*

Glamorama

Probióticos: la importancia de las bacterias en el desarrollo de los más pequeños

Autor: Dr. Óscar Brunser, Profesor Titular de Pediatría, U. de Chile / 23 julio, 2020

Huincha_Nan 3

Hace unos 100 años, un investigador del Instituto Pasteur en París postuló que la longevidad de algunas poblaciones de Bulgaria se debía a su consumo de yogurt que contenía bacterias que acidificaban esta bebida.

Estas bacterias pueden sobrevivir por períodos bastante prolongados al suministrarlos a seres humanos, incluso a los niños. Algunas de ellas están presentes en la leche materna.

La Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) los definieron en 2002 como “microorganismos vivos que cuando son ingeridos en números adecuados benefician a la salud del huésped”.

La evidencia científica que se dispone indica que defienden al tubo digestivo de bacterias causantes de diarrea y otras
patologías infecciosas, permiten atenuar el cólico de los lactantes, además de otros beneficios demostrados. Su uso es seguro. De las especies que están en uso por más tiempo y en mayor cantidad se pueden mencionar el Bifidobacterium lactis, llamado Bb12, el Bifidobacterium longum y el Lactobacillus rahmnosus.

En resumen, los preparados actuales para la alimentación de los lactantes poseen características que permiten utilizar sus capacidades funcionales.