*

Glamorama
Jorge Zabaleta en una imagen tomada de la pantalla de Mucho Gusto, en Mega, en marzo de 2019.

Jorge Zabaleta se retira de la televisión “por lo menos” por dos años: “Me reventé… Pasé dos o tres años que no tuve ni un solo día libre y me pasó la cuenta… Y empiezas con ahogos, con los ataques de pánico”

Autor: Equipo Glamorama / 24 abril, 2020

“Más o menos en la mitad de Juegos de Poder hubo días que no me acordaba de ni una línea de texto que tenía que decir. Porque no me entraba la letra, tenía mucho texto y era imposible decirlo”, cuenta Jorge Zabaleta.

El actor de 50 años afirmó en Al Otro Lado, el programa que Nataly Chilet transmite en vivo por su Instagram, que se tomará al menos “un par de años” alejado de las teleseries y proyectos televisivos.

Esto como consecuencia de una crisis provocada por exceso de cansancio que lo afectó en 2019:

“La tele para mí todavía no, ya tomé la decisión de salirme y, bueno, este año ya prácticamente no se va a hacer nada. Pero necesito tomarme por lo menos un par de años fuera.

“Terminé muy cansado el año pasado. Ya venía con un cansancio acumulado fuerte, porque hice muchas cosas al mismo tiempo. Entre que hice radio, construía el hotel (se refiere al hotel en San Pedro de Atacama que abrió a fines de 2018), hacía teleseries. O sea, fue demasiado fuerte y me pasó la cuenta.

“Más o menos en la mitad de Juegos de Poder hubo días que no me acordaba de ni una línea de texto que tenía que decir. Porque no me entraba la letra, tenía mucho texto y era imposible decirlo.

“Y bueno, ahí trabajando con el Pato González, que era el director de la teleserie, yo hablé con él. Le dije ‘Pato, no sé qué me pasa, no tengo la capacidad para poder acordarme de la letra’.

“Son cosas que a mí jamás me habían pasado. O sea, yo si había algo que tenía como cualidad, digamos, era que me podría aprender muy rápido. Tenía buena memoria para poder hacer todo lo que me pedían.

“Una producción donde tenía que hacer 12 escenas o más diarias, que de repente son muy largas, a veces tienes que aprenderte 25 o 30 páginas de texto y no me costaba tanto.

“Ahora no pude. Algunas escenas las tuve que grabar casi texto por texto y en eso Pato González se portó increíble, porque entendió que de repente me fui de vuelta nomás y me reventé.

“A mucha gente le pasa. Pasé dos o tres años que no tuve ni un solo día libre y me pasó la cuenta nomás. Entonces, cuando ya el cuerpo te empieza a pedir que pares y uno no le hace caso, ya te empieza a dar señales más fuertes, ‘para, para, para’. Y empiezas con ahogos, con los ataques de pánico, en fin.

“Después ya dije ‘¿sabes qué? Ya no tengo 20 años’. De repente te viene cualquier cosa, un ataque cardíaco, no tengo idea, a esta edad te pueden pasar mil cosas.

“Y el tema es que pasó la cuenta, me pasé de roscas, pensé que era superhéroe y no lo era. Y ya. Paré. Tomé la decisión, costó muchísimo. Es muy fuerte soltar. Uno está como más acostumbrado a acaparar que a soltar, entonces soltar las cosas es muy difícil.

“Hablé con el canal, hablé con la Quena Rencoret (directora del área dramática de Mega), que me entendió perfecto.

“Hablé con el Pato Hernández también del canal (director ejecutivo de Mega). Le dije ‘Pato, no puedo. Me encantaría seguir, hacerme como un reseteo y partir de nuevo con más proyectos. Pero la verdad es que no puedo’.

“Si tuviera que hacer hoy día un proyecto nuevo para la tele, yo creo que me pongo a llorar de angustia, porque no sabría como hacerlo, no tengo hoy día esa capacidad. Entiendo que tengo que tomarme un tiempo y respetar los tiempos que me pide mi cuerpo, mi corazón, mi espíritu y respetarlo.

“No importa las consecuencias que eso pueda traer. Lo más importante es que uno tiene que estar bien para poder enfrentar la vida más adelante con ánimo, alegría y con todos los sentidos. No voy a estar haciendo cosas a medias”.