*

Glamorama
Ignacio Gutiérrez y Hugo Valencia en imágenes de archivo tomadas de pantalla.

«Todo tiene un límite… Con todos los equipos que he trabajado he ayudado a periodistas a que les vaya increíble», responde Ignacio Gutiérrez ante afirmación que le dedicó Hugo Valencia

Autor: Fran Varela / 19 enero, 2021

“Todo tiene un límite», responde Ignacio Gutiérrez a este sitio luego de que Hugo Valencia afirmó en una conversación por Instagram que el animador “quiso sacarme (de Buenos Días a Todos), hablaba con los jefes para que me echaran”.

Valencia fue panelista del matinal de TVN durante dos años en los cuales Gutiérrez ejerció como coanimador. El periodista de espectáculos y farándula fue despedido en abril de 2020 y el conductor abandonó el programa durante la primavera pasada.

En tanto, esta es la respuesta completa del animador ante los dichos de Valencia:

“Los temas faranduleros o de espectáculo es un tema que a la gente le gusta y lo pasa bien. A veces son complicados cuando tienes un programa que le va bien o que le va mal, son parte de. Pero todo tiene un límite. En el caso de que alguien se quiera hacer publicidad por algo no creo que tenga que entrar en mentiras ni hablar de la honra de alguien.

«He trabajado en muchos programas de televisión, la gente sabe públicamente los problemas que he tenido o no he tenido y las alegrías que les he dado también a muchos equipos de personas. Pero no creo que se tenga que incluir mentiras ni cosas que quedan rebotando en el aire, cuando yo jamás he pedido sacar a alguien del aire, jamás lo pediría. Los animadores no tenemos esa capacidad, la gente tiene una fantasía de que uno mueve los dedos, algo así. Los productores ejecutivos son los que se encargan de esas cosas.

“Todo tiene un límite. El que hablen de mí no tengo problema. Si uno sube de peso, baja de peso, si te va bien, si te va mal, etc. Pero cuando hablan de cosas que tienen que ver netamente con lo laboral, yo he trabajado mucho tiempo con personas que te llevas bien, que te llevas más o menos y nunca se me ocurriría pedir algo así. Al contrario, con todos los equipos que he trabajado he ayudado a periodistas a que les vaya increíble, hay algunos que hoy me alegro mucho que hayan dado pasos importantes. Entonces no soy una persona que vibre con eso, no es mi intención ni me interesa.

“Es más, cuando en un minuto hubo un momento súper complejo en el Buenos Días a Todos yo no estaba en el programa, estaba en otro lado, nunca me metí mucho tampoco, porque no era de mi interés. Y cuando volví había dolores evidentemente por todo lo que había pasado y yo también sabía que me tenía que hacer cargo de situaciones que me iban a decir ‘¿por qué volvió al programa?’.

“Pero yo de lo único que estaba preocupado es de que no quería que sacaran a personas del programa, no quería que se hundiera, quería que le fuera bien. Cuando a los programas les va mal empiezan a despedir personas y yo no quería cargar con ese cargo de conciencia de haber dicho que no. Por eso volví por un tiempo limitado al matinal del cual estoy muy contento, hicimos grandes cosas, hoy en día le va muy bien y eso me alegra profundamente.

“No quiero ahondar en personas, pero me parece que todas las cosas tienen que tener un límite. Yo los temas de espectáculos los consumo, los leo, me divierto o no me divierto, depende. Pero creo que meterse en cosas así cuando no hay ningún tipo de información o certeza es querer hacer daño nomás. Entonces cuando se quiere hacer daño por sí yo tengo el deber también de parar la cosa”.