*

Glamorama
Yasmín Valdés y su hija Anahí en una foto que la actriz compartió en su instagram @yasmin_valdes en 2017.

“Para ella no ha sido fácil ser mi hija. Soy una persona con mucha exhibición pública. Ser un rostro ‘sexy’ tampoco es lindo para una hija…”: Yasmín Valdés y Anahí, de 23 años

Autor: Equipo Glamorama / 25 octubre, 2020

En septiembre Anahí Vega defendió a su madre, Yasmín Valdés, luego de que un usuario de Instagram criticara a la actriz de 47 años por su participación en el reality de 2016 ¿Volverías con tu Ex?, que ahora repite Mega.

La joven estudia Derecho y es figura fitness en instagram y su madre abordó la relación que tiene con la joven de 23 años en un contacto con el espacio que Naty Chilet emite en vivo por instagram:

“Mi relación con ella no ha sido una relación fácil. Tiene mucho carácter, muy inteligente y como mamá he cometido muchos errores también. Me ha costado tener una relación bien, tranquila con ella. Hoy está más grande y quizás ahora se da cuenta de muchas cosas que antes me criticaba, hoy las encuentra más normales. O quizás están más cercanas sus opiniones a lo que soy yo hoy.

“Para ella no ha sido fácil ser mi hija. Soy una persona con mucha exhibición pública. Ser un rostro ‘sexy’ tampoco es lindo para una hija, hay cosas que han sido muy incómodas para ella. Entonces, hay cosas que han sido difíciles de sobrellevar.

“Hoy por hoy estamos en una mucho mejor relación, más adulta, con menos crítica, acepta más lo que he hecho. Yo entré al reality para poder pagarle la universidad. Todo el mundo sabe que en los reality se paga muy bien. Y claro, por ahí salió alguien comentando ‘¿no te da vergüenza que tu mamá esté en la tele, en el reality, haciendo el ridículo?’. Una cosa muy pesada. A mí, la verdad, me da lo mismo. Pero claro, a ella como hija la ofende.

“Me acuerdo cuando mi mamá estaba viva, te mueres. Llegaba a mi casa llorando porque decía ‘¿cómo la gente puede ser tan mala opinando ciertas cosas?’. Pero una ya tiene cuero de chancho, pero no tu gente. Entonces a tus personas, tu mamá, tu papá, tus hijos, les va a doler el alma que alguien diga algo malo tuyo, más encima sabiendo que todas las cosas, equivocadas o no, las he hecho para poder sacar a los niños adelante. Jamás ha sido mi objetivo pintar el mono, creerme la regia, por lucas, o querer comprarme un auto, para viajar. Lo mío ha sido 100% para mi familia.

“Yo me siento orgullosa, me encanta. Mi hija, por ejemplo, con mi carrera ordinaria de actriz, porque no puedo decir otra cosa, porque es una carrera súper difícil para mantener una familia, muy inestable. He sido actriz, se ve bonito para la gente y, gracias a Dios, he podido trabajar siempre actuando. Hay muchos actores que no les ha ido bien y están hoy en día vendiendo seguros u otra cosa.

“Pero gracias a Dios he podido vivir de mi carrera y sacar una familia adelante. Y me puse la vara bien alta. A mi hija la puse en un colegio que, hasta el día de hoy, no sé cómo lo hice. Le pagué un colegio carísimo, el Santiago College, tremendo colegio. Lo hice sola con trabajo. Habla inglés perfecto, está estudiando una carrera como corresponde y ha sido en gran parte mérito mío y por el esfuerzo de ella, porque si no quisiera no estaría terminando la carrera hoy.

“Me puse una meta con ella porque es una niña inteligentísima. Y cuando tienes hijos inteligentes no me podía conformar con tenerla en un colegio municipal y sin mucha exigencia. Quería un colegio bilingüe, que le diera seguridad, ya que el papá que le di no fue el más mejor al menos darle seguridad con el tema educacional. Y esa pega se logró, la saqué adelante solita.

“Con respecto a los chiquititos, está el papá presente con respecto a los temas educacionales, pero en la salud, la alimentación, los valores, son tantas cosas que les tiene que enseñar a los hijos. Y una, como mamá, se equivoca harto. Uno jura que la está matando, pero la estás embarrando mal. Y no ha sido fácil”.