*

Glamorama
Cata Guerra en una imagen de archivo tomada de pantalla.

«Quiero ser buena persona, más empática, saber escuchar más, mejor amiga… Es el período en que he estado»: afirma Cata Guerra

Autor: Equipo Glamorama / 9 junio, 2021

«Hubo un momento en que tú cambiaste, no podría decir que hoy eres la misma que hace cinco años atrás. Eres otra, y eres otra mejor todavía», fueron parte de las palabras de Gloria Münchmeyer a su hija Catalina Guerra en De Tú a Tú, programa animado por Martín Cárcamo en Canal 13.

Guerra fue la protagonista del episodio. La actriz de 51 años se refirió a episodios personales y profesionales y contó que hace un tiempo, cuando se quedó sin trabajo en televisión, comenzó un proceso de introspección el que dio origen a un cambio importante. Estas fueron parte de sus palabras:

«Los niños se fueron de la casa y tocó la coincidencia que me quedé sin trabajo. Me tocó que me sentí sin un lugar, sin un rol. Lentamente me fui deprimiendo, hasta llegar a un punto que me miré para adentro y encontré que no había nada, me sentí muy vacía.

«Me miraba a mí misma y no me gustaba lo que veía. Veía una persona absolutamente extrovertida, siempre necesitando la aprobación del resto, la chistosa, un poco descalibrada, desentonada. No me gustó para nada lo que vi.

«Mi punto de inflexión fue cuando me quedé sin trabajo y dije ¿y ahora qué hago?, ¿ahora quién soy? ¿qué es lo que me gusta?».

Posteriormente, este mismo asunto volvió a ser tocado en la entrevista:

Martín Cárcamo: “¿Hace cuánto que no estás con pareja?”

Catalina Guerra: “Harto tiempo”

Cárcamo: “¿Qué es harto para ti?”

Guerra: “Más de cuatro años, menos de 15…”

Risas.

Cárcamo: “O sea, desde que vino este cambio drástico, porque tú hiciste un cambio drástico”

Guerra: “Significa tener las prioridades en otra parte”

Cárcamo: “Está bien, pero el amor también es una prioridad”

Guerra: “No”

Cárcamo: “¿Y cómo que no?”

Guerra: “Pero si no todo es pareja en la vida. Yo fui muy polola. Y mis prioridades pasaron a ser mi familia, recuperar mis lazos afectivos importantes, recuperarme a mí en descubrir en lo que realmente yo quiero”

Cárcamo: “¿Te sentías muy perdida en un minuto?”

Guerra: “No. O sea yo me descoloqué cuando me quedé sin pega, sin los niños y me quedé en este departamento enorme así como ‘¿qué hago?’. Todas esas cosas que uno, de repente, tiene que hacer antes, a mí me llegó a los cuarenta y tantos, pero menos mal que me llegó.

“Yo antes pensaba que ser intensa era bueno. Yo tengo que convertirme… Quiero ser otra persona, quiero ser buena persona, quiero ser más empática, quiero saber escuchar más, mejor amiga, y ese es el período en que he estado”.