*

Glamorama
Natalia Duco y su pololo Rafael Bueno en una imagen tomada de la pantalla de Sigamos de Largo, en Canal 13.

“Yo si salgo y sé que el hombre está interesado en mí, sé a lo que voy…”: la historia de amor de Natalia Duco y Rafael Bueno, quien la esperó durante ocho años

Autor: Equipo Glamorama / 25 octubre, 2020

“Por lo general soy bastante de ‘por aquí va la cosa’. Pero en ese momento… Imagínate, después de ocho años…”, contó el dentista cubano Rafael Bueno sobre su primera cita con su polola Natalia Duco, con quien esperan su primer hijo.

La atleta de 31 años y su pareja estuvieron en Sigamos de Largo, hace más de un mes y donde, entre otros temas, contaron su historia de amor:

Rafael Bueno: “La vi a lo lejos entrenando. Yo en ese tiempo recién estaba incursionando en el atletismo, tendría unos 24 años, y de buenas a primeras un entrenador me dice ‘quiero que entrenes conmigo’. Empecé a entrenar en el CAR, que es para más selectos. Ahí me encontré con Dulce (Dulce Margarita García, histórica entrenadora de Duco, quien falleció en 2019), que era la única cubana que había ahí. Tuvimos feeling, empezamos a hablar aquí, allá, y la vi a ella haciendo pesas.

“Pero la imagen que tenía de ella, que había visto antes, era muy distinta a la Natalia que estaba haciendo pesas. Era como tierna, más dulce, algo distinto al cuerpo musculoso y grande que uno ve. Ahí me empezó a interesar. Yo le empecé a hablar a Dulce y ella me dice ‘ya, dale’”

Natalia Duco: “Tenían toda una negociación interna”

Bueno: “Claro. Yo le decía a Natalia ‘¿vamos a salir?, ¿vamos aquí, allá?’. ‘Sí, sí, sí. Yo te aviso. Yo te llamo’. Y cuando era la cosa ‘oye, Natalia, ¿vamos al…?’. ‘No, es que tengo que ir al doctor’. Así fue mucho tiempo”

Fran García-Huidobro: “¿Pero tú ibas a entrenar a la misma hora que ella?”

Bueno: “No, no coincidíamos”

Maly Jorquiera: “¿En qué momento lo miraste?”

Natalia Duco: “Si yo siempre lo tenía ahí”

García-Huidobro: “¿Por qué te hacías la de la chacra?”

Duco: “Porque en ese momento no estaba decidida. Además, si hace ocho años me invitó a salir, yo por cuatro o cinco años tuve una relación. Entonces si tenía relación no le iba a decir que sí, y si no estaba segura. No soy el tipo de mujer que te dice ‘sí, salgamos a tomarnos algo’ pero tú en verdad no quieres nada con él. Yo si salgo y sé que el hombre está interesado en mí, sé a lo que voy”

García-Huidobro: “¿Entonces terminaste con tu pololo y muchos después, o terminaste con tu pololo por él?”

Duco: “No. Yo terminé en todo el drama que hubo con el tema de la sanción, que para mí fue muy duro. En ese problema nuestra relación no se sostuvo. Obviamente uno tiene una expectativa de apoyo y no era la persona para mí, gracias a Dios, porque hoy estoy con el Rafa.

“Pasó eso, fue un terremoto en mi vida y fue un filtro de gente que realmente me quiere en las buenas y en las malas, y las que no. Y gente nueva que se subió al barco, con el barco ahí nomás poh.

“Yo dije ‘mira como hay gente buena’, y me decían ‘Natalia, es que no todo el mundo te quiere porque tú lanzas la bala. Hay gente que te quiere por cómo eres como persona’. Y eso yo no era capaz de entenderlo”

Jorquiera: “¿Y Rafael aparece en este barco?”

Duco: “Sí, el Rafa siempre tuvo esa actitud apoyadora”

García-Huidobro: “Pero es importante saber que mientras ella tenía una relación nunca abrió la puerta para otra persona. Porque eso dice que cuando esté contigo tampoco lo va a hacer”

Bueno: “Pero yo no tenía idea. Yo me enteré casi al final”

García-Huidobro: “¿No conociste al ex?”

Bueno: “No”

García-Huidobro: “Entonces para el funeral de Dulce es cuando ya…”

Bueno: “Sí. Pasó esto y Natalia me preguntó si tenía una bandera cubana, y yo ‘¿de dónde saco una bandera cubana?’. Empecé a llamar por teléfono y mi mamá me dio un dato de una tienda. Fui para allá, estaba cerrada. Después fui al mall, al tipo que estaba afuera y vendía banderas. No, tampoco. Y después fui a una fábrica, ‘quiero una bandera cubana de tanto por tanto’. ‘Ah, sí’. Listo.

“Y ahí volví. Pero siempre con intenciones de nada, cero. Era por el momento especial, nada más”

García-Huidobro: “Y después no se separaron nunca más”

Duco: “Yo en ese minuto no tenía cabeza para nada, pero sí me quedó ese detalle y dije ‘ya, cuando me sienta…’ Porque los problemas de papeles, funerales, estuve una semana colapsada y dije ‘no puedo más. Voy a llamar al Rafa’. Pero yo ya sabía lo que quería.

“Le dije ‘¿juntémosnos?’, y me dice ‘ya, juntémosnos a tomar un cafecito en la mañana’. Yo le dije ‘no. Ven a verme a mi departamento’ (ríe). Yo ya sabía lo que quería, entonces dije ‘¿para qué ir a gastar tiempo?’”

Bueno: “Yo nunca supe nada… Dije ‘a lo mejor quiere hablar. Está triste y algo pasa’”

García-Huidobro: “¿Y no hablaron?”

Bueno: “Sí. ‘Hola, ¿cómo estás?’, y ya”

Duco: “Para envalentonarme… Yo no tomo casi nada, y como compitiendo tomaba tan poco dije ‘quiero empezar a probar sabores de vino’. Me dio por esa onda. Entonces había comprado vinos que me habían recomendado amigos que se dedican a eso. Le digo ‘¿qué quieres?’. ‘Un vasito de jugo’. ‘No. Vamos a tomar vino’. A la tercera copa le dije ‘ya Rafa…’”

Bueno: “Por lo general soy bastante de ‘por aquí va la cosa’. Pero en ese momento… Imagínate, después de ocho años…”