*

Glamorama
Diana Bolocco y el camarógrafo José Miranda en una imagen tomada de la pantalla de Mucho Gusto, Mega, luego de que Viñuela le cortara el pelo que este último lucía amarrado en una cola.

Caso Viñuela: defensa del camarógrafo responde que este no llegó a ningún “acuerdo” con el animador y tampoco aceptó trato para recibir 350 mil pesos

Autor: C. F. R. / 30 noviembre, 2020

En la demanda contra José Miguel Viñuela por haberle cortado el pelo al camarógrafo José Miranda mientras este efectuaba su trabajo en Mucho Gusto, la defensa del animador aseguró que el funcionario aceptó el pago de 350 mil pesos por parte del conductor.

La entrega de este dinero se habría efectuado luego de que animador le cortara el pelo y “a fin de que el señor Miranda pudiera disponer del mismo a su conveniencia”. La defensa de Viñuela dice que el camarógrafo supuestamente le dio el número de su cuenta bancaria al conductor.

Toda esta información del caso ha sido entregada por La Tercera.com.

En el mismo sitio ahora cuentan que Roberto Avila, abogado del camarógrafo, niega el punto anterior. Este acusa que este supuesto obsequio en dinero es otra manifestación de “culpa y consecuente responsabilidad” por parte de Viñuela.

Avila niega que José Miranda haya llegado a un “acuerdo” con el animador tras el corte de pelo y que “será obligación de la demandada acreditar el depósito y, lo que es más importante, el supuesto acuerdo o consentimiento, que por su cuantía la ley exige debe constar por escrito”.

Tras los hechos ocurridos en el matinal de Mega el pasado 17 de julio la Dirección del Trabajo determinó que Viñuela fue el único responsable del incidente y eximió al canal.

El Consejo Nacional de Televisión multó a la estación de Vicuña Mackenna en 400 UTM (poco más de 20 millones de pesos) por el “trato denigrante y vejatorio propinado a un camarógrafo”.

En tanto, demanda civil presentada por José Miranda pide 100 millones de pesos en compensación por daño moral. Esto, argumentan, debido a la gravedad de la falta, el trato vejatorio que atentó contra la dignidad del funcionario y a la capacidad económica del denunciado.

La defensa del animador de 46 años respondió que la demanda carece de todo sustento y que debería ser rechazada por la justicia.