*

Glamorama
Las hermana Claudia y Francesca Conserva en una foto que esta último compartió en su Instagram @lafranconserva en marzo de 2019.

Entregan versión sobre el rol de la hermana de Claudia Conserva en MILF y la renuncia de Renata Bravo al programa

Autor: Cristián Farías Ravanal / 14 noviembre, 2020

Hace poco más de dos semanas, cuando Renata Bravo renunció a MILF, los usuarios de redes sociales comentaron en las cuentas de Instagram de algunos medios de comunicación -entre ellos Glamorama- que el rol de Francesca Conserva -hermana de Claudia Conserva- en el programa habría tenido alguna relevancia en la decisión de la comediante.

Francesca, a quien le dicen “Vena”, se sumó como productora al espacio que realiza Claudia.

Con el tiempo la hermana menor de la animadora comenzó a tener breves apariciones en pantalla en tono simpático. Durante el pasado Festival de Viña representó al canal TV+, donde se emite MILF, como candidata a Reina del Festival de Viña. En tanto, en la cuarentena acompañó a Claudia en el estudio, mientras Renata Bravo y Yazmín Vásquez se conectaban desde sus hogares.

Este jueves en Primer Plano del Pueblo, espacio que se emite en vivo por Instagram, los periodistas Cecilia Gutiérrez y Sergio Rojas entregaron una versión sobre la partida de Renata Bravo de MILF en la cual mencionaron a “Vena” Conserva. Esto fue parte de lo que dijo:

Cecilia Gutiérrez: “La Renata estaba molesta hace tiempo porque sentía que la incorporación de la Vena, la hermana de la Claudia, como que le había restado un poco de protagonismo. Porque cumplen un poco el mismo rol, esto de más simpática, más distendida, como la graciosa del grupo”

Sergio Rojas: “La Francesca siempre estuvo en el programa, ella siempre estaba en el pronter y por una situación pandémica asumió esta co-conducción o esta suerte de panelista. Entonces la Renata dijo ‘ya, chao, me voy’. Ya había renunciado antes porque le habían dicho ‘grabemos los programas antes’ y ella dijo ‘no, renuncio, gracias por todo, buena onda, me voy’. Y después dejó botado MILF una semana y después volvió, porque el que se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen.

“No se fue en buena onda. De hecho, cuando se despidió la Francesca le dijo ‘Renata…’ no sé qué, y la Renata ni siquiera le dijo chao. La Francesca así como ‘¿what?’, porque no se llevaban bien ni eran amigas, pero tampoco cachaba que la Renata estaba tan molesta.

“Pero la Francesca no llegó a ocupar el lugar de nadie, porque ella siempre estuvo ahí desde el día uno. Lo que pasa es que pasó del mesón del lado al mesón de la conducción, pero por una situación pandemia. Su llegada al panel fue una petición del canal, no fue una decisión de la Claudia.

“Fue porque estábamos viviendo una situación de crisis y la Claudia no tenía a nadie que estuviera en el panel, porque Renata se negaba a ir en su primera renuncia. Y después le dijeron a la Yazmín Vásquez ‘vamos a volver al set, porque ya ha bajado esto y tenemos estas medidas de los acrílicos y necesitamos que vengas’. Y la Yaz le dijo ‘hija, no voy a ir’, porque tiene una enfermedad crónica entonces no se podía arriesgar.

“Ahí la producción dice ‘necesitamos que alguien acompañe a la Claudia, ¿qué hacemos?’. Y ahí le dicen a la Francesa ‘¿por qué no dejas el sono y te sientas en el panel?’.

“Y Francesca asume esta co-conducción, porque la gran pregunta que se hacía la producción era ‘¿qué pasa si la Claudia se enferma de coronavirus?, ¿quién la va a reemplazar?’. La idea era que en caso de cualquier cosa la Francesca pudiera estar ahí”.

Esta semana, tras las partidas de Bravo y Vásquez a MILF, Claudia Conserva publicó una reflexión en su instagram donde agradece el apoyo de su hermana durante el período de las cuarentenas más duras:

“Mi #tbt hace casi cuatro años cuando junto a un diseñador y un lápiz labial comenzaba esta aventura, MILF. Un espacio de libertad, de luz, de buen humor, de alegría. Un programa que es y ha sido importante para muchas personas, un lugar donde descansar por un ratito de la dura realidad que muchas veces significa vivir.

“No esperen ‘cahuín’ ni circo de mi parte, los que me conocen saben que no me gusta. En estos 30 años frente a la pantalla jamás he hablado mal de otras personas ni he expuestos conflictos internos. No son mis códigos,
no se hace.

“Ser la cabeza de un proyecto significa saber lidiar con un equipo, confiar en ellos, delegar responsabilidades, exigir cuando lo amerita y celebrar cuando las cosas se hacen bien, mantener un buen clima es fundamental. Tengo una paciencia infinita y estoy convencida que la comunicación y el respeto son claves para liderar un grupo de trabajo.
Pero también hay límites y situaciones que no puedo dejar pasar, y aunque sea doloroso y traiga consecuencias, uno debe actuar, debe dejar partir y debe sacar a quienes hacen daño.

“La pandemia ha sido feroz y a todos nos ha golpeado, en lo personal de marzo a junio estuve deprimida y asustada, no crean que ahora no tengo miedo, pero lo manejo. Pido disculpas si eso afecto al resto.

“Acaso alguien no sintió miedo? Quizás desde la comodidad y seguridad de la casa es más fácil sobrellevarlo… Volví aterrada al estudio en mayo y @lafranconserva mi hermana, estuvo dispuesta a acompañarme con todas las medidas de seguridad (vive con mi mamá que es de riesgo). Se atrevió a volver con tal de apoyarme. Fue clave para mi. Gracias Fran.

“Amo mi trabajo, me siento muy afortunada de tenerlo en estos tiempos donde escasea y muchos sufren de haberlo perdido por las circunstancias del país y del mundo. No se me ha pasado ni por un segundo en la cabeza bajar los brazos, al contrario, veo este momento como una oportunidad de reconstruir con dedicación y cariño MILF, de conocer nuevas historias, de renovar y mejorar.

“De las crisis se aprende y una de las lecciones que he sacado en estas semanas tan difíciles ha sido: elegir bien a quien le entregas tu confianza. Sigo adelante”.