*

Glamorama
Mariana Loyola en una imagen tomada de la pantalla de Sigamos de Largo, en Canal 13, en diciembre de 2020.

«Competía (como gimnasta) cuando tenía 10. Iba sola con la compañerita de 16. Una vez nos bajaron del avión porque el cheque de los pasajes no tenía fondo. Imagínate si hubiera tenido apoyo…», recuerda Mariana Loyola

Autor: Equipo Glamorama / 13 octubre, 2021

«Imagínate si hubiera tenido apoyo…», comentó Mariana Loyola en La Divina Comida hablando sobre su época de gimnasta a partir de los diez años, con los triunfos y dificultades económicas de ello.

La actriz de películas como La Fiebre del Loco y Cachimba, y teleseries como Gatas y Tuercas y Si Yo Fuera Rico, estuvo en el último episodio del programa de cocina exhibido por Chilevisión junto a Celine Reymond, Katyna Huberman y Daniela Ramírez.

Este fue el relato de Loyola:

“A mi hermana la llamaron para ser gimnasta y de picúa, hermana del medio, ‘yo también quiero, yo también quiero’. Y empecé de puro empeñosa, porque no tenía tantas condiciones, pero le ponía color, le ponía onda.

«Y me empezó ir bien chica. Competía con cabras de 16 cuando tenía 10. Y salí tercera, luego primera, primera, primera. Viajé a hartas partes. O sea, Venezuela, Perú, Brasil, Argentina. Fue entre los 10 y los 16”

Daniela Ramírez: “¿Alguien te acompañaba?”

Loyola: “Nadie, si no había plata. Iba sola con la otra compañerita de 16. Una vez nos bajaron del avión porque el cheque no tenía fondo, el de los pasajes. Yo lloraba a mares. Súper pena. Imagínate si hubiera tenido apoyo…

“Mi mamá, la entrenadora. Pero después, al momento de viajar, ‘¿hay plata o no hay plata?’. ‘El COCh (Comité Olímpico de Chile) no tiene plata. ¿Entonces qué hacemos?’. Y los papás ‘hagamos una vaca’, como los bingos que hacen hoy día”

“Y paré a los 16 porque estaba en cuarto medio. En rigor, todos mis amigos iban al cine, todos iban a las fiestas y yo no. Tenía que entrenar. Todos iban al cine y yo tenía que entrenar. Todos comían pizzas y yo tenía que estar a dieta. Todos se tomaban su primera cerveza»

Ramírez: “¿A dieta a los 10 años?”

Loyola: “Toda mi vida a dieta, toda la vida”

Katyna Huberman: “¿Y el momento en que decidiste retirarte?”

Loyola: “Engordé ene, como diez kilos. Chao. Me comí todas las pizzas y los queques. A los 16 y 17”

Huberman: “¿Pero te costó mucho?”

Loyola: “¿Dejarla? No, porque venía con un poquito… Uno empieza a crecer y a involucrarse más como en la realidad. Y empieza a dar rabia, empieza a dar rabia que sea tan difícil, tan pobre, tanto frío. Chao”.