*

1749415.jpg

Karla Constant gana en el nuevo SAV: “Se agradece la farándula inteligente y divertida”

Autor: admin_copesa / 11 septiembre, 2014

La Karla Constant de siempre triunfa en un lugar donde nunca hubiese estado: al frente de un programa de farándula. Pero como Secretos a Voces, de Mega, se reformuló por completo y dejó la agresividad gratuita de lado, la animadora aceptó. Fue una buena decisión, porque desde su llegada SAV aumentó el rating –MIRE AQUI LA NOTA CON LAS CIFRAS– y ella lo ha pasado estupendo.

 

En entrevista con glamorama.latercera.com, Karla desmenuza las claves de este éxito que comprueba que la farándula puede salir de la crisis y, de paso, responde los siempre provocadores dichos de Pamela Díaz.

 

Glamorama: El rating de SAV ha subido desde que usted llegó, ¿cómo lo evalúa?

 

Karla Constant: “Me carga hablar mucho de rating. Finalmente, eso es algo que uno no maneja, pero obviamente uno espera tener buenos números o buenos resultados. ¿En qué cosas me fijo yo? En el trabajo en equipo, en la entrega que hacemos al aire, en cómo lo estoy disfrutando, aprovechando el momento. Esos son, para mí, puntos importantes.

 

“Sin querer queriendo, fui invitada a participar de este programa que ha sido, desde mi punto de vista, súper bueno. Hace mucho tiempo que no tenía la oportunidad de estar en un programa en vivo, y un programa que, además, es súper amable, con un buen equipo, compañeros buena onda. Trabajamos muy bien juntos”.

 

¿Qué sintió al saber que iba a llegar a este programa?

 

“Me pareció que era una buena invitación para mí, porque el formato estaba cambiando. Y sí, para la gente que no lo había visto, y no conocía los cambios, decía ‘¿por qué estás ahí?’. Hubo muchos amigos que me dijeron ‘cómo vas a estar ahí’. He recibido muy buenas críticas y muy buenos comentarios, sobre todo de mi círculo más cercano, lo que es primordial para mí; y la crítica en general.

 

“Claro que sonaba un poco raro que yo estuviera en un programa así. Pero ha girado. Se tocan tantos temas, tan diversos. Hago una muy buena evaluación”.

 

¿No tuvo complejos al optar por animar el espacio?

 

“Lo evalué, porque estoy haciendo dos programas grabados, a la par. Entonces, después de conocer al equipo y ver lo que estaban haciendo, me pareció que sería una buena oportunidad para volver a estar en vivo y encontrarme con el público diariamente. Es un programa donde puedes expresar opinión, reír, enojar. Hay temas tan diversos que, más que tener objeciones, veo siempre dónde sacarle punta al lápiz”.

 

En el caso de que el espacio hubiera seguido con el formato de antes, ¿habría aceptado animar?

 

“Honestamente, no creo”.

 

¿Por qué?

 

“Porque siento que era una farándula mucho más dura y con la que no me sentía cómoda. En ese sentido, soy muy respetuosa de las personas y no calza tampoco con mi perfil. Mi trabajo no va por ahí. Uno tiene que estar claro de las cosas que uno quiere y hasta dónde puede llegar. Eso significa que muchas veces hay que decir que sí y tantas otras veces hay que decir que no. Si el escenario era otro, hubiese dicho que no. La gente que me conoce lo sabe muy bien”.

 

¿Sigue siendo farándula lo que hace ahora SAV?

 

“De partida, yo soy consumidora de farándula. Me encanta la farándula. Estar en mi casa y ver farándula dura me encanta. Me divierto con esos programas. Pero siempre cuando se haga de manera inteligente y divertida.

 

“Todavía hay integrantes de paneles que son maravillosos. Cuando se hace inteligentemente, y de buena manera, uno agradece, pero yo no lo hubiera podido hacer, porque soy de otra manera. No me hallo en eso. Pero la farándula es entretenida.

 

“Nosotros hemos virado a la historia de los famosos, y esto de que lo que le pasa al famosos te pasa a ti también. Se puede definir como una farándula más blanda, amigable o cercana. Tomamos contingencia, pero también tomamos historias de famosos que no están en pantalla”.

 

¿Qué le ha parecido lo que se está haciendo en SAV, a diferencia de lo que hacía antes de su reformulación?

 

“Son dos corrientes completamente distintas. Lo de antes no fue ni mejor ni peor, y lo de ahora no es ni mejor ni peor. Es distinto. Trata de famosos, pero no tiene nada que ver una mirada con la otra. No lo podría categorizar como bueno o malo, mejor o peor. Antes lo veía, y ahora lo estoy conduciendo (ríe).

 

“No es que me pareciera mal el formato de antes, lo que pasa es que yo no hubiera podido estar de animadora en ese formato de antes, porque no encajo ahí”.

 

Pamela Díaz dijo a un diario regional que ahora el programa “aburre”.

 

“La ‘Pame’ es consumidora y le gusta el otro tipo de farándula. Es su mirada. Es su opinión. No puedo decir nada con respecto a eso, porque nosotros estamos haciendo un programa completamente distinto. Obviamente cuando uno vira para otro lado, puede haber tanto opiniones positivas como negativas. Pero entiendo su opinión y su mirada. A ella, al igual que a mí, le gusta el otro tema, y se sentía muy cómoda animando el programa como estaba antes”.

 

¿Pero no le incómoda que diga eso?

 

“No. Para nada. A la Pamela la quiero mucho. La respeto. La conozco hace muchísimos años. Me cae muy bien y es su opinión”.

 

Tiene buen feeling con Mario Velasco, el “Anfibio”.

 

“Para no conocernos nada, encuentro que agarramos buena onda al tiro. Tiene que ver con la personalidad de los dos. Sabemos compartir los espacios. Eso tiene que ver con saber hacer el trabajo compartido”.

 

¿Ha sido un buen partner?

 

“Lo que uno más agradece es poder trabajar tranquilamente con alguien al lado, sabiendo que la persona te va a respetar y que tú también puedes confiar en el otro. Para mí ha sido fundamental. Pero te diría que siempre he contado con buenos partners de trabajo.

 

“Con los otros trabajé muchos años. Con Sergio (Lagos), Cristián (Sánchez), Con Marcelo Comparini, Iván Valenzuela, René O’Ryan. Uno se va conociendo y en el camino se va haciendo amigo. Llevamos poquito tiempo (con Velasco), pero esa buena onda se transmite en pantalla. El es un hombre muy respetuoso y buena persona”.