*

Glamorama
Monty Torreny y Juan Pablo Villagra en una foto de archivo tomada de la web,

“Dijo que no se atrevía a pedirme matrimonio porque sabía que le iba a decir que no…”: los siete años de pololeo puertas afuera de Monty Torrent

Autor: Equipo Glamorama / 16 octubre, 2020

“Está bien corazón. Contenta”, contó Monty Torrent en El Aperitivo, espacio que se emite en vivo por instagram.

La figura televisiva se refirió a temas como su amor por el baile, su estada en Mekano y sus últimos pasos profesionales. Hoy es figura de Así Somos, en La Red.

En tanto, también fue consultada por el aspecto sentimental. En 2016 Torrent habló en televisión de su pololeo con Juan Pablo Villagra, creador de la página de Facebook Es de Roto:

Jordi Castell, anfitrión del espacio: “¿Pololo largo o pololo corto?”

Monty Torrent: “Largo ya poh, llevamos siete años”

Castell: “Eso es un marido”

Torrent: “Sí, pero es pololo”

Castell: “¿Supongo que vive contigo?”

Torrent: “No, no vive conmigo. Aquí te vas a reír. Si fuera por él… Ya se aburrió de decirme que fuéramos a vivir juntos, ya tiró la esponja. De matrimonio, ya la última vez dijo que no se atrevía a pedirme matrimonio porque sabía que le iba a decir que no. Y obviamente si fuera por él ya tendríamos siete hijos y todo eso, pero en verdad yo no quiero, al menos por ahora. Así que en eso está mi relación”

Castell: “Si te tira anillo, ¿se lo devuelves?”

Torrent: “No sé si se lo devuelvo, pero él sabe que no es el momento. No sé en verdad, pero si lo hace… Que no me vea. Pero me  ha tenido mucho paciencia”

Castell: “Después de siete años, yo entiendo que no te quieras casar y está bien, pero váyanse a vivir juntos como para echar a andar la máquina”

Torrent: “No, si entiendo. Pero en realidad nos llevamos bien, tenemos este estilo de vida cada uno en su casa. Nos vemos harto, mi mamá lo adora y todo bien, pero siento que ha funcionado bien la relación así. El problema soy yo, yo soy muy independiente. Soy poco de sentir que alguien depende de mí, tengo ese rollo todavía. Irme a vivir con él significa llevar una casa, cumplir horario, sacar la basura, lavar la ropa, y si yo no quiero hacer la cama no la hago.

“Entonces todavía no supero esa etapa de que en algún minuto tengo que ser más responsable en ese sentido. Porque yo profesionalmente soy súper responsable, pero soy súper inmadura en lo emocional, en la relación. Sí, soy inmadura, lo reconozco. Me da un poco de miedo dar ese paso, porque siento que una parte de mí va a morir.

“Él sabe todo lo que te estoy contando y a la gente que nos ve, él lo sabe y hasta tiramos la talla. Pero él lo entiende y todo a su momento. Además nos hemos dedicado a hacer otras cosas, hemos viajado harto. Entonces yo le digo ‘en vez de gastar plata en una casa…’ Yo ahora vivo con mi mamá y mi hermano, y él estuvo también muchos años viviendo con sus papás y ahora vive con unos amigos, son cuatro amigos que viven juntos, ni te explico esa casa.

“Entonces yo le digo ‘aprovechemos de disfrutar, hagamos otras cosas, viajemos y después vamos viendo cómo se va dando la vida’. Pero siento que no estoy preparada para ese paso, para empezar una vida de pareja así formal, porque irse a vivir con alguien es una formalidad enorme”.