*

Glamorama
Ernesto Belloni en una imagen de archivo tomada de la pantalla de TVN. Rodrigo Rojas Vade en una foto publicada por La Tercera.

«Rojas Vade se sintió obligado a mentirnos porque se sintió avergonzado de tener Sida… Hemos discriminado con ellos, los hemos aislado, los hacemos sentir mal», opina Ernesto Belloni

Autor: Equipo Glamorama / 8 septiembre, 2021

“Hola, con respecto al joven Rojas Vade tengo que decir inmediatamente que no tengo ninguna afinidad política con él, yo creo que un poquito al contrario. Sin embargo, como persona lo respeto y respeto su posición también de haber mentido en tener cáncer y no VIH, que es el Sida, que es realmente la enfermedad que él tiene».

Con estas palabras Ernesto Belloni parte un breve video en su cuenta Instagram conde emite su opinión sobre el caso de Rodrigo Rojas Vade, constituyente de 37 años que el fin de semana reconoció en una entrevista en el diario La Tercera que no tiene cáncer.

El ex operador de vuelos para Latam salió a protestar a Plaza Baquedano para el estallido social y se convirtió en una de las caras conocidas de la movilización debido a la batalla que decía dar contra la leucemia. Pasó de ser un manifestante anónimo a uno de los vicepresidentes de la Convención Constitucional.

Luego de admitir que nunca tuvo cáncer, Rojas Vade explicó que «la enfermedad que yo tengo no es cáncer… Es un diagnóstico que no pude reconocer hace ocho años por el estigma que tiene la sociedad sobre él”.

El asunto se convirtió en tema país, ha marcado la agenda esta semana y Belloni continúa su comentario sobre ello de la siguiente manera:

“Y se sintió obligado a mentirnos porque se sintió avergonzado de tener Sida, porque en este país, nosotros, la sociedad, hemos obligado al portador del VIH a sentirse avergonzado de su enfermedad.

“Hemos discriminado con ellos, los hemos aislado, los hacemos sentir mal. Cuando se nos muere algún amigo o algún pariente de Sida, en los mismos funerales preguntan de qué murió, todos nosotros inventamos y decimos cáncer para no sentirnos avergonzados.

“Nosotros, la sociedad, somos los que tenemos que sentirnos avergonzados, tú no cabro”.