*

Glamorama

Yasmín Valdés: “A esta edad sufro porque no tengo para comer, por mis niños… ¿Pero sufrir por amor? Tendría que ser la reina de las pelotudas”

Autor: Equipo Glamorama / 10 octubre, 2020

“¿Sufrir por amor a estas alturas? Tendría que ser la reina de las pelotudas”, afirma Yasmín Valdés.

La actriz de 47 años se comunicó esta semana con el espacio que Naty Chilet emite en vivo a través de su instagram.

Valdés se refirió a su carrera, a la relación con sus hijos, a su participación en el reality ¿Volvería con tu Ex? -de 2016 y que hoy repite Mega- y a su emprendimiento de empanadas. Contó que para Fiestas Patrias vendió tres mil empanadas de pino.

En tanto, consultada por el amor respondió:

“Uno vuelve a la palestra, a la portada de diarios gracias al reality. La pregunta es qué te pasa con verte de nuevo en televisión en un reality que no fue favorable en los comentarios y cómo me dejaron. Hoy día estoy tan positiva, me da lo mismo. Si estoy saliendo de nuevo en televisión me ayuda. Y si la gente que no ha visto el reality quiere opinar que opine, se desahogue, me da lo mismo. El que quiere tirarme flores que me tire flores, a estas alturas me da todo lo mismo.

Naty Chilet: “Hoy día ya no quieres seguir apostando o tienes ganas igual de enamorarte? ¿Tienes el anhelo o estás cansada de la cuestión?”

Yasmín Valdés: “Estoy chata. La verdad es que lo he pasado remal y la verdad es que soy apasionada. Cuando me enamoro me la juego y después el golpe, la caída es tan dura y se pasa tan mal.

“Aparte de no querer sufrir por amor a esta edad sufro porque no tengo para comer, por mis niños, porque me salen arrugas, porque estoy gorda, esas cosas me hacen sufrir. De hecho, lo cuento en mi stand up. ¿Pero sufrir por amor a estas alturas? Tendría que ser la reina de las pelotudas. Imagínate todo lo que me ha pasado, las relaciones que he tenido y me la he jugado mucho por varias personas.

“Lo he pasado remal. He sufrido mucho porque me engancho mucho, porque ayudo mucho, porque me involucro mucho y al final termino como pollo mojado en el suelo y después me cuesta mucho recuperarme. Entonces estoy harto rato pegada y no salgo rápido. Hay gente que sale de una relación a otra con una facilidad increíble. No es mi caso, me quedo pegadita.

“Tengo harto que hacer, en qué entretenerme y me gusta estar sola. He aprendido a vivir sola, estar sola, disfrutar de mis silencios. Cuando estoy sin niños, cuando están con el papá, también gozo el tiempo de ver una película solita, comer lo que yo quiera, si quiero cocino o no. Una pareja es harta pega. Imagínate que la pareja te requiere un tiempo ‘y salgamos, comamos, no quiero dormir, quiero ver una película’, y tú estás ahí siguiendo un ritmo.

“Nunca me ha tocado la bendición, porque hay parejas que les ha pasado, que tienen una comunicación más fluida, más cómoda y hacen las cosas compartidas. Por ejemplo la última pareja yo quería hacer deporte y él no. ‘Hoy día quiero echarme, hacer asado y tomar chela’. O después quería ir a entrenar y cuando quería entrenar estaba súper cansada. Nunca estaba en el mismo ritmo.

“Es difícil encontrar una pareja con los gustos parecidos, que estén sincronizados los tiempos, que tengan ganas de verse, porque de verdad es que el día se me hace corto, la corro todo el día”.