*

Glamorama
Blanca Lewin y Daniel Matamala en una imagen compartida en Instagram en abril pasado.

«Pasaron cosas súper bonitas…», cuenta Blanca Lewin sobre la cuarentena junto a Daniel Matamala y sus dos hijos

Autor: Fran Varela / 1 diciembre, 2020

Blanca Lewin se contactó la semana pasada con el programa de Martín Cárcamo por Instagram, donde se refirió la nueva obra de teatro que estrenará Perfectos Desconocidos; a la cuarenta junto a su marido Daniel Matamala y a las clases online de sus dos hijos. Esta fue parte de la conversación:

Martín Cárcamo: “Cuando uno tiene una pareja que lee noticias a las 22.30 y llega más tarde, me imagino doce o doce y media, cambia toda la vida, el entorno, la vida de pareja, ¿cómo sobrellevas eso tú con Daniel?”

Blanca Lewin: “Yo lo conocí con esa realidad, no fue algo que haya cambiado en nuestra vida. No me costó tanto, porque también yo soy una persona que tiene horarios raros y más encima flexibles; momentos de la vida en que estoy sentada en mi casa mirando el techo y otros en que estoy totalmente fuera de la casa todo el día. Los horarios de función o ensayo son horarios raros, no son normales ni de oficina.

“Desde que empezamos a ser pareja esa dinámica ya existía, entonces el resto ha sido acomodar todo a eso y no fue problema. Lo que sí pasó en la cuarentena es que él empezó a tener estos turnos donde pasaba catorce días en la casa y siete en el canal»

Cárcamo: “Y no están acostumbrados a estar catorce días 24/7”

Lewin: “Claro, pero pasaron cosas súper bonitas porque él siempre ha estado muchas horas del día en la casa, entonces no es como ‘oh, está todo el día en la casa, no sé qué hacer’. No, porque existía eso. Pero lo bonito fue que, por ejemplo, nunca habíamos cenado todos los días juntos en familia. Entonces pasó que las siete de la tarde estábamos todos y podíamos cenar juntos. Antes almorzábamos y desayunábamos juntos, pero ese como momento de cierre familiar fue súper bonito. Y todavía lo conservamos algunas semanas que él está a esa hora en la casa”

Cárcamo: “¿Y Daniel a qué hora llega a la casa?”

Lewin: “Depende. Normalmente, cuando tiene el horario de la noche, llega pasado las once de la noche, por ahí”

Cárcamo: “Igual tienen un espacio para conversar, no es que llegue y tú estés durmiendo”

Lewin: “Sí, uno se acuesta más tarde nomás poh, pero sí, existe ese espacio. Salvo que haya alguna transmisión especial, que de repente está hasta las una de la mañana en el canal. Igual yo lo espero, siempre lo espero”

Cárcamo: “¿De qué edad son tus hijos y cómo te ha tocado las clases online?”

Lewin: “Mi hija está en sexto, tiene once años, y mi hijo tiene cuatro y estaba en el jardín, digo estaba, porque medio que se quedó sin nada. Ha sido difícil, pero desde un principio Daniel estuvo un poco encima, yo también, pero más como de la cosa académica. Al principio fue súper difícil, pero ya una vez que agarro cierto ritmo. Ya ella es más grande, entonces se conecta a la hora que tiene clases y todo.

“Y con el más chiquitito fue más difícil, porque el jardín mandaba una propuesta de actividades semanales y era muy difícil encontrar un espacio para ayudarlo a hacer eso. Yo lo habré hecho en par con él tres en toda la pandemia.

“Y antes de la pandemia contábamos mucho con el apoyo de mi suegra, y eso obviamente no pudo ser durante un buen tiempo. Pero ahora ella ya asumió esas actividades que le mandan del jardín”.