*

Glamorama
Myriam Hernández y su marido Jorge Saint Jean en una foto de archivo que ella compartió en agosto pasado en su instagram @myriamhernandez_oficial

Myriam Hernández tras el infarto que sufrió su esposo: “Si pasara algo malo… Me muero en vida. Me imaginaba que no podría ni seguir cantando”

Autor: Equipo Glamorama / 15 noviembre, 2020

“Algo que nos conmovió y nos preocupó muchísimo fue en los días de septiembre cuando en lo personal me enteré que Jorge, tu marido, estaba muy complicado de salud. Afortunadamente pasó la tormenta, ¿no?”, fue una de las preguntas de Sergio Lagos a Myriam Hernández en Sigamos de Largo.

La cantante se refirió en el late de Canal 13 a diferentes episodios de su carrera, a su participación en TikTok y también contó el urgente momento de salud que vivió su marido, el productor y uno de los fundadores de Evópoli, Jorge Saint-Jean, con quien lleva 28 años de matrimonio y tiene dos hijos. Este fue su relato sobre esto último:

“Gracias a Dios todo pasó, él está muy bien de salud, está feliz, yo creo que está mucho más reflexivo que antes también”.

Maly Jorquiera: “¿Qué le pasó?”

 Myriam Hernández: “Yo estaba grabando el programa de al lado, el Yo Soy. Entonces me iba a grabar como todos los días y en eso lo veo rojo y le digo ‘¿qué te pasa?’. ‘No me siento muy bien, esas cosas que me dan de repente como fatiga’. Entonces le digo ‘¿te tomaste la presión?’. ‘Sí, tengo 14 con algo pero ya me bajó’. ‘Tómatela de nuevo’. Se la tomó y efectivamente le había bajado”

Sergio Lagos: “¿Esto es algo regular, Jorge se chequeaba permanentemente?”

Hernández: “Siempre se chequea. Y resulta que voy y le digo a los niños ‘levántense, estén atentos al papá porque no quiere que yo lo lleve a la clínica’. Porque yo le dije ‘¿te llevo a la clínica?’. ‘No. Me voy a sentir bien. Vamos nomás’. ‘No, tú no me vas a ir a dejar’, le digo yo”

Jorquiera: “Ay, tan hombre… Son porfiados”

Hernández: “Porfiadísimo. Entonces le digo ‘no, tú no me vas a ir a dejar’, y después él me dice ‘bueno’. Y ahí yo dije ‘no se siente bien’, porque que me diga ‘bueno…’ Entonces le digo a los niños ‘bajen, estén atentos al papá y se lo llevan a la clínica, porque no se siente bien’.

“Bajo, le digo ‘tómate la presión de nuevo’, y la tenía en 19, le había subido de nuevo. Entonces le digo ‘¿qué sientes?’. ‘No sé’. ‘¿Pero sientes algún dolor?’. ‘Me duele la mandíbula’. Y ahí yo dije ‘no, esto no es normal’. Le digo ‘tú te vas a ir a la clínica ahora’. ‘No. Esperemos un rato’. Subo donde los niños y les digo ‘bajen ahora y llévense al papá a la clínica’. ‘Ay mamá, pero tú que siempre eres tan alharaca’. ‘Llévenselo ahora, se siente mal’.

“El asunto es que le digo a los niños ‘llévenselo ahora’ y le digo a Jorge (hijo) ‘a tú papá le puede pasar algo’. Se puso nervioso, bajaron y les digo ‘yo no me muevo de acá hasta que ustedes no se vayan a la clínica. Ahí me voy al canal’. Entonces se lo llevaron. Me fui en el auto con mi maquilladora, que ella iba manejando y yo me iba llorando y pidiéndole a Dios”

Jorquiera: “¿Sentías algo malo?”

Hernández: “Sí, yo soy súper creyente”

Lagos: “Y además eres una persona extremadamente sensible”

Hernández: “Sí, soy sensible. ¿Pero les cuento lo que me pasó? Tengo que contarlo, porque como yo creo en Dios y hay mucha gente que también cree y me está viendo. Entonces abro la Biblia en mi celular, yo tengo la Biblia y la veo todas las mañanas, leo un versículo.

“Entonces busco palabras, porque en ese minuto ‘Dios mío, por favor ayúdame, que no le pase nada’. Y me sale, que no recuerdo como se llama el versículo, lo tengo en el celular, le saqué una foto. Pero dice ‘es verdad que estuvo enfermo a punto de morir, pero Dios se apiadó de él y tuvo misericordia para no sufrieras tristeza sobre tristezas’”

Lagos: “No te puedo creer, pero esto es muy fuerte”

Jorquiera: “Es porque Dios existe”

Lagos: “Y dicen que las coincidencias no existen. Mientras tú ibas con tu maquilladora enciendes el teléfono, aparece esto, ¿qué estaba ocurriendo con Jorge y con tus hijos?”

Hernández: “Me puse a llorar porque me dio miedo además leer eso. Y estoy llegando casi al canal y me llaman por teléfono que Jorge había tenido un infarto. Imagínate, me puse a llorar y a gritar, y la Vanesa (su maquilladora) me dice ‘tranquila Mirita, yo aviso al canal y vámonos’.

“Entonces yo llorando, pero a la vez sentí una confianza y una fe porque dije ‘Dios mío, tú me entregaste una palabra, no me puedes fallar’. Me aferré a esa palabra de que no iba a pasar nada y llegué a la clínica. Ya lo estaban operando, le pusieron un stent, una especie de chip, algo así, que es para despejar la arteria tapada.

“Se llegó tan a tiempo que fue necesario ponerle solo un stent, hay personas que llegan y les ponen dos o tres y finalmente después a corazón abierto. En fin, todo volvió a la calma, me puse a llorar con los niños, ya estaba todo bien.

“Salió el médico casi de inmediato, yo llegué cuando casi estaban terminando y me dice ‘está todo bien, todo perfecto, pero el tiempo fue crucial, porque sufrió casi nada de daño al corazón. Así que te felicito por la intuición’”

Jorquiera: “Y mientras todo esto pasaba tú camino al trabajo, pensando que pasaba algo, llegas y Jorge está así, igual la vida te da vueltas en la cabeza”

Hernández: “Se te pasa toda la vida en unos segundos. Mientras veníamos por el túnel, que se me hacía un túnel horrible, tacos y todo eso, yo pensaba que si pasara algo malo, porque uno siempre piensa en que va a pasar algo malo en ese minuto, no sé, es como medio extraño decir ‘me muero’, porque yo creo que uno saca fuerzas de alguna parte y sigue viviendo por los hijos. Pero yo creo que siento un poco que me muero en vida. Me imaginaba que no podría ni seguir cantando, porque con Jorge tenemos una relación de amor, de amistad, de compromiso, de admiración”

Lagos: “Son cerca de 30 años”

Hernández: “Treinta años ya”

Jorquiera: “Y es tu media naranja de verdad”

Hernández: “De verdad que sí. Lo amo, estoy enamorada de él todavía. Me salta el corazón si de repente estamos peleados y se aparece por el mismo estudio. Cuando llega es como… (suspira)”