*

Glamorama
El matrimonio por la Iglesia de Pamela Díaz y Manuel Neira en una foto de archivo tomada de la web.

«Quienes no pueden pagar para realizar su proceso de nulidad matrimonial eclesiástica pueden incluso acceder a él de forma gratuita…», responden desde el Arzobispado de Santiago tras dichos de Pamela Díaz

Autor: C. F. R. / 21 agosto, 2021

“Según los protocolos del Tribunal Eclesiástico de Santiago, a nadie se le niega el acceso a la justicia. Aquellas personas que no pueden pagar para realizar su proceso de nulidad matrimonial eclesiástica pueden incluso acceder a él de forma gratuita. En tanto, quienes pueden pagar parte o todo el proceso, pueden hacerlo en conciencia. El tribunal quiere ser un lugar de misericordia y está dispuesto a acoger a todas las personas”.

Estas son las palabras del sacerdote y abogado Cristián Montes, Vicario Judicial del Arzobispado de Santiago, enviadas a este sitio luego de que Pamela Díaz se refiriera a su intento de obtener la nulidad eclesiástica de su matrimonio por la Iglesia con Manuel Neira.

Durante una conversación con Instagram con Lucila Vit, el rostro de los programas Me Late Prime y Mochileros afirmó que «fui a la Catedral de Santiago, me dijeron que valía entre cuatro y ocho millones separarme (nulidad eclesiástica)».

Díaz y el ex futbolista se casaron en diciembre de 2006 solo por la Iglesia, en una ceremonia transmitida por Primer Plano. Se separaron en 2008 y tienen dos hijos.

En 2011 este sitio publicó que la comunicadora estaba en busca de su nulidad eclesiástica.

En tanto, esto fue parte de la conversación de la figuras televisiva con Vit:

Pamela Díaz: “Ahora estoy soltera, me divorcié (de su segundo esposo, el ejecutivo Fernando Téllez), soy tan feliz»

Lucila Vit: “¿Te divorciaste?”

Díaz: “Soy soltera. Ante los ojos de Dios todavía no, porque todavía estoy casada con Manolito, con el finao. Pero con el otro listo. Yo no me puedo casar más por la iglesia. Le dije a Jeanphi (su pololo Jean Philippe Cretton) si se quería casar por la Iglesia”

Vit: “Yo tampoco”

Díaz: “Tienes que anularte, tenemos que ir al Vaticano eclesiástico”

Vit: “Vamos juntas”

Díaz: “Pero voy a contar pipol esta cuestión: un día yo quise hacerlo, fui a la Catedral de Santiago, Plaza de Armas, subí al piso seis, me encontré con un cura, me persigné, le conté mi historia. Me pasó un abogado eclesiástico y me dijo que me valía más menos entre cuatro y ocho millones de pesos separarme. Y le dije ‘muchas gracias’”.