*

Glamorama
Marcelo "Chino" Ríos y Jordi Castell en imágenes tomadas del Instagram @paulapavic y del canal de YouTube Ro Vlog en 2020 y este septiembre, respectivamente.

Tribunal declara admisible querella por injurias graves que Marcelo Ríos interpuso contra Jordi Castell tras dichos relacionados con «travesti», «dealer» y «mujeres que no eran mujeres…»

Autor: Equipo Glamorama / 14 octubre, 2021

El 4° Juzgado de Garantía de Santiago declaró admisible la querella por injurias graves que Marcelo «Chino» Ríos interpuso contra el fotógrafo Jordi Castell.

De esta manera continúa la situación que se gatilló en 2019 por dichos del ex tenista de 45 años sobre el fotógrafo de 54 y que se extiende hasta hoy con las respuestas de Castell y nuevas acciones de Ríos.

La Tercera.com informa que Ríos «acusa al fotógrafo y comunicador de inventar historias con el objetivo de perjudicar su figura pública. La acción legal se originó a propósito de dichos que apuntan a una supuesta doble vida de la ex raqueta nacional. En el documento, que fue acogido a trámite, se pide una pena de tres años de cárcel y el pago de 15 UTM.

«El documento recoge los dichos emitidos por el comunicador, el 2 de febrero pasado, en el programa web Carpool VAC que es transmitido a través del canal de YouTube Vamo a Calmarno».

En el mencionado episodio del espacio por la red social realizado por Jaimeproxx y Rossinelli, a Castell le piden sacar papeles de un frasco de vidrio, en los cuales vienen anotados los temas sobre los cuales el fotógrafo debe referirse.

En uno de los papeles seleccionados dice «Chino Ríos» y este es el inicio de la conversación que se da:

Jordi Castell: “De esto sí que quería hablar”

Rosinelli: “El Chino, que te ha ninguneado, te ha tratado mal. Ha pisoteado tu imagen”

Castell: “No, mi imagen no la va a venir a pisotear”

Rosinelli: “Desde el punto de vista de él, desde su forma de expresarse, me refiero”

Castell: “Sí. Yo creo que aquí también hay que tener la delicadeza de hablar de una persona que no está en sus cabales, que tiene problemas, siento yo, cognitivos. Vamos a partir desde lo más grave y vamos a terminar en lo menos grave.

“Lo más grave es que cómo habrá sido la seguidilla de cosas que este señor me dijo y me hizo, que me llamó una persona muy cercana a su familia para pedirme perdón por todo lo que su hijo había hecho. Así de grave. La señora en el WhatsApp diciendo ‘te pido perdón, mi hijo no está haciendo las cosas correctamente. No hay nadie que se lo diga. Yo tampoco me atrevo’.

“O sea, cuando vez que la persona más cercana en su vida me escribe para pedirme perdón es porque, weón, ¿qué voy a hacer? Yo no quiero darle segundas lecturas a eso, porque deduzco que ahí hay un problema, insisto, cognitivo, mental, intelectual.

“De partida tú lo vez escribir y escribe de una forma, buena onda, pero yo tengo una sobrina que está en primero básico y escribe mejor.

“Ahora, esto se ha armado históricamente porque a él, al parecer, le molestan dos hombres juntos….»

En la querella del deportista se manifiesta que las declaraciones de Castell buscan «imputar la existencia de vicios y/o faltas a la moralidad capaces de perjudicar considerablemente la fama, prestigio e intereses de Marcelo Ríos». Con respecto a esto, la acción judicial cita los siguientes dichos del fotógrafo en Carpool VAC:

“¿Y si yo te cuento lo que hace en South Beach cada vez que va a visitar a un travesti que es dealer de crystal meth en South Beach, en Washington Avenue? ¿Y si les cuento que tengo cómo comprobar eso? ¿Y si les cuento la razón por la que su hija mayor, la que tuvo con Giuliana Sotela, la Constanza, estuvo enojada con él un año y medio porque se metió a su teléfono por equivocación, el teléfono del papá, y encontró cosas que… Mmm, tenían mucho que ver con mujeres que no eran mujeres?».

Las declaraciones sobre Ríos por parte de Castell continúan en el programa disponible en YouTube. Estas son parte de ellas:

“Entonces, claro, se juntan muchas cosas donde yo digo ‘este señor saca de mi grilla de Instagram una foto donde estoy yo con mi marido, abrazados en Máncora, de vacaciones. Le saca pantallazos, la publica en un post en su Instagram para hacerme pebre ¿porque no soporta que dos hombres se casen? Porque eso fue el escándalo, el último gran escándalo que tuvimos.

“Ahí yo digo ‘o sea, buena onda, está bien, métete conmigo, pero te estás metiendo con mi marido también’. Y mi marido es un ingeniero comercial que tiene un trabajo y no tiene por qué estar metido en esto»

Jaime Proox: “¿No será una homofobia por algo que quizás tiene adentro?”

Jordi Castell: “Que lo diga un especialista. Yo creo que un especialista en salud mental es quien mejor puede explicar lo que yo estoy describiendo. Yo aquí me estoy desquitando, porque soy un pirigüín muerto de hambre… No, no estoy muerto de hambre la verdad. Pero yo soy nada comparado con alguien tan famoso.

“A mí lo que me preocupa es que una persona, que haya sido deportista de excelencia, ídolo nacional, número uno, pero además tú ves a todos los deportista que ya dejaron su carrera y están todos en otra, haciendo deporte o con su familia pasándolo bien en la vida.

“De partida, ¿cómo irte a meter al live de la Patricia Maldonado y hablar esas cosas de las mujeres abusadas? Tú no puedes jactarte y sentirte con la autoridad de criticar que una mujer abusada se demore o no se demore, tarde o no, en decir algo. Son mujeres que fueron violentadas sexualmente, weón. No sé. No se puede”

Rosinelli: “Oye Jordi, ¿y ese gran secreto que sabías de él tiene relación con esto que estabas comentando?”

Castell: “Ese gran secreto no es un secreto. Ese gran secreto me lo contó el mejor amigo de su hija Constanza. Y ese gran secreto lo saben varios en esa familia. Lo que pasa es que, cómo él se metió con mi marido, eso me dolió. Que se meta conmigo me da lo mismo. Yo tengo cuero de chancho. Insisto, a mí nada me da miedo. Yo no me pongo nervioso y siento vergüenza solo cuando estoy robando, cosa que no he hecho nunca. Es decir, no tengo vergüenza.

“Pero cuando se meten con mi marido, me sacan una foto donde salgo abrazado con él de vacaciones…

“Le mando un unicornio a don Marcelo Ríos para que se vaya a dar una vuelta a donde quiera».