*

Glamorama

Lisandra Silva sobre su salida de Cuba: “Agradezco mucho poder estar viviendo en un país donde tengo agua caliente para bañarme, escoger la comida que quiero comer…”

Autor: Equipo Glamorama / 15 noviembre, 2020

“Bañarme, acostarme en sabanitas limpias, nuevas, tener comodidad son cosas que yo cada día agradezco. Miro al cielo y agradezco”, dice Lisandra Silva.

La influencer de moda y estilo de vida se contactó hace unos días con Almorzando con el Rubio, espacio que Martín Cárcamo emite por instagram.

Silva se refirió en extenso a su hijo Noah, de cinco meses, y a su relación con el bailarín Raúl Peralta. En parte de la conversación contó cómo se da la situación de que su pareja tenga un hermano gemelo. “Una vez le acaricié el brazo a Gabo pensando obvio que era Raúl… Pero ha sido lo más terrible que nos ha pasado”, afirmó en tono simpático.

En tanto, Cárcamo también le preguntó “¿cómo está tu familia en Cuba? ¿Quién de tu familia está en Cuba en este minuto?”. Este fue el diálogo que se dio:

Lisandra Silva: “Mi mamá, hermano, tías, tíos. Ahora mismo está pasando un huracán, se llama Eta, afectó toda La Florida y ahora está pasando por el centro de Cuba, así que estoy un poco preocupada porque en Cuba todo lo que se come, desde los huevos, las ensaladas, las verduras, todo se cosecha en el país. Entonces cada vez que pasa un huracán, aunque no afecte La Habana sí afecta a todo el país porque afecta la cosecha”

Cárcamo: “¿Cada cuánto hablas con tu mamá y con tu familia?”

Silva: “Ahora se puede hablar un poco más porque ya se admiten los celulares, el Internet, uno puede comprar Internet, antes no se podía, y hay lugares donde uno se puede conectar gratis. Entonces está mucho mejor la comunicación que hace diez años.

“Por ejemplo, cuando vivía en Italia era súper difícil, tenía que llamar a un teléfono de una amistad y así. Era diferente. Pero ahora están mejores las comunicaciones. Yo tengo a mi papá en España, que ahora los volvieron a encerrar con el tema de la pandemia, y así me comunico con ellos, por WhatsApp, por medio telefónico”

Cárcamo: “Que difícil, ¿tus papás no conocen a Noah?”

Silva: “No”

Cárcamo: “Lo conocen por foto, por video”

Silva: “Por foto y por video, así mismo es. A Raúl le encanta mandar fotos y videos a la familia, está muy conectado con mi mamá y mi papá y todos los días les manda videos y fotos. Más que yo, él es el que hace siempre videítos y los manda”

Cárcamo: “¿Qué te pasa con eso, que tu mamá y tu papá no puedan conocer a su nieto? ¿Cuándo crees tú que va a poder ocurrir eso?”

Silva: “Mira Martín, hay una gran parte de cubanos que se van del país por la situación, que es difícil allá vivir, y sinceramente uno se adapta. Yo llevo casi doce años fuera de Cuba y obvio que uno extraña, que a uno le gustaría regresar muchas veces al año, pero uno se acostumbra, es una realidad que vivimos muchos cubanos y simplemente la vivimos sin tantos pesares.

“Yo agradezco mucho poder estar viviendo en un país donde tengo agua caliente para bañarme, donde puedo escoger la comida que quiero comer y no es comer lo que haya.

“Como viví esa realidad por 20 años, no hay un día que yo no me bañe con agua caliente, que me caiga el agua caliente en la cara, que yo no recuerde los 20 años que viví en Cuba bañándome con cubitos de agua. Y que agradezca eso que quizás muchos lo dan por garantizado y para mi es como una divinidad. Bañarme, acostarme en sabanitas limpias, nuevas, tener comodidad son cosas que yo cada día agradezco. Miro al cielo y agradezco.

“Y claro que me duele estar fuera del país, pero agradezco vivir con una mejor vida, con más comodidad. Es una realidad que viven muchos cubanos”

Cárcamo: “No sé si esto lo conversé con la Mey Santamaría o lo he conversado con otros amigos cubanos, que la realidad de aquí con respecto a su familia allá me decían que les generaba mucha culpa. Por un lado el agradecimiento, pero también generaba mucha culpa de estar disfrutando algo mientras sus familias no lo podían disfrutar. ¿A ti te pasa eso?”

Silva: “Absolutamente, sí. Sobre todo con mi mamá que está en Cuba, porque mi papá está España, está solito pero está tranquilo, está cómodo, está en su casita, no le falta nada. Pero en Cuba se pasa mucha necesidad y mi mamá está allá sola. Obviamente no tiene las comodidades que yo tengo y por mucho que uno intente ayudar no es lo mismo, no va a ser nunca lo mismo. Pero son pesares que uno siempre tiene y tienes que vivir con eso”

Cárcamo: “¿Te gustaría que tu mamá se viniera a Chile? ¿Lo han conversado?”

Silva: “Sí, absolutamente. Tenemos muchas ideas y muchos planes, ahora con el tema de la pandemia… Nosotros íbamos a ir a Miami, porque yo iba a dar a luz allá y no se pudo. Entonces no sabemos qué nos depara el destino, pero obviamente me gustaría que estuviera cerca, si nos casamos”

Cárcamo: “¿Te gustaría casarte?”

Silva: “Obvio. Eso está en los planes”

Cárcamo: “¿Pero más luego que tarde?”

Silva: “No sé, el anillo pá cuándo…”

Cárcamo: “¿Pero no te ha llegado anillo todavía?”

Silva: “Todavía no me ha llegado. Pero obvio que sí está en los planes. Nosotros queremos tener más hijos pronto, nos queremos casar, no sabemos todavía dónde vamos a vivir, qué va a ser de nuestras vidas. Tenemos mucha ilusión y muchos planes”

Cárcamo: “¿Y te gustaría tener hijos luego también?”

Silva: “Sí, la verdad es que sí. Queremos buscar una niñita pronto, porque todos me han dicho que es mejor tener dos niños altiro. Si quieres tener dos, tenerlos altiro para que crezcan juntos. Entonces me gustaría que estuvieran los dos cerca en edad. Porque imagínate, tres o cuatro años y vuelvo a salir embarazada y  vuelvo a subir 25 kilos, vuelvo a quedarme seis meses sin dormir”

Cárcamo: “¿Subentiendo que están en campaña entonces?”

Silva: “Cuando la mujer está lactando no le baja el ciclo y mientras que no te baje el ciclo no puedes quedar embarazada. Eso quizás tú no lo sabías y no tienes por qué saberlo”

Cárcamo: “Lisandra, te voy a contar algo que tú no sabes: yo tengo una hija de 16 y un hijo 15 (ríe)”

Silva: “Lo hiciste altiro. Siempre está la excepción de la regla, como todo. Tú fuiste la excepción de la regla. Pero normalmente, en un mundo normal, no debería pasar, pero todo puede pasar”

Cárcamo: “Entonces tú estás dando papa, ¿pero quieres darle pecho hasta cuándo? ¿Lo tienes decidido?”

Silva: “Me gustaría hasta los seis meses y después ponernos en campaña pro bebe de nuevo”.