*

Glamorama
Gepe en una foto de archivo de Agencia Uno de 2014.

“A los tres o cuatro años algún tío me puso unos tarros de leche y yo los empezaba a aporrear…”: los orígenes musicales de Gepe

Autor: Equipo Glamorama / 26 octubre, 2020

“A los tres o cuatro años algún tío me puso unos tarros de leche y yo los empezaba a aporrear. Y así fue como de tanto meter bulla con eso tuve la suerte de que mis papás, si no me equivoco a los cinco años, en Navidad, me regalaron una batería pequeñita para cabro chico y no he parado hasta el día de hoy”.

Con estas palabras Gepe comenzó a relatar los orígenes de su vocación por la música.

El cantante de 39 años fue invitado, hace tres semanas, al espacio que Angélica Castro emite en vivo por Instagram donde se refirió a la cuarentena y a los conciertos online, entre otros temas.

También compartió su historia de amor con su esposa la diseñadora industrial María Cecilia Huerta Pagliero. “Nunca pensé que me iba a casar… Si yo soy artista, soy un bohemio, soy un loco”, afirmó.

En tanto, sobre sus comienzos musicales agregó:

“Tú dices que soy multi-instrumentista, pero realmente lo que yo soy es baterista y el resto lo hago porque me dan ganas de hacer canciones”

Angélica Castro: “¿En qué momento de tu adolescencia dices ‘lo mío es la música, quiero dedicarme profesionalmente’?”

Gepe: “Yo creo que siempre lo supe, desde muy pequeño, desde el momento en que te comenté que llegó esa batería, pero siempre lo mantuve en secreto por una cosa cultural, no tengo por qué echarle la culpa a mi familia ni mucho menos.

“En mi entorno más cercano no se aceptaba la realidad de un músico. Siempre la realidad de un músico era algo que solo tenía que ser un hobby. Entonces me quedé bien callado e hice ese trabajo de ‘ok, voy a seguir hacia adelante y no les voy a decir nada’. Pero siempre tuve no sé si la suerte, pero ocurrió que nunca me fue mal en el colegio ni en la universidad y de repente ¡pah!, salió lo de la música. Le eché mucha leña a ese fuego para que finalmente se armara un fogón gigante.

“Nunca dejé de trabajar. Nunca de dejé de tocar en bandas que me invitaba mi primo grandote de por allá, el vecino de por acá. Nunca dejé de tocar y de pronto algo funcionó, empezó a funcionar un poquito más y así”

Castro: “¿Y en qué momento Daniel Riveros pasa a ser Gepe?”

Gepe: “Prefiero los nombres de fantasía porque los nombres como Daniel Riveros, qué sé yo, son muy largos y son como que estuvieran pasando la lista en el colegio. ‘Daniel Riveros’. ‘Presente’.

“Además de que todo esto era un trabajo secreto, entonces tenía sentido tener un nombre de fantasía. Y así Gepe se me ocurrió porque había una cajita de diapositivas de una marca belga, yo no sé cómo esa caja llegó a mi casa, y decía ‘gepe’, y dije ‘¿sabes qué más? Me voy a llamar Gepe. Y punto’.

“Y así hasta el día todo el mundo me llama Gepe, mis amigos, hasta en mi familia. Quedó. Pero no es nada más que eso, un acto de arrebato, digámoslo así, de encontrar un nombre”.