían una sonrisa tan grande porque juraban que Andrés me iba a pedir matrimonio. Estoy segura que juraban que me iba a casar. Y Andrés, tierno, ‘quiero contarles que yo estoy enamorado de su hija y nos hubiera gustado que esto hubiera sido al revés, yo pedirle matrimonio, pero se nos adelantó y vamos a tener una guagua’.

“Mi papá se deformó un poco. No fue pesado, pero lo vi triste. Mi mamá, que nunca lo esperé, gritó ‘¡eh, por fin voy a ser abuela!’. Yo creo que ella distendió ese momento. Mi papá se largó a llorar casi como abuelo. Y me dijo ‘felicidades’.

“En ese minuto, me salió así la guata. Había estado con la guata plana y del relajo me salió guata. Y empezó a llegar mi familia. ‘Oh, feliciten a la Yazmín, que está embarazada’, ‘¿de quién?’, decía, ‘de él’. Nadie conocía a Andrés. Qué vergüenza. Desconocido para la familia. Pero se dio y todos lo empezaron a querer”.