*

Glamorama
Jean Philippe Cretton en una foto que compartió en su Instagram @jpcrettino

“Antes estaba en un estado de descontrol, rockstar…”: Jean Philippe Cretton cuenta cómo dejó la carne, el cigarro y bajó 15 kilos

Autor: C. Z. / 7 octubre, 2020

“Desde la época que empecé a cerrar la boca y a trabajar de otra manera bajé 15 kilos. Antes estaba en un estado de descontrol, rockstar”, contó Jean Philippe Cretton.

El animador de Chilevisión se contactó con Giancarlo Petaccia a través de una transmisión en vivo por instagram para hablar de hábitos alimenticios.

Petaccia reside desde 2017 en Miami, donde comenzó una carrera como “health coach” y ayuda a bajar de peso de manera saludable.

Este fue parte del relato de Cretton sobre su proceso alimenticio:

“Un año y medio sin comer nada de carnes rojas. Eso sí, nunca dejé de comer pollo o pescado, pero las carnes rojas las corté de cuajo. Y fue una mixtura de tratar de ayudar o aportar un granito de arena a todo lo que significa el cambio climático, pero también por una cuestión mucho más de sensación, que fue que me empezó a caer mal la carne. Me caía pesado, no me hacía dormir bien. La solté. Ahora hice la excepción (se refiere a que visitó a sus padres en el sur y realizaron un asado).

“Lo mío no es un activismo, no es ‘yo soy vegetariano’. Básicamente no la comía porque podía evitarla, y fue algo muy parecido a lo que me pasó con el cigarro. En algún momento, hace ya cuatro años aproximadamente, me fui a comprar una cajetilla. Yo fumaba en esa época, bastante. Entonces me fui a comprar una cajetilla y digo ‘¿sabí qué?’, a la señora que me vende la cajetilla, ‘parece que no voy a fumar más’.

“Y empezó a pasar un día, dos días, tres días y me iba desafiando. Y después del día seis o siete pésimo. Pero de ahí en adelante dije ‘no necesito más el pucho’. Y con la carne me pasó igual, fue ‘no necesito comer carne’, más allá de esta heterosexualidad que tenemos acá en Chile que es como ‘¡come carne, toma piscola!, ¡guah!’. Como que si no comes carne no pasa nada, no es tan terrible tampoco.

“Lo mío nunca fue tan radical. Además soy seco para las legumbres, mi proteína siempre la he tenido. Independiente de que no tengo un rigor como de ‘a las cuatro de la tarde dos rebanadas de jamón’, eso nunca lo he podido hacer, pero sí trato de comer lo más sano posible. Y si en algún momento hay que darse un gustito, como lo hice con la plateada de mi viejo, o si hay una torta rica y estás en Frutillar, démosle porque estamos en Frutillar. Pero en general trato de cuidarme.

“Hubo una época que fui flaco mentiroso. Desde la época que empecé a cerrar la boca y a trabajar de otra manera bajé 15 kilos. Antes estaba en un estado de descontrol, rockstar. Si llegaba de algún lugar a las 2 ó 3 de la mañana y si tenía hambre me podía hacer unos fideos y me comía los fideos a esa hora. Mucho trago, muy descontrolado, muy propio de algún tipo de edad.

“Y después me empecé a sentir mal porque no era una cuestión estética, era de sentirse pesado. Coincidió también con el nacimiento de mi hija, ahí me pegué una chantada importante. La primera etapa fue muy heavy porque dejé de tomar radicalmente y además empecé a hacer un batido verde en la mañana. Después comía proteínas con ensaladas al almuerzo y proteínas con ensaladas a la once y así empecé a bajar y bajar.

“No fue un cambio abrupto, fueron tres años en los que estuve bajando. Fue una cuestión súper descansada en la cual mi cuerpo se fue acomodando a lo nuevo, donde hubo cosas que me empezaron a caer mal y otras cosas que me empezaron a hacer bien. No fue una dieta como para bajar 8 kilos en un mes. Era más relajado”.