*

Glamorama
Andrea Molina en una imagen tomada de la pantalla de Pero Con Respeto, en Chilevisión.

«Caché que si estaban en pareja tenía que saludar al caballero y mantener la mirada siempre con la esposa para no generar ningún tipo de sensación…», recuerda Andrea Molina

Autor: Equipo Glamorama / 22 octubre, 2021

«Hubo toda una época donde llegaba a los lugares y no cachaba lo que pasaba», comenta Andrea Molina conversando sobre la mirada social sobre ella y su proceso sobre cómo lidiar con el tema.

La comunicadora y ex diputada estuvo en Pero Con Respeto, late que Julio César Rodríguez conduce en Chilevisión.

Este fue el diálogo referido, que comenzó cuando pusieron en pantalla fotos suyas de inicios de los años ’90, específicamente una imagen en topless, cubriéndose con las manos, tomada en el jardín de su casa:

Julio César Rodríguez: “Tenemos unas fotos. Traje varias fotos. ¿Esto no es del calendario?”

Andrea Molina: “No, en esa me dio la tontera nomás. En esa época era como todo tan prohibido”

Rodríguez: “¿En qué época era esto?”

Molina: “Debo haber tenido veintitantos años”

Rodríguez: “¿De la época de La Red?”

Molina: “No. Fue después. Entonces como que todo era pecaminoso, y yo dije ‘¿por qué no? Si va a ser en el jardín de mi casa’. Me fueron a hacer unas fotos. ¿Por qué no?. ¿Y qué tanto? Si tampoco tenía tanto. Tenía otras cosas…(ríe)”

Rodríguez: “¿Y dónde estabas? ¿Por qué quedó la cagá?”

Molina: “Es por la época. Era como salirte del personaje. Y era la Andrea Molina con menos ropa. Y da lo mismo. No dejas de ser tú. No dejas de ser una persona con principios, con valores, una mina inteligente, capaz de proyectarse en el tiempo”

Rodríguez: “Ahora serías full influencer”

Molina: “Pero total. Me faltó esa parte. Pero a lo mejor ahora podría hacerlo de nuevo”

Rodríguez: “Podría lanzarlo de nuevo… Oye, me quedó dando vuelta lo del calendario de Capel”

Molina: “Si hay que buscar ese calendario. Es muy bonito. Si es de colección”

Rodríguez: “Entonces tu relación con el cuerpo siempre fue perfecta. Sin problemas, sin atados, sin ataduras”

Molina: “Es que no tenía rollos, pero tampoco era de andar por la vida a poto pelado”

Rodríguez: “Eso está claro. Rollos no tenía. Acabamos de ver la foto y está confirmado”

Molina: “Pero no era de andar a traste pelado por la vida. No, no andaba así. Pero tenía esa parada en la vida de decir ‘pucha, ¿y por qué no? No pasa nada’”

Rodríguez: “¿Un poquito provocando?”

Molina: “Yo creo que sí, pero inconscientemente, porque no estaba tan consciente de lo que estaba haciendo. De hecho, hubo toda una época donde llegaba a los lugares y no cachaba lo que pasaba. Y te lo digo súper en serio.

“Tuve que aprender a saber cómo llegar a los lugares. En las parejas, saber saludar primero, si tenía que hablar con uno o con otro. Y pasaban coas. No me di cuenta hasta un tiempo después.

“Después caché que, si estaba frente a una pareja, tenía que saludar al caballero y mantener la mirada siempre con la esposa, conversar con la señora, siempre mantener ahí, ahí. Y después muy buenas noches, para no generar ningún tipo de sensación que hiciera que esa persona se sintiera incómoda, que me agarraran mala onda, porque empecé a dar cuenta de cosillas que empecé a manejar después, con el tiempo”.