*

Glamorama
Tamara Acosta en una imagen tomada de la pantalla de De Tú a Tú, en Canal 13.

“Recuerdo haber ido manejando y tener las ganas de soltar y soltar y ya… Ahí me internaron”: el testimonio de Tamara Acosta sobre la depresión recurrente

Autor: Fran Varela / 1 abril, 2021

“Sentí ganas de no estar”, afirmó Tamara Acosta sobre el peor momento de la depresión recurrente que se le manifestó a los 14 años y que recién le fue diagnosticada más de una década después.

La actriz habló principalmente de esto y de su difícil proceso para convertirse en madre en una entrevista que le hizo Martín Cárcamo y que fue transmitida en De Tú a Tú, en Canal 13.

Acosta hizo público hace años que sufre depresión, fue una de las primeras figuras en entregar su testimonio como una manera de abrir la conversación y hacer visible esta enfermedad.

Esta fue parte de la conversación en el programa:

Martín Cárcamo: “¿Cuándo empiezas a tener las primera manifestaciones depresivas?”

Tamara Acosta: “A los 14 años. Mucha tristeza, que también se mezcla con la adolescencia, pero ahora con la distancia lo veo y va más allá de la adolescencia, era una cosa que no era normal. Mucha tristeza, mucho sin sentido, sentir que nada tiene sentido.

“Me sentía muy sola, me encerraba harto, lloraba harto. Recuerdo haber llorado sola sin saber por qué, por una pena profunda nomás”

Cárcamo: “¿Cuánto te podía durar esta pena infinita?”

Acosta: “Meses”

Cárcamo: “¿Y eso significa no poder levantarse?”

Acosta: “En esa época no, cuando era más chica a los 14 lo administraba. Debe haber sido menos potente que después. Y después durante mucho tiempo, hasta los 30, por un episodio de depresión mayor me diagnostican depresión recurrente”

Cárcamo: “¿Y cómo fue ese episodio de depresión mayor?”

Acosta: “Ahí fue sin poder moverse, con crisis de angustia, crisis de pánico y sin poder levantarse de la cama, eso sí. Ni siquiera te puedes levantar. Bañarse es como subir el Everest y la sensación de que no quieres estar en la vida. El dolor es tan grande que cualquier cosa que aplaque ese dolor tan grande que estás sintiendo, es mejor que esto. Esa es la sensación”

Cárcamo: “¿Pensaste en el suicidio?”

Acosta: “Sentí ganas de no estar. No pensé en voy a hacer esto para no estar y suicidarme, pero sí algo que me aliviara. Y si hubiese tenido algo que me aliviara, sí. Y ese es el peligro de las depresiones, que terminan en suicidio porque no se soportan”

Cárcamo: “¿Por qué dices ‘si hubiera tenido algo que me aliviara’? ¿A qué te refieres con eso?”

Acosta: “No sé, yo recuerdo algunas veces, tengo como periodos borrados, pero recuerdo… O sea, no planifiqué un suicidio, pero recuerdo haber ido manejando y haber pensado y tener las ganas de soltar y soltar y ya. Y tuve la lucidez de decirme a mí misma ‘chuta’. Y ahí me internaron y estuve unos días en una clínica, porque yo llamé al siquiatra y le dije ‘está grave la cosa, estoy con pensamientos suicidas’.

“Entonces ahí estuve unos días en una clínica y después en la casa de mis papás creo, no me acuerdo mucho. Y ahí es cuando ya me regulan todos los medicamentos y empiezo como a…”