*

Glamorama

«A ese cabrito (Marcelo Ríos) lo amaba. Cuando empezó a jugar tenis era tan tierno con sus trencitas. Y de repente empezó a transformarse en la bestia negra, una we… rara, oscura», comenta Teresita Reyes

Autor: Fran Varela / 15 octubre, 2021

“Te voy a decir una cosa para que te vayas con una risa maravillosa: mándale cariños al Chino Ríos”, bromeó Teresita Reyes al final de una conversación con Jordi Castell.

La actriz de 71 años y el fotógrafo de 54 se contactaron en el espacio Dosis Diaria que este último emite por su cuenta Instagram, donde refirieron a diversos temas personales y profesionales.

La figura de teleseries como Hippies y Machos también hizo alusión a Marcelo Ríos, a propósito de la querella por injurias graves que ex tenista interpuso contra Castell. Este fue el diálogo que siguió a continuación de la talla de la actriz:

Jordi Castell: “Estúpida (ríe). Me encantaría responderte, pero me prohibieron hablar”

Teresita Reyes: “No respondas, porque yo podría contarte unas cosas del Chino Ríos, así que olvídate. Pero te voy a decir una cosa antes de que me eches: yo a ese cabrito lo amaba, te juro por Dios. Cuando empezó a jugar tenis tenía una ternura, era tan tierno con sus trencitas, empezó a ganar y todo.

“A mí todavía me encantaba un montón de tiempo y de repente empezó a transformarse como en la bestia negra, una weá rara, oscura. Yo no sé, no le voy a preguntar a él porque me va a mandar la chucha, ‘¿qué te metes vieja…?’

“Pero él se transformó y después agarró la cara y ya quedó para la cagá. Pero en todo caso, si hay algo que yo le repudio totalmente a este niñito, es que se meta con los animales. Ahí sí que no. Porque yo sin mis animales no sería nada.

“Los perros me cuidan. Pasa una mosca y ladran los weones, te despiertan. Los gatos no me tienen ningún ratón, está limpiecita la casa. Son fieles, te siguen, te aman, te lengüetean, te mueven la cola, te golpean la puerta para entrar. ¿Quién te va a hacer eso? Nadie.

“Entonces Chino Ríos, no mijito, con los animales no, y menos con mi Jordi. No le mande saludos a nadie, si era una broma para que usted se ponga con una sonrisita y sepa que mucha gente está de su lado”

Castell: “Eres lo máximo. Gracias por esta hora de conversación”.