*

Glamorama
Eva Gómez en una foto que compartió en su instagram @evagomezs en abril de este año.

Eva Gómez: “Es mal visto cuando uno opina y es vehemente… En las mujeres es muy criticado, empiezan los calificativos de ‘bruja’, ‘insoportable’, ‘loca’”

Autor: C. Z. / 21 noviembre, 2020

“Yo que soy española hablo fuerte en todos los casos y muevo las manos, gesticulo…  Y es un tono muy marcado, una voz muy alta, que pareciera que uno de ahí sale muerto”, dice Eva Gómez, describiendo su forma de ser.

La ex anfitriona del Festival de Viña y Carmen Gloria Arroyo se refirieron a las mujeres con carácter destacado, “la mina que viene y te dice las cosas”, como afirmó Gómez.

En el espacio Entre la Pasión y la Razón, que emiten en vivo por instagram, las figuras televisivas contaron lo bueno y las consecuencias que ser así les ha traído.

“Cuando empecé en la televisión me llegaban a preguntar ‘¿oye, tú eres lesbiana? Por la forma en que hablas tan fuerte, tan ruda’”, comentó Arroyo.

Esta fue parte de la conversación:

Carmen Gloria Arroyo: “Las mujeres que hablamos fuerte, que somos más empoderadas generalmente no pedimos ayuda. Nos vamos sobrecargando nomás, tirando para atrás, hasta que de repente colapsa la cosa”

Eva Gómez: “No solo eso, sino que además socialmente es mal visto cuando uno opina y es vehemente con su criterio, cuando trata de defender sus puntos y cuando además lo haces fuerte. Eso en la mujeres, el rol social, es muy criticado, empiezan los calificativos de ‘bruja’, ‘insoportable’, ‘loca’, etc”

Arroyo: “¿A ti te ha pasado que por hablar fuerte te recriminen? ¿Por hablar duro?”

Gómez: “Sí”

Arroyo: “Porque tú además sumas otra cosa”

Gómez: “Yo que soy española hablo fuerte en todos los casos y muevo las manos, gesticulo”

Arroyo: “Española y sevillana. Los sevillanos son así, hablan fuerte y gritan. Si alguien te escucha de lejos…”

Gómez: “Estoy hablando con mi hermana, pasas por fuera y pareciese que nos estuviéramos matando. Y es un tono muy marcado, una voz muy alta, que pareciera que uno de ahí sale muerto”

Arroyo: “Discutiendo. Si alguien nos viera en un restaurant conversando, podría decir ‘las vi y estaban discutiendo mal’, porque las dos somos gritonas, gesticulamos”

Gómez: “Las caras, las manos, como que te vas a comer a alguien. Como que dices ‘pobrecita la que está al frente’”

Arroyo: “Somos un caso. ¿Y te ha pasado que al relacionarte con gente…?”

Gómez: “Sí. Me ha pasado que muchas veces alguien después me ha conocido, por cosas que ha escuchado, y ha dicho ‘pero mentira, si eres súper simpática, divertida y buena para la talla’. Y yo ‘¿pero por qué no lo sería?’. ‘No, porque la Eva grita, mueve las manos y habla súper fuerte’. Y además suelo decir las cosas de frente, Carmen Gloria, siempre. Mi madre me enseñó que más vale una cara roja que cien amarillas. Y suelo decírselo a la persona, sin rodeos”.

Minutos después vuelven a abordar el tema y Eva Gómez agrega:

“Eso es lo que pasa, porque las mujeres intensas tenemos nuestro lado bueno, porque amo intensamente, cuido intensamente a la gente que quiero. Es muy buena esa intensidad mía. Pero también es cierto que cuando estoy frustrada o no amada, insegura, me sale con esta misma intensidad como la niña de El Exorcista que llevo adentro y la primera que termina lastimándose soy yo. Hiero a gente que quiero. De repente no sé, me lastimo, me viene una cosa como heavy.

“Y también te digo algo, en honor a la verdad, me hacen dos nanai y me voy a la cresta. Los enojos me duran dos meses… Mi madre siempre decía a mis hermanas o pololos: ‘La Eva tiene cinco minutos que sal corriendo y llega lo más lejos que puedas. Y al minuto 4 empieza a devolverte’. En esos 5 minutos métete en un búnker”.