*

Glamorama
Loreto Aravena en una foto de archivo tomada de la web.

Loreto Arevena: “No puedo creer que cierren el teatro y no cierren los malls…”

Autor: Fran Varela / 14 enero, 2021

“Si no hubiese sido por el arte yo creo que todos estaríamos locos después de cinco meses encerrados. Y nadie valora eso al final, nadie valora que detrás de esas obras hay artistas”, afirma Loreto Aravena.

La actriz protagonizó uno de los episodios de Impacto en el Rostro, un podcast de entrevistas a protagonistas, guionistas, directores y otros realizadores de obras dramáticas en televisión.

Entre otros temas, Aravena recordó el comentario que se hizo al interior de Canal 13 previo al debut de Los 80. (“Decía que éramos todos muy morenitos. Muy feo, porque siempre he tenido esta lucha de venir de Puente Alto y de ser morena”)

También se refirió a la obra Perfectos Desconocidos, donde actúa, que se estrenó pesencialmente y alcanzó a estar un fin de semana en cartelera debido al paso a fase 2. Estas fueron sus palabras:

“Alcanzamos a estar un fin de semana en el teatro y nos volvieron a cerrar, una cosa que de verdad encuentro incomprensible. O sea, veía el Costanera Center con 11 mil personas adentro y un teatro tiene, si es que, capacidad para 200, con la mitad de su aforo los teatros más grandes porque los más pequeñas 20 o 50 personas, y aún así nos volvieron a cerrar el teatro.

“Estoy súper decepcionada de la sociedad y también de las políticas públicas. Ya este gobierno me había decepcionado, pero ya me terminó de decepcionar. No puedo creer que cierren el teatro porque creen que nos podemos contagiar adentro del teatro y no cierren los malls, cuando la gente está metida en los malls todo el día y no hay ningún tipo de distancia social. Tiene que ver con cómo esta sociedad y el gobierno ven el arte. Ya con los dichos de la ministra no nos queda más qué hacer, con eso está todo dicho.

“Muy triste porque es un gran guión, súper buen texto y la puesta en escena está súper buena, la gente agradeció la obra y reírse un rato. Las posibilidades de contagio son realmente mínimas, hay más probabilidad de contagio en un supermercado o arriba de avión que en un teatro.

“Pero bueno, ya está, esperamos volver en algún minuto. Esta era la tercera vez que tratábamos de estrenar, estamos desde el año pasado tratando, en marzo tampoco pudimos y ahora tampoco por la pandemia.

“El San Ginés tiene también una terraza arriba con capacidad para 80 personas con distancia, pusieron un escenario ahí y queríamos hacer la obra ahí, pero ni siquiera eso nos permitieron. O sea están abiertos los bares pero los teatros no. ¿Por qué? Nadie sabe.

“Después de ocho meses con teatros cerrados, incluso con ser espectadora alcancé a ir a ver una obra, fue súper emocionante. Actuar en el escenario y estar de público fue muy emocionante, ¿cómo nos perdimos tanto rato de esto, de esta magia? Es tan lindo, es tan distinto además lo que hay.

“Yo estuve haciendo teatro por Zoom y es bacán, pero no es lo mismo. El teatro sentado en una butaca, con ese escenario es otra cosa, yo lo extraño mucho. Encuentro incomprensible que pase.

“Esta cuarentena la surfeamos todos porque teníamos arte, porque en la casa podíamos ver una serie o una película, escuchar música, leernos un libro, ver una obra o ballet online. Pero si no hubiese sido por el arte todos estaríamos locos después de cinco meses encerrados y nadie valora eso al final, nadie valora que detrás de esas obras hay artistas.

“Hay artistas que lo están pasando pésimo, llevamos muchos meses sin pega. Yo de nuevo estoy sin pega por la pandemia y entiendo que hay muchos rubros que están afectados, pero el de las artes es sin duda el rubro más afectado.

“El turismo por lo menos se salva porque los extranjeros están pudiendo entrar y pueden viajar. Yo tengo amigas que llegaron de Alemania y ahora andan en San Pedro de Atacama. Conozco a otra gente que está en el sur, en la Patagonia. Entonces, pucha, el turismo igual algo tiene, algo le cae, pero los teatros están completamente cerrados no hay nada qué hacer ahí.

“El mayor desafío es recordarles a la gente quién los salvó durante la pandemia. Recordarles a la gente que cuando se vuelvan a abrir los teatros quieran pagar su entrada. Porque vivimos en una sociedad que cree que la cultura tiene que ser gratis, que no entiende que así como uno se compra una cajetilla de cigarros también se puede comprar una entrada al teatro. Sobre todo para hacerle ver a este gobierno la necesidad que la gente tiene de arte”.