*

Glamorama
Ingrid Cruz en la teleserie Demente, en una foto de Mega.

«Duele que te digan ‘guatona’, ‘oh, se comió la pandemia’, ‘la camiona…’»: la reflexión de Ingrid Cruz sobre los comentarios hacia el físico femenino

Autor: C. Zúñiga / 3 mayo, 2021

«Hacer escenas sexuales con una mujer es muchísimo más fácil que con un hombre. Nunca pensé en la vida que iba a ser así», dice Ingrid Cruz sobre su papel en la teleseries nocturna de Mega.

La actriz de 45 años ha sido aplaudida en redes sociales y medios por su rol de la «comisario Javiera Cáceres», una detective de la «Brigada de Investigaciones, BDI» y lesbiana, en la producción dramática.

Cruz se conectó con su amiga Fran García-Huidobro en Noches Velvet, espacio que la animadora emite por Instagram.

Allí la protagonista de Demente contó cómo fue el proceso para las escenas íntimas con otra mujer y reflexionó sobre los comentarios negativos que la gente realiza en las redes sociales sobre su cuerpo o el físico de otras mujeres.

Esto fue parte de la conversación:

Ingrid Cruz: “Con La Paty Rivadeneira y la Feña Ramírez, que somos las que hacemos este triángulo, entendí lo que era de verdad la palabra sororidad. Porque uno la escucha mucho a diario, ‘ay, qué poco sorora’, y qué se yo. Casi lo usas para la talla. Pero hacer escenas sexuales con una mujer es muchísimo más fácil que con un hombre. Nunca pensé en la vida que iba a ser así»

Fran García-Huidobro: “¿Y por qué es más fácil?”

Cruz: “Porque tú no tines que decirle a la compañera ‘tápame la guata, tápame el rollo, la pechuga, la guata, tápame esto’, porque la compañera ya sabe. Entonces yo me preocupo de ella y ella se preocupa de ti. Ella sabe lo incómodo que es para ambas estar así. Y ambas queremos hacerlo lo mejor posible, lo más verosímil, lo más real, lo menos caricatura, lo menos cliché.

“Uno tiene que ser erótico para las lesbianas, en nuestro caso. Vi mucha película de lesbianas para ver cómo abordaban. Vi pelícuas más eróticas. Y si tú pones una película porno y ves a dos lesbianas, está hecho para heterosexuales, no para lesbianas. Cómo se agarran las minas. Eso no es realmente una relación lesbiana. Está hecho para héteros, para que un hombre se erotice con esta sexualidad.

“Nosotros dimos ese giro, que fuera atractivo para ellas, que ellas se sintieran identificadas. No aborda igual un hombre a una mujer, o mujer con mujer. Es distinto. Pero eso tienes que descubrirlo, estudiarlo, también seguir muy a la pata… Por un lado fue muy fácil.

“Estudié harto. Vi formas que no se me había ocurrido. ‘Ah, eso lo voy a hacer’. Entonces veía ‘y en la película hacían así, así y así’”

García-Huidobro: “¿Qué pasa cuando los comentarios también tienen que ver con tu físico?”

Cruz: “Me duelen”

García-Huidobro: “En vez de apreciar el personaje, el trabajo, la gente se queda en cómo te ves”

Cruz: “Fue al principio y es bien cuático, porque eso tiene que ver con el ego. Y uno tiene que asumir el ego. Cuando tú dices ‘me dolió’, qué cuático, cuando uno es vieja y grande y uno procesa otras cosas y estás con querer tu cuerpo y aprobar lo que es.

«Pero también uno trabaja para el personaje. Además, me viví una pandemia. Entonces uno puede decir ‘¡pico pal que lee, qué me importa, chao!’. Perdón”

García-Huidobro: “No pidas perdón”

Cruz: “Pero cuando apago todo y me acuesto, me duele”

García-Huidobro: “¿Y qué te duele?”

Cruz: “El ego. El ego es una basura pero uno lo tiene. Y ahí uno dice ‘¿por qué me duele?’. Duele que te digan ‘guatona’, duele que te digan ‘oh, se comió la pandemia’, ‘la camiona’. Y ahí empieza… Y tú dices que si a mí me duele, que tengo 46 años…”

García-Huidobro: “¿Han llegado a niveles de decirte eso?”

Cruz: “Sí, Entonces ahí uno dice ‘todo el esfuerzo que hice al inicio se me fue por la pandemia’. Y empiezas a analizar y dices ‘¿por qué entré?, ¿por qué entró?, ¿por qué permito?, ¿por qué me duele?’. El discurso que tengo como mamá, como hija, ahí se me va todo, se desvanece todo. Y duele ”.

García-Huidobro: “Hemos estado juntas muchas veces, en muchas circunstancias y varias veces te he dicho lo linda que estás, lo preciosa que te ves, lo hermosa que son las fotos que te sacas en traje de baño. Pero tú tienes un discurso de ‘lo hago’, pero te tienes que fumar la mala onda”

Cruz: “Sí, porque finalmente este es mi cuerpo y lo hemos hablado mil veces, como cuando uno mira las teleseries para atrás y dice ‘oh, el cuerpo que tenía’. Menos mal que le sacamos lustre. Entonces tiene que ver finalmente, con decir que somos reales, esto es, y si me estás mirando en la teleserie, me estás viendo por el talento, por actriz.

“Ya no soy la niña bonita que entra a las teleseries por bonita. No pasa por ahí. No tengo que andar demostrándole nada a nadie. Pero de que duele, duele. ¿Por qué? Por ego. Y porque las personas descalifican. Y las descalificaciones siempre duelen.

“Siempre he pensado ‘si te duele, hazte cargo’. Trato de hacer deporte, para no sentir, porque obvio, ya no tengo las pechugas acá arriba, por ejemplo. Pero a mí eso me agrada para el personaje. Me agrada que no sea todo un erótico con la mina toda armada. Y con la Feña lo dimos todo en las escenas a pechuga pelada.

García-Huidobro: “Si alguna vez te pidieran arreglarte las pechugas para una teleserie, ¿lo harías?”

Cruz: “No, no por teleseries. Si alguna vez lo haría, sería por mí, no por un personaje».