*

Glamorama
Cota Castelblanco en una foto que comparte en su instagram @cotacastelblanco

Cota Castelblanco se niega a mostrar el rostro de su hija en redes sociales: “Soy muy creyente en las energías y hay gente malintencionada… Y a las guagüitas la energía igual les llega”

Autor: Equipo Glamorama / 7 noviembre, 2020

“A la Nicoletta la carita yo no se la he mostrado y mucha gente me ha preguntado por qué no le muestro la cara”, cuenta Catalina “Cota” Castelblanco sobre su hija de tres meses.

La actriz de 23 años criada en San Fernando, en la Región del Libertador General Bernardo O’Higgins, se contactó hace un par de semanas con El Aperitivo, espacio que Jordi Castell emite en vivo por instagram.

Castelblanco comenzó actuando en televisión a los ocho años en Floribella y en 2011, a los 15, coprotagonizó la teleserie Aquí Mando Yo, en TVN.

La joven habló, entre otros temas, de su temprano ingreso a las telenovelas y de su pololo, padre de la niña, Nicolás Pardo, socio del Bar Constitución (“Mi hija es igual a él, todos dicen ‘es puro papá’ y nosotros decimos ‘es más linda que los dos’”, afirmó).

Lo siguiente también fue parte de la conversación sobre su hija:

Jordi Castell: “Lo que más me gusta de tu hija, no solo que es una pendeja exquisita, pero cada vez que posteaste algo con respecto a ella o a tu embarazo eran cosas súper lindas como de mujer que decide ser mamá, que quiere y que está buscando la maternidad”

Cota Castelblanco: “Sí, yo igual siento que me caracterizo por ser bien auténtica en las redes sociales. Soy de San Fernando, no soy de Santiago, entonces el hecho de ser de provincia quiero que la gente me vea y me sienta tal cual soy. Y siempre quise ser mamá joven.

“Por mi abuela decidí contar mi embarazo, porque ella justo murió en mayo y después era el Día de la Mamá, a la semana siguiente. Yo no quería contar nada en redes sociales porque igual es algo como de uno, el embarazo es algo tan íntimo. Y se murió ella, era el Día de la Mamá y dije ‘tengo ganas de desearle feliz día a ella, a mí mamá y a mí finalmente’.

“A la Nicoletta la carita yo no se la he mostrado y mucha gente me ha preguntado por qué no le muestro la cara. Es un poco porque soy muy creyente en las energías y como siempre en todos lados hay muchas más gente buena, pero también de pronto hay gente malintencionada que uno no sabe. Y siento que las guagüitas tan pequeñitas son tan indefensas y desprotegidas que la energía igual les llega. Imagínate, si le llega a uno con un comentario.

“Entonces por eso, cuando sea más grande le voy a mostrar su carita y todo, para que vean que tiene los ojos azules… (ríe)”.