*

Glamorama
Lisandra Silva y su pololo Raúl Peralta y Gabriel Peralta y su esposa Michu Jankelevich, en enero pasado.

“Una vez le acaricié el brazo a Gabo pensando obvio que era Raúl… Pero ha sido lo más terrible que nos ha pasado”: Lisandra Silva y su cotidianidad con los gemelos Peralta

Autor: Fran Varela / 10 noviembre, 2020

Cómo es vivir una relación con un hombre que tiene un gemelo idéntico fue uno de los varios temas sobre los cuales conversó Lisandra Silva en una conexión con Almorzando con el Rubio, espacio que Martín Cárcamo emite en vivo por Instagram.

La figura televisiva cubana se refirió principalmente a Noah, de cinco meses, su primer hijo junto Raúl Peralta, bailarín de los Power Peralta, dupla que integra con su gemelo Gabriel -casado con Michele Jankelevich, dueña de una tienda de zapatos-.

También habló de sus proyectos y sobre su relación con Peralta. En este asunto Cárcamo preguntó:

“¿Cómo es ser pareja de un gemelo? Pero no solamente de un gemelo, porque se visten prácticamente iguales, están todo el día juntos, bailan juntos, tienen la misma onda, hacen toda su vida juntos,  además andan obviamente muy pegados y piensan muchas veces lo mismo”.

Esta fue la respuesta de Silva:

“La conexión que hay entre Raúl y Gabo es gigante, va mucho más allá de la conexión que tienen ellos con sus padres, de la conexión que Raúl podría tener nunca conmigo… No sé. Es una conexión cósmica.

“Él se levanta y con la primera persona que habla es con su hermano y con la última persona con la que habla acostado en la cama. Dice ‘voy a despedirme de mi hermano’”

Martín Cárcamo: “¿A ese nivel?”

Lisandra Silva: “Sí. Cada noche, antes de cerrar los ojos, ‘voy a despedirme de mi hermano’. Ellos están siempre juntos e imagínate, están súper súper conectados. No hacen una cosa que uno no esté de acuerdo, los dos tienen que estar de acuerdo para avanzar en cualquier cosa.

“Uno no hace una cosa si el otro no está de acuerdo y  se han cometido muchos sacrificios porque imagínate, toda la vida. ¿Me entiendes? Tienes que estar siempre de acuerdo con  otra persona para caminar un paso.

“Es increíble la conexión que tienen y más allá de que sí se parecen mucho, que me ha pasado que he llegado y me ha abierto la puerta Gabo y yo he pensado que es Raúl”

Cárcamo: “¡¿Te ha pasado eso?!”

Siva: “Sí. Gabo se pasa mucho tiempo acá en casa y muchas veces llego a la casa, está Gabo y él es el que me abre y Gabo da un paso atrás como ‘no soy Raúl’ (ríe). Abre la puerta y se echa para atrás.

“Me ha pasado también que le he hablado a Gabo pensando que es Raúl. Me ha pasado, obvio, tengo a dos en la casa y pasa uno por el lado y me ha pasado que he pensado que es Raúl.

“Lo más cerca que he estado de Gabo, una vez le acaricié el brazo, pensando obvio que era Raúl. Ese día estaban vestidos iguales, tenían la misma polera, el mismo sombrero, todo igual. Entonces me puse al lado y le acaricié el brazo y no era Raúl. Pero ha sido lo más terrible que nos ha pasado. No ha llegado a males mayores”