*

Glamorama
Eli de Caso en Vértigo, Canal 13, en 2013, en una foto de Agencia Uno.

Eli de Caso: “Yo estaba enamorada de Jesús. Jesús era mi ídolo… Quería ser monja y casarme con él”

Autor: Equipo Glamorama / 19 octubre, 2020

“¿Mito o verdad? El sueño de Eli de Caso fue ser monja, pero su cuerpo no lo permitió”, le preguntó Maly Jorquiera a Eli de Caso.

La figura televisiva se contactó, hace un mes, con Sigamos de Largo, late de Canal 13 donde entregó una importante reflexión sobre el reencuentro con su mamá de 92 años que sufre Alzheimer, a quien llevó a vivir con ella. “A través de sus ojos me hace cariño. Me hace el cariño que no recibí de ella”, afirmó.

También contó su historia de 35 años años con su esposo, con quien se casó en 2012. “Entremedio me había casado con otras personas y él también tuvo sus amores y tuvo dos hijos”, contó.

En tanto, esa fue la respuesta a la consulta de Jorquiera:

Eli de Caso: “Yo estaba enamorada de Jesús. Jesús era mi ídolo. Bueno, hasta el día de hoy, mi maestro. Quería ser monja y casarme con él”

Maly Jorquiera: “¿Y qué es lo que te gustaba de él?”

Eli De Caso: “Su amor. Su bondad. Su paz”

Fran García-Huidobro: “¿Es verdad que hiciste una fiesta en la iglesia?”

De Caso: “Sí, para el cumpleaños de él (ríe). Fue espectacular. Eso te lo pueden contar mis compañeros de colegio. Que amor los recuerdos, de puro amor, de pura alegría. Las monjas me castigaron eternamente después de ese cumpleaños porque lo encontraron una herejía. ¿Tú has visto algo más ridículo?”

García-Huidobro: “Espérate… ¿Hiciste una fiesta para Jesús, pero entre medio de la fiesta como que les dio hambre?”

De Caso: “Y nos comimos las hostias”

García-Huidobro: “¿Así nomás?”

De Caso: “Le pusimos manjar de leche condensada. Estábamos tan contentas. Es que era maravilloso lo que estábamos viviendo. Cachai el amor de nosotras, o sea no había nada de malo.

“Fue maravilloso. Pero tuve que limpiar los muebles de la iglesia por meses con lustramuebles, de castigo. En los recreos yo tenía que limpiar los muebles. Además eso me convirtió en una líder negativa para mis compañeras, entonces los papás de ellas no las dejaban juntarse conmigo cuando yo era chica”.