*

Glamorama
Amaya Forch en una imagen tomada de la pantalla de Los % Mandamientos, Canal 13.

«El súper productor en este país de música… Me miró y me dijo ‘tú nunca vas a ser cantante, porque cuando yo te miro no te imagino pilucha'», recuerda Amaya Forch

Autor: Equipo Glamorama / 18 noviembre, 2021

«Todo lo que me empujaba la disquera como para poder ser esta chica pop que muestra las pechugas y todo eso, era todo lo contrario a lo que yo quería. Yo quería cantar”, contó Amaya Forch sobre el contrato que firmó con un sello discográfico durante la segunda mitad de los años ’90.

La artista que ha desarrollado una carrera actoral y musical estuvo hace unos días en Los 5 Mandamientos junto a Felipe Ríos.

Este fue su relato en el programa conducido por Martín Cárcamo en Canal 13 sobre la época en que se hizo conocida en la teleserie Playa Salvaje y también fue contratada para grabar tres discos:

Martín Cárcamo: “¿Cómo marcó Playa Salvaje tu carrera?”

Amaya Forch: “Fue súper importante. Yo creo que ese fue mi inicio”

Felipe Ríos: “Y ahí sacaste disco también”

Forch: “No, ahí saqué contrato. Firmé contrato”

Cárcamo: “Que es más importante que el disco”

Forch: “Es que después yo renuncié a ese contrato”

Cárcamo: “Quiero saber esta historia»

Forch: “Lo que pasa es que yo siempre he sido, aunque no se me nota, he sido bastante rebelde y yo era muy parecida a mi personaje. Y a mí me contrataron pensando que yo iba a hacer mi personaje en vida real, que iba a ser la chica pop, iba a ser un boom y la chica pop de Chile. Pero yo no quería hacer música pop, yo quería hacer una mezcla de rock con bolero”

Cárcamo: “O sea, posterior a la teleserie tú ibas a desarrollar una carrera musical que iba de la mano con el contrato”

Forch: “Claro, eran tres años, tres discos. Y ellos querían que yo fuera la chica pop del momento y yo no quería hacer ese tipo de música. Yo quería hacer algo más rockero. Entonces empezamos a tener problemas.

“Después me llevaban a promocionar la canción que grabé, que es Yo No Soy Esa, me pedían que me pusiera escotes y minifalda, y yo iba con bototos y beatle. O sea, era totalmente rebelde. Porque estaba en contra de usar la cosa del cuerpo para poder vender mi música.

“Entonces todo lo que me empujaba la disquera como para poder ser esta chica pop que muestra las pechugas y todo eso, era todo lo contrario a lo que yo quería. Yo quería cantar”

Cárcamo: “¿Qué pasó cuando fuiste a renunciar? ¿Qué te dijeron?”

Forch: “Renuncié, me dijeron ‘ya, bueno, pero nadie renuncia a un contrato así’. Yo creo que pensaron que estaba media loca. Y después tuve un problema para mí muy marcador y fuerte.

“Fui a otra disquera, a la competencia, un mes después, donde el súper productor que había en este país en ese momento de música… Él sabía, porque obviamente ya se habían pasado el dato.

“Le dije ‘renuncié allá, porque no querían hacer lo que quería en música y quiero ver si les tinca trabajar conmigo’. Y él me miró y me dijo ‘tú nunca vas a ser cantante, porque cuando yo te miro no te imagino pilucha’”

Cárcamo: “¡¿Qué?!”

Forch: “Tal cual. Así que, bueno, yo no caí en el juego y no le dije ‘si no me imaginas, mírame’, porque no lo iba a hacer. Entonces le dije ‘tienes toda la razón, yo nunca voy a ser cantante, porque no estoy dispuesta a que tú me veas pilucha’. Así me fui para la casa”

Cárcamo: “¿Y te has vuelto a encontrar con él?”

Forch: “Me he encontrado con él varias veces”

Cárcamo: “¿Y?”

Forch: “Y buena onda, ¿qué voy a hacer? Nada poh”.