*

Glamorama
Emilo Sutherland en una imagen de pantalla de archivo tomada de al web.

El «Tío Emilio» Sutherland: «Pese a la delincuencia, vivimos en un país de ensueño, yo conozco bien la realidad de muchos otros países…»

Autor: Equipo Glamorama / 10 noviembre, 2020

«No tenemos por ejemplo el drama de los secuestros. Uno cruza la cordillera y hay secuestros», dice Emilio Sutherland comparando el nivel de delincuencia en Chile con el de otros países de Latinoamérica.

El periodista de 60 años que se hizo conocido como «El Tío Emilio» de En Su Propia Trampa -que se dio entre 2011 y 2018 en Canal 13- se comunicó con Upa Chalupa, espacio que se emite por las plataformas digitales de Atentos Chile y es conducido por Arturo Walden «El Kiwi» y el actor Julio Jung Jr.

Sutherland habló extensamente de lo que fue y significó En Su Propia Trampa. En ese contexto es que el profesional comparó a Chile con otros países:

“Pese a la delincuencia, pese a todos los males que tiene el asunto delictual, vivimos en un país de ensueño. Yo conozco bien la realidad de muchos otros países, especialmente en Latinoamérica, y de verdad que es un sueño vivir en Chile.

«No tenemos por ejemplo el drama de los secuestros. Uno cruza la cordillera y hay secuestros. Disculpa que mencione a los países hermanos, en Brasil es algo dramático que aquí afortunadamente se ha logrado frenar. Desgraciadamente están llegando situaciones límites.

«Yo en mi carrera periodística viví en Colombia, que es el cuento de los sicarios, ese es un fenómeno muy lamentable que se debe frenar en seco. En Bogotá, cuando me tocó ir a cubrir la historia de Pablo Escobar a la justicia, conocí una calle que se llamaba la calle del Cartucho, una calle que es horrible, cuadras y cuadras donde vivía gente muy malula, y al lado había una calle donde tú podías contratar por cerca de 50 mil pesos a un sicario para matar a cualquier persona.

“Por ejemplo, si alguien tenía problemas con algún patas negras, con algún tipo que no le pagaba la cuenta de cualquier tipo, lo único que requieres llevar era una fotografía, darle la dirección, pagar y todo listo. Desgraciadamente eso ha llegado y se está viendo el sicariato en términos del narcotráfico. Ya hemos sabido de varios casos donde se han contratado para participar en peleas o conflictos entre bandas rivales de traficantes. Y nuestras autoridades deberían poner mucho ojo y mucha atención en eso porque es un fenómeno repugnante e indignante”.