*

Glamorama
Karen Doggenweiler en una imagen de archivo tomada de la web.

“Estaba con muchas condicionantes para quedar en un estado bien grave y se salvó…”, cuenta Karen Doggenweiler sobre el covid de su madre de 76 años

Autor: Equipo Glamorama / 11 febrero, 2021

“Da tanto miedo porque mi mamá se contagió en junio y estuvo internada, tenía hartos factores de riesgo además y harta preexistencia de enfermedades, hipertensa, había tenido un infarto, gordita”, cuenta Karen Doggenweiler sobre el covid de su madre, Sylvia Lapuente.

La mamá de 76 años de la animadora se contagió en junio de 2020 y la figura televisiva contó en Voces de Mujer -espacio que la meteoróloga Michelle Adam emite por Instagram- que aún no se recupera bien:

Michelle Adam: “Supimos que tu mamá estuvo súper complicada del Covid. Debe haber sido un proceso súper complicado, doloroso. ¿Cómo se toma? Porque cuando uno no tiene un familiar, hasta que uno no tiene un familiar directo que ha estado o alguien cercano uno esto de la pandemia lo ve hasta un poco lejano. Lo hemos visto muchas veces con muchas actitudes de las personas.

“¿Pero cómo es y cómo fue para ti haber vivido toda esta experiencia?”

Karen Doggenweiler: “Da tanto miedo porque mi mamá se contagió en junio y estuvo internada, tenía hartos factores de riesgo además y harta preexistencia de enfermedades, hipertensa, había tenido un infarto, gordita. O sea, estaba ahí… Con muchas condicionantes para quedar en un estado bien grave y se salvó esta gorda.

“Es súper luchadora, valiente. Y para la gente que no cree que… ¿Te has fijado que uno escucha gente que dice no a las vacunas, hay gente que dice ‘no, no existe el coronavirus, es un invento’?. A todas esas personas que no creen en el coronavirus yo les digo que es terrible.

“Mi mamá hasta el día de hoy, imagínate estamos en febrero, sigue con secuelas. Le ha costado mucho recuperarse completamente. Le ha costado harto, harto.

“Ese cansancio en los brazos, esa fatiga crónica sigue, todavía con una tos media pegada. Es una enfermedad, es un bicho súper raro, es muy nuevo además, tiene nueve meses, estamos recién conociendo.

“Las consecuencias que puede tener en el organismo de uno y gente joven también, que hemos visto que quedan con varios problemas secuelados, como se dice, con muchas dificultades.

“Depende cómo te pille, cómo están las defensas de una, cómo una va a recibir,  es muy impredecible, provoca mucha angustia.

“Mi mamá está bien, está saliendo adelante y tiene mucha fuerza, mucha energía. Pero la primera reacción, cuando te dicen ‘me contagié’ es un miedo, una sensación como de incertidumbre, de qué va a pasar y han sido épocas muy complicadas y de mucho miedo”

Adam: “Me imagino que mientras estuvo hospitalizada no se puede visitar. ¿Cómo se genera un lazo si tú no puedes ni siquiera ver a la persona cuando está hospitalizada?”

Doggenweiler: “Desde que se la llevan, porque se va en una ambulancia, con un papelito casi con el nombre anotado y tratando de encontrar a alguien que le pueda llevar un mensaje. Por suerte ella no estuvo conectada a ventilación mecánica, entonces siempre pudimos tener la posibilidad de un contacto.

“Para la familia es súper duro, pero para los pacientes que están internados entran puras enfermeras o TENS, doctores. No se les ve la cara, todo esto es como espacial, galáctico. Con unos trajes, con las medidas de seguridad, aislamiento, confinados. Para los adultos mayores que están confinados desde el primer día esto ha sido devastador. Para la humanidad completa”.