*

Glamorama
Mauricio Pinilla y su esposa Gissella Gallardo en una imagen tomada de la pantalla de Instagram.

“Perdí una gran parte de mi carrera por mis estupideces, por fiestas, por amigos…”: el mea culpa de Mauricio Pinilla

Autor: C. Z. / 4 abril, 2021

“Uno se pierde con las tentaciones, la fiesta, las salidas. Se distrae con el dinero, la fama, los autos”, afirmó Mauricio Pinilla en un conversación por Instagram con Cristián Sánchez donde en un momento también participó Gissella Gallardo.

Le esposa del futbolista se sentó unos momentos junto a él frente a la cámara y dijo: “Estuvimos bastante distanciados… Pero el problema era tuyo, no de la pandemia, mi amor”.

El deportista de 37 años, quien se retiró de las canchas a fines de 2020, actualmente se desempeña como panelista de la versión chilena del programa ESPN FC, emitido por la cadena deportiva internacional.

Pinilla habló de su vida tras el retiro y realizó un análisis de su trayectoria. Estas fueron parte de sus palabras sobre los momentos bajos de su carrera:

Mauricio Pinilla: “Viví momentos muy, muy duros sicológicamente, mentalmente, físicamente, y pude retomar eso, que no es fácil, tuve esa oportunidad y la aproveché y agradezco a Dios que me haya puesto en el lugar que soñé desde niño”

Cristián Sánchez: “Y en ese período que dices que es triste, de tres o cuatro años, ¿se pierde en qué?, ¿joda, entrenar menos? ¿Qué te pasó?”

Pinilla: “Uno de repente se pierde con las tentaciones, la fiesta, las salidas. Pierde el foco en general. Se distrae con el dinero, la fama, los autos. Es duro a veces. Hay que tener una cabeza súper firme para soportar toda esa presión, esas bondades que te da la vida.

“Y el fútbol, lamentablemente, es una carrera tan corta que te distraes uno o dos años y la carrera al piso. Uno no se puede dar el lujo en esta actividad, que hoy en día es tan exigente, física y mentalmente, que no te puedes distraer con nada”

Sánchez: “Eso lo conversamos hoy en día haciendo este mea culpa. Pero en ese momento me imagino que estabas viviendo la vida loca”

Pinilla: “En Disney estaba”

Sánchez, riendo: “Gozando con todo. No hay cuestionamientos, digo…”

Pinilla: “No. Yo pensaba que estaba haciendo todo espectacular, que estaba en Júpiter. Menos mal que me pude dar cuenta a tiempo. Efectivamente me distraje con cosas que no tenía que hacerlo y perdí una gran parte de mi carrera por mis estupideces, por fiestas, por amigos. Después me di cuenta que lo que había hecho, jugar desde los ocho en Magallanes, luego llegué a la U, tenía los objetivos súper claros.

“De hecho mi padre me dijo ‘Mauro, si te vas a dedicar a la actividad, yo te apoyo. Lo único es que debes dedicarte 100%. No debes dejar los estudios de lado, pero sí le podemos dar la prioridad al fútbol, porque creo que tienes las condiciones para desarrollarlo en eso’.

“Fui responsable toda mi carrera. Tuve ese período negro en el cual me perdí. Pero cumplí mi objetivo a cabalidad en lo que me había propuesto desde pequeño”

Sánchez: “¿Te acuerdas de si hubo algún gatillante en especial que te trajo de vuelta, como ‘reenfócate’? ¿Pasó algo en particular o fue algo que decantó?”

Pinilla: “Me di cuenta en un momento que no tenía nada, no tenía amigos, había perdido a mi familia, que estaba muy complicado emocionalmente, en una depresión. Tuve crisis de pánico. Viví momentos muy complejos emocionalmente que me hicieron darme cuenta que estaba en un hoyo en el cual me había metido yo solito. Así que solito tenía que salir.

“Estuve de tratamiento en una clínica de España para tratar mi ansiedad. Aun así no aprendí. Tuvieron que pasar un par de meses más. Y después creo que lo solucioné solo. La verdad, lamentablemente, no es que lo crea, me tuve que ayudar yo solo para salir de ese momento. Yo creo que nadie en ese momento me podía dar una mano y me mentalicé, con esa fortaleza mental que me caracteriza en el deporte, para que me ayudara a poder retomar mi vida”.